Murió Roberto de Vicenzo. El día que conquistó el British Open: el tiro ganador que inventó y la apuesta que hizo

El 15 de julio de 1967, el Maestro celebraba el Major que se adjudicó en brillante carrera; un año después se le negó Augusta por un error
Gastón Saiz
(0)
1 de junio de 2017  • 14:39

De Vicenzo
De Vicenzo

Los Beatles habían alcanzado entonces su máximo pico de inspiración. En toda Inglaterra eran furor los temas de Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, el deslumbrante disco de los Fab Four que se disparó al tope de los rankings. Transcurrían mediados de 1967 y allí, en tierra inglesa, un golfista argentino buscaba cristalizar un sueño que perseguía desde hacía veinte años. Roberto de Vicenzo , con 44, todavía creía que podía obtener el British Open . Mientras hundía sus zapatos en el desparejo campo de Royal Liverpool, en Hoylake, confiaba en su talento y fortaleza para lograr su primer título de Grand Slam, tras haber festejado en incontables puntos del planeta. Finalmente, el 15 de julio de ese año, cumplió con aquel anhelo esquivo. "Nunca perdí las esperanzas de ganar, yo sabía que iba a llegar", confesaba el Maestro a los 91, desde su hogar en Ranelagh. Hoy, murió a los 94.

"La clave de aquel triunfo en 1967 fue la concentración. Todavía me sentía con ambición y confianza, más allá de que no figuraba como favorito. En las casas de apuestas yo pagaba 70 a 1 y aposté 100 libras por mí. Gané 7000 libras, ¿Sabés las cosas que podía hacer con esa plata? En cambio, el premio que recibí por el torneo fue de 2100 libras".

Durante un año, De Vicenzo atesoró la Claret Jug en su casa y en 1968 devolvió la venerada jarra de plata en Carnoustie, en donde concluyó 10º y se impuso el sudafricano Gary Player. "Recuerdo que en mi discurso final como campeón deseé que al año siguiente ganara un joven profesional británico, en alusión a Tony Jacklin, pero él terminó triunfando en el British un año más tarde, en 1969", contaba el Maestro, que recuerda patente un comentario que le susurró Player en el tee del hoyo 72, justo antes de redondear la gran hazaña de su carrera: "Gary me dijo: ‘Bueno, Roberto, ya ganaste'. Tomé esas palabras con cierta desconfianza. Entonces cambié: guardé el driver en la bolsa y agarré un hierro 4 para no correr peligro en la salida, porque había unos bunkers muy peligrosos. Además me acordé de lo que le había ocurrido a Leopoldo Ruiz en 1958, que usó una madera y perdió el torneo por un triple bogey en el final".

El Maestro ganó en 1967 con un total 278 golpes (-10), dos de diferencia sobre Jack Nicklaus, que era el defensor del título. Pero estos datos no reflejan la valentía que demostró el domingo en el par 5 del 16. Allí inventó el tiro del campeonato: "Llevaba ventaja en el leaderboard sobre Nicklaus y Player, entonces el caddie me dijo que jugara el segundo tiro a asegurar. ‘¡Pero qué asegurar!', le respondí. Tomé una madera 3, la pelota pasó por arriba del fuera de límites y cayó en el green. Después de dos putts conseguí un birdie que me encaminó definitivamente".

El cielo despejado acompañó mayormente su proeza en el par 72 de Royal Liverpool, pegado al mar. Fueron cuatro días lindos, sin inclemencias meteorológicas. Porque las cuestiones climáticas pueden ser determinantes, según De Vicenzo: "Para ganar el British Open no sólo hay que rendir bien, sino tener además un poco de suerte en los horarios en los que te toca salir. La lluvia y el viento pueden condicionarte mucho", reflexionaba.

El error que lo privó en Augusta. Sucedió en 1968, un año después de que De Vicenzo impactara con su título en el British Open. Aquel 14 de abril el Maestro cumplía 45 años. Probablemente su cumpleaños más amargo. Tommy Aaron, su compañero de juego, le anotó par en su tarjeta en vez de los tres golpes, birdie, que había necesitado para el hoyo 17. De Vicenzo la firmó, y cuando se dio cuenta de lo hecho, ya era tarde. Terminó con un bogey en el hoyo 18, y en vez de 65 golpes, oficialmente había hecho 66. El desempate con Bob Goalby por el título de Augusta era imposible.

Edición fotográfica: Jorge Bosch

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.