Juan Martín del Potro, tras la eliminación en Delray Beach: qué le falta a su juego y por qué su objetivo no es el ranking

Del Potro llegó hasta semifinales en Delray Beach: perdió con Raonic
Del Potro llegó hasta semifinales en Delray Beach: perdió con Raonic Fuente: Archivo
El argentino cayó por 6-3 y 7-6 frente a Milos Raonic y se despidió en las semifinales de Delray Beach
Matías Baldo
(0)
26 de febrero de 2017  • 04:38

DELRAY BEACH.- Milos Raonic, cuarto en el ranking ATP y finalista en la última edición de Wimbledon, fue implacable con su servicio: registró 17 aces, cuatro en el tie break del segundo set, y apenas ofreció una sola chance de quiebre durante todo el partido. Con esa fórmula venció a Juan Martín del Potro por 6-3 y 7-6 en las semifinales del torneo de Delray Beach, el que marcó el regreso del tandilense al circuito. El canadiense irá en busca de su primer título del año tras las eliminaciones en semifinales de Brisbane y en los cuartos de final de Australia.

Tres meses de descanso y pretemporada -los que experimentó Del Potro tras la obtención de la Copa Davis- se dejaron ver en la cancha: con nulo rodaje y las consecuencias físicas de una exigente preparación física, no pudo imponerse a uno de los mejores jugadores del mundo pero defendió los puntos obtenidos hace un año y se aseguró ingresar directamente en la segunda ronda del Masters 1000 de Indian Wells. Antes visitará Acapulco, un certamen con seis top 10 y otros tantos grandes jugadores.

"Fui evolucionando durante este torneo, el balance es positivo, gané tres partidos y perdí con el cuatro del mundo en un partido ajustado. Incluso tuve mi chance y no la pude concretar, pero para ser el primero de la temporada no está nada mal. El año pasado arranqué de esta manera y conseguí cosas soñadas".

Tengo planeado y me propongo jugar 20 torneos este año. Si puedo lograr eso, ya será un gran objetivo cumplido para mi, tal vez no son los objetivos que quieran escuchar de ranking y de números
Del Potro

Del Potro había anticipado el trámite del partido tras su triunfo en cuartos de final. El desenlace fue lógico: Raonic, dueño de uno de los mejores servicios del planeta, escribió la historia desde su servicio. Durante el primer set fue prácticamente infalible y capitalizó su primera oportunidad para quebrar el servicio del argentino en el sexto game. Delpo se quedó sin espacio para la reacción: Raonic apenas entregó apenas cuatro puntos con su servicio en el primer parcial.

"Sigo dando muchas ventajas, como se puede ver desde afuera y como yo siento desde adentro. Cuando das ventajas desde un golpe tan importante como el revés, todo el juego se modifica y es difícil poder hacer lo que uno quiere. No conozco otro camino que seguir practicándolo. A mitad del año pasado mi revés era mucho peor que esto. Mi gran fe es ver como estoy ahora, que estoy un poquito mejor".

En un partido arrítmico, cada uno mantuvo su saque durante gran parte del segundo set hasta el undécimo game cuando Raonic se adueñó del servicio del argentino y sacó para ganar el partido pero Del Potro respondió recuperando el quiebre con un nostálgico revés.

El estadio era una caldera producto de la comunión entre los hinchas y Delpo, que gritó de cara a la tribuna para levantar a sus fanáticos en un escenario que sorprendió a quienes desde hace años cubren el torneo por su gran afluencia: "Nunca en 25 años había visto tan llenas estas tribunas", se maravillaba una periodista que asiste al ATP 250 de Delray Beach desde su creación.

El tie break profundizó las emociones: Del Potro empezó ganando, Raonic recuperó la ventaja con tres aces consecutivos, Del Potro volvió a meterse de lleno en el marcador e incluso sacó para set pero Raonic se reencontró con su mejor versión y selló la clasificación a la final con un ace.

Desde este lunes, Del Potro aparecerá en el puesto 32 del ranking de la ATP. Es su mejor ubicación desde que regresó al circuito

"Todavía puedo evolucionar mucho. El saque aún no es el arma del año pasado y el revés sobre todo. Este año no quiero dar más ventajas, puedo ganar corriendo como en segunda ronda, con un poco de suerte como contra Querrey, pero cuando no tengo todos mis tiros es complicado frente a los mejores del mundo. Aún así estuve cerca de sacarle un set, enfrenté a un número cuatro del mundo y no me pasó por arriba, aún así con los golpes como los tuve. Puedo mejorar mucho más y esa es la tranquilidad que tengo".

El calendario que trazó Del Potro durante su pretemporada le augura en principio una sucesión de torneos hasta principios de abril: jugará en Acapulco, Indian Wells y Miami.

"Cuando llegué a semifinales hace doce meses lo festejaba como el torneo más importante de mi vida y me fui de vacaciones a festejar pero esas situaciones ahora cambiaron porque tengo la posibilidad de seguir jugando. Tengo planeado y me propongo jugar 20 torneos este año. Si puedo lograr eso, ya será un gran objetivo cumplido para mi, tal vez no son los objetivos que quieran escuchar de ranking y de números, pero para mi son los importantes. Estoy tranquilo que si lo puedo hacer bien, el ranking me va a poner en el nivel que me tenga que poner".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.