TC. Rossi superó hasta el pacto de caballeros entre Ardusso y Ortelli

El Turismo Carretera tuvo desinteligencias entre compañeros de equipo: la puja entre Ardusso-Ortelli le abrió el camino al éxito de Rossi en San Luis
Alberto Cantore
(0)
12 de septiembre de 2016  

En San Luis, Rossi resultó inalcanzable para el resto
En San Luis, Rossi resultó inalcanzable para el resto Fuente: Telam

SAN LUIS.- Es el piloto con más victorias en el autódromo Rosendo Hernández, de San Luis, y con el éxito de ayer se trepó a la cima de las posiciones de la Copa de Oro, el minitorneo de cinco Grandes Premios, dentro del mismo campeonato, que consagrará al monarca del Turismo Carretera , entre 12 pilotos. Matías Rossi ( Chevrolet ) festejó por cuarta oportunidad en el trazado puntano, aunque son siete los triunfos que celebró, si se contabilizan todas las categorías nacionales con las que se presentó; se marchó como líder en la competencia por la corona, luego de desplazar a Mariano Werner , la espada de Ford , que tuvo un inicio errático y terminó en el 14to lugar. Pero también superó a Facundo Ardusso ( Dodge ) y Guillermo Ortelli (Chevrolet), los restantes integrantes del podio, quienes comparten el mismo techo, bajo la poderosa estructura del JP Racing, que en la carrera final exhibieron la existencia de un pacto de caballeros, señal que estuvo ausente en la primera serie clasificatoria y que significó un handicap que Rossi administró con sabiduría. El TC siempre encuentra a mano condimentos para polemizar.

"No estuvo bien lo que hicieron los chicos del JP, pero forma parte de las reglas del juego. Ardusso y Ortelli lo hicieron saber, pero se pueden hacer esos intercambios de posiciones sin que nadie se dé cuenta", arremetió Rossi, sobre las discutidas maniobras de cesión de paso que los compañeros ejecutaron en las vueltas finales. Rossi dominó siempre: primero a Spataro (Dodge); más tarde a la fórmula del JP, que intentó atacarlo con Ardusso y en los giros finales con Ortelli. Ninguno logró desbancarlo, ni tan siquiera incomodarlo.

Rossi empezó a diseñar la victoria desde las series clasificatorias. La segunda lo tuvo como vencedor y ésta resultó la más rápida de la mañana, lo que le posibilitó largar en el mejor lugar la final; la puja entre Ardusso y Ortelli, en la primera batería, fue un sinsabor para el JP, que vio como su mejor arma -el Chevrolet del saltense- se perjudicaba y finalizaba en el tercer lugar, por detrás de Angelini ( Dodge ), que aprovechó la desinteligencia entre los compañeros de escuadra. Esa situación no se repitió en la final, pero Ortelli debió remontar desde el 8vo puesto y cuando intentó darle caza a Rossi, el auto estaba desgastado.

En el TC, las órdenes de equipo siempre invitaron a la polémica, porque bajo la misma estructura conviven pilotos que no siempre defienden la misma marca: el caso Ardusso-Ortelli repite la situación vivida en 2011, en Paraná, cuando Mauro Giallombardo (Ford) le cedió la posición a Néstor Girolami ( Torino ), compañero en el Lincoln Sport Group, que terminó con una fecha de suspensión para el piloto del Óvalo.

Como el año pasado, Rossi se marchó de San Luis como puntero de la Copa de Oro, pero con la idea de que su auto no era el mejor: el título fue a manos del Gurí Martínez. La historia se repite, aunque Rossi intentará modificarle el final.

61 puntos tiene Rossi en la Copa de Oro: Werner, 54,5; Ardusso, 52 y Ortelli, 46. La próxima, el 2/10 en Concepción del Uruguay.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.