Tommy Muñoz: "No necesité psicólogo porque mi terapeuta es el running"

.
.
Juan Pablo Calviño
(0)
27 de noviembre de 2016  • 21:43

Se me complicaba mucho y tuve que abandonar el rugby porque ser Disc Jockey te hace vivir de noche. Fueron los años más difíciles en cuanto al físico porque dejé una actividad que demanda mucho entrenamiento y el resto del deporte que hacía era recreacional. Ahí llegué a los peores momentos de mi peso. Entre 2008 y 2012 hice varias de esas dietas estrictas en las que bajás un montón, pero después de un tiempo sufrís el efecto rebote", dice Tommy Muñoz, un runner que llegó a pesar 118 kilos.

En marzo de 2012 el DJ tuvo su punto de quiebre. "Se me dio la oportunidad de trabajar en la tele con Germán Paoloski. Una noche, acostado en la cama, viendo la repetición de Pura Química (por ESPN) a la madrugada (hoy también acompaña al conductor en NET: Nunca es Tarde, por Fox Sports) , me di cuenta que no quería ser la persona que veía en el programa. "Yo no puedo estar así’, me dije. Decidí que quería cambiar y a la mañana siguiente llamé a un amigo para que me ayude", confiesa Tommy. Al comienzo no alcanzaba a hacer 2K sin ahogarse pero con el tiempo completó 6K. Luego comenzó a disfrutar de hacer 12K y ya nunca más paró.

Crean en ustedes . Y siempre voy a recordar el día que dije... No quiero ser más esto . Buenas noches .

Una foto publicada por Tommy Muñoz (@tommymunozdj) el

"Tengo un trabajo que es totalmente lo contrario al running. Trabajar de noche, acostarte a las siete de la mañana. Todo el día alcohol, cosas que te dan vuelta por la cabina, muchas tentaciones. Tenés que ser fuerte para decir no. Antes me tomaba 14 vasos de whisky. Cuando empecé a entrenar, me di cuenta que tenía que tener algo en la mano y que no disfrutaba el alcohol. Probé con agua, me tomaba seis litros por sesión; me la pasaba en el baño pero me empecé a sentir mejor y a notar cambios en el rendimiento. Todo esto va acompañado con la nutrición y el descanso", asume el hoy maratonista, de 34 años. "No necesité psicólogo porque mi terapeuta es el running. Correr es mi momento de reflexión, donde surgen las ideas, me pongo reuniones internas. En una hora de trote resuelvo muchas cosas. Me gusta salir a la mañana y en ese rato organizo todo el día. Preparo la agenda en mi cabeza", agrega el DJ que debutó en los 42K de Córdoba en 2014 con 4h45m (luego cronometró en Montevideo 4h15m) y en Nueva York logró su mejor marca con 4h11m.

1 semana Atrás , cumplía un Sueño que nunca hubiese imaginado ! #Vamospormas #justdoit ! @nikerunning #newyorkmarathon

Una foto publicada por Tommy Muñoz (@tommymunozdj) el

"En la semana, los lunes y martes para mí son como los sábados y domingos para la gente normal. El fin de semana los runners acostumbran hacer sus fondos largos y yo termino fundido. Me cuesta mucho, pero si tengo un set en un boliche a las 4, me voy a dormir a las 22.30, me levanto a las 3, me pego un baño y me voy a trabajar. Esas cuatro horas que dormí, cuando después me acuesto a las 8 y me levanto antes del mediodía siento como si hubiera dormido ocho de corrido. Me acostumbré a eso", compara sobre su atípica rutina.

"Siempre corrí con música desde que arranqué. Para mí era fundamental. Armaba listas en base a mis gustos y lo que creo que motiva para correr. Desde las aplicaciones podía llegar a la gente que se entrena. Lo que me pasa es que incluía muchas de las canciones que uso en el trabajo. Me gusta estar actualizado, los hitazos, lo que suena en las fiestas. No eran cosas nuevas y en las largas distancias me empezó a cansar un poco. Ya no quería escuchar lo mismo", comenta. "Justo me pasó que fui a correr a Mar del Plata con Sofía Luna (atleta marplatense campeona nacional de la categoría sub 23 de media maratón). Salí a hacer 10K con ella, me consultó si corría con música y me recomendó dejar los auriculares en casa para escucharme a mí mismo. Desde hace unos meses nunca más corrí con música. Ahora bajé mis marcas, me concentro más, siento más todo lo que pasa, no me guío por el ritmo de la música. Ahora encuentro en el running un momento para alejarme de lo mío y poder meterme de lleno en la corrida", admite el pincha discos que durante enero hace más de 30 eventos entre Punta del Este, Pinamar y Mar del Plata.

"Sin dejar de disfrutar, porque no soy un atleta profesional, quiero seguir mejorando. Quiero encontrar mi mejor versión, pero sé que aún estoy muy lejos. Ahora estoy en 90 kilos y quiero llegar a 80. Por eso quiero seguir ajustando la nutrición, el entrenamiento y entender que hay que estar bien de la cabeza para lograr una meta", sueña Tommy que, luego de Nueva York, aspira a completar los 6 Majors corriendo dos 42K por año.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.