MotoGP en Argentina: Marc Márquez ganó por tercera vez en Termas y lo festejó con un baile junto a sus fanáticos

El español Marc Márquez de Honda ganó por tercera vez el Gran Premio MotoGP Argentina en el circuito de Termas de Río Hondo en Santiago del Estero
El español Marc Márquez de Honda ganó por tercera vez el Gran Premio MotoGP Argentina en el circuito de Termas de Río Hondo en Santiago del Estero Fuente: AFP - Crédito: UAN MABROMATA
Carlos Delfino
(0)
31 de marzo de 2019  • 16:20

TERMAS DE RÍO HONDO.- Marc Márquez no vino de turismo a la Argentina, aunque se lo haya visto dar un paseo por un circuito de Termas que conoce como nadie en el MotoGP. En una ciudad desbordada de fanáticos, para los suyos el viaje a tierra santiagueña fue perfecto. El español ganó por tercera vez en Santiago, esta vez perdiendo de vista a sus rivales desde la largada, y todos juntos bailaron al final de la recta principal, ahí donde se levanta la tribuna que en esta segunda fecha del Mundial de Motociclismo llevó el nombre del quíntuple campeón. Alambrado de por medio, público y piloto, éste parado sobre gomas de contención, celebraron con el floss dance, el paso que se ha vuelto viral el año pasado.

Nacido hace 26 años en Cervera, un municipio perteneciente a la región de Cataluña, Márquez trabajó duro todo el fin de semana para quitarse una espina que tenía clavada hace doce meses, cuando sufrió a la lluvia y tuvo tres penalizaciones. Ni quería ver el pronóstico del tiempo. Estaba seguro de lo que deseaba: "Tenía ganas de hacer una carrera así. Fue el día perfecto". Su trabajo invisible quedó atrás: la recuperación del hombro derecho, tras pasar por el quirófano el 4 de diciembre para sanar la luxación que se le produjo festejando el triunfo en Japón, en octubre.

Pasaron dos meses desde la operación hasta que se volvió a subir a una moto. Lo tenía prohibido. Antes de sentir otra vez desde arriba el tronar de su Honda fueron necesarias casi 80 sesiones con su terapeuta, Carlos García, y únicamente se le permitía andar en bicicleta. Le siguieron tareas de fuerza y de estabilidad en el gimnasio. Todavía continúa explorando sus límites. "Tengo pequeños dolores, pero no molestan", acepta, después de un invierno boreal atípico, que incluyó el segundo puesto en Qatar, la carrera que abrió la temporada y le arrebató Andrea Dovizioso (Ducati) casi sobre la meta.

"Celebré cuando llegué, pero ya estaba mirando lo que pasaba atrás. Prefería que Rossi quedara segundo antes que Dovi". Sí, tenía tiempo para lo que quisiera. y una tarde fue hincha de Valentino, con el que están enfrentados hace tiempo por algunos encontronazos en la pista. De todos modos, hubo un cordial apretón de manos entre ellos al reunirse en los boxes. El gran duelo entre italianos fue, como anhelaba Márquez, para el más carismático y, entonces, el español quedó como puntero del campeonato, con 45 puntos, cuatro más que su verdugo en tierra catarí.

El británico Cal Crutchlow, vencedor el año anterior en el circuito santiagueño, quedó al margen de la pelea temprano, cuando fue penalizado por adelantarse en la partida. Por eso tuvo que pasar por los boxes a velocidad reducida y quedó pronto en el fondo del grupo. Finalizó 13°. El español Maverick Viñales (Yamaha) y el italiano Franco Morbidelli (Yamaha) se chocaron en el último giro y terminaron en la leca, como antes lo habían hecho Karel Abraham, Tito Rabat y Joan Mir.

El festejo de Márquez, con baile

Rossi le dejó la moto a un auxiliar y agradeció a sus fans

El mayor golpe de efecto del Moto2 estuvo segundos antes de la partida, cuando la máquina del español Xavi Vierge tuvo una falla eléctrica y dejó sin posibilidad de largar a quien había sido el más veloz. Luego, el italiano Lorenzo Baldassarri (Kalex) edificó su segunda victoria consecutiva en la categoría, en un arranque de temporada que emuló lo hecho por su compatriota Franco Morbidelli en 2017. El muchacho que nació hace 22 años cerca de los montes Apeninos y se formó en una academia de Valentino Rossi en su país lleva en dos semanas la misma cantidad de primeros que en los cinco años anteriores en la categoría. En esta ocasión, tras partir desde la tercera fila, logró mantenerse al margen de los choques para dar el zarpazo faltando un puñado de los 23 giros.

En Moto3, donde más de la mitad de los pilotos estuvieron adelante en algún momento de las 21 vueltas, festejó por primera vez en esa división el español Jaume Masiá (KTM). Tanto llanto del valenciano de 18 años y el sinfín de abrazos que recibió tras el ajustado triunfo conjugaba la alegría por escalar a lo más alto del podio como nunca y haber podido dejar atrás las complicaciones. Aunque logró el tiempo más rápido en la clasificación, el camino al éxito le deparó múltiples obstáculos. Desde las fracturas en tres dedos del pie izquierdo en los entrenamientos del último invierno boreal, lo que hizo que estuviera en duda en el inicio del torneo -abandonó en la primera vuelta-, hasta las vicisitudes de este domingo: se cayó durante la mañana al chocar con su compatriota Sergio García en las prácticas libres y perdió terreno en la largada cuando su rueda delantera quedó por instantes en el aire al acelerar.

El fin de semana en Termas volvió a arrojar un crecimiento en todos los sentidos. "En los tres días hubo 179.551 espectadores, un 5% más que en 2018, y el impacto económico, que el año pasado había sido de 870 millones de pesos, creció ahora a 1.100 millones", destacó Fernando García Soria, el subsecretario de Promoción Turística Nacional. La apuesta será mantener esa evolución que existe desde 2014 de cara al futuro, ya que la carrera tiene reservado su lugar para 2020 y 2021. También para satisfacción de Márquez, el campeón que admira a Lionel Messi, se siente como en casa en Termas y tiene categoría de ídolo entre los que doman corceles de hierro.

Marc Márquez, de España, saluda a los espectadores argentinos
Marc Márquez, de España, saluda a los espectadores argentinos Fuente: AP - Crédito: Nicolas Aguilera

El deseo del gobernador

Habla de "consolidación" Gerardo Zamora cuando se refiere al Gran Premio de motociclismo que se corre desde 2014 en Termas. El gobernador estuvo en el autódromo y aseguró que le produce "una inmensa alegría que sea la única pista habilitada en Latinoamérica y nos vean millones de personas en el mundo", y anunció que este año implementarán el programa "Piloto por un día". Eso constará de clases con autos de competición y Zamora cree que también generará un movimiento turístico y una mayor utilidad al predio, donde funciona el Museo del Automóvil y se hacen convenciones, exposiciones y pruebas de bicicletas. Además, se ilusiona con el estadio de fútbol que se está construyendo a unos 70 km. "Vamos a inaugurarlo en 2020 y deseo postularlo para la Copa América, si la Argentina es elegida sede", anticipó, y le solicitó al Ministro de Transporte Guillermo Dietrich, también presente, por una autopista Termas-Tucumán.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.