Ocho años de prisión para el hombre que apuñaló a una doble campeona de Wimbledon

Radim Zondra entrando a los tribunales
Radim Zondra entrando a los tribunales Fuente: AP - Crédito: MONIKA HLAVACOVA,
(0)
26 de marzo de 2019  • 17:38

El hombre que apuñaló a la tenista Petra Kvitova , dos veces campeona de Wimbledon, en diciembre de 2016, fue condenado a ocho años de prisión por un tribunal checo. Kvitova sufrió severas heridas en su mano izquierda producto del forcejeo con el hombre, identificado por la corte como Radim Zondra, en su departamento durante el ataque ocurrido en diciembre de 2016.

"Tengo suerte de estar viva", dijo Kvitova, en su momento. La jugadora testificó que aquella mañana de terror abrió la puerta de su domicilio, en la ciudad de Prostejov, cuando Zondra tocó al timbre. Ella esperaba un posible control antidoping. Al abrir la puerta, la tenista se encontró con un hombre que le dijo que estaba allí para inspeccionar su caldera, sin embargo se le abalanzó y quiso robarla. En el ataque, Kvitova sufrió daños en los tendones de su mano, junto con lesiones en los cinco dedos y dos nervios, y se sometió a casi cuatro horas de cirugía.

Según la jugadora, mientras sangraba, le ofreció dinero al agresor para que la dejara en paz. Éste aceptó 10,000 coronas checas (US$ 440) y se fue. Según AP, Zondra actualmente cumple una pena de prisión por un delito diferente.

Si bien Kvitova logró regresar al tenis profesional en mayo de 2017, por el daño nervioso que padeció demoró aproximadamente un año para poder presionar bien y sentir sensibilidad. Las cicatrices físicas, poco a poco, fueron curándose. Pero le quedaron cicatrices invisibles, como el temor y la inseguridad. En ese sentido, la competencia en el circuito femenino la ayudó para mejorar anímicamente.

En junio de 2017, Kvitova ganó su primer título luego del ataque (fue en Birmingham). En 2018, totalmente recuperada, logró cinco trofeos y, en esta temporada, ya celebró una vez (en Sydney). Además, alcanzó la final del Abierto de Australia. "Es un día doloroso. Quería ganar y tener el trofeo. Pero creo que ya gané hace dos años. Para mí, es alucinante. Aún no me creo que haya jugado la final. He pasado por muchas, muchas cosas, no muy buenas. No sabía si iba a poder empuñar una raqueta de nuevo. La estoy agarrando y eso es bueno", dijo Kvitova, entre lágrimas, luego de perder con Naomi Osaka en Melbourne. Pero si hay derrotas que duelen menos que otras, esa fue una. Ahora, a poco más de dos años del peor momento de su vida, Kvitova empieza a sentirse más segura y en paz.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.