Tensión en Inter: a Icardi no le dejaron patear un penal y así fue su reacción

Icardi quiso patear un penal y Perisic no lo dejó
Icardi quiso patear un penal y Perisic no lo dejó
Pablo Lisotto
(0)
14 de abril de 2019  • 17:56

Se jugaban 35 minutos del primer tiempo e Inter ganaba 1 a 0 ante el débil Frosinone cuando Skriniar cayó en el área local y el árbitro cobró penal.

Casi de inmediato, Mauro Icardi hizo un par de jueguitos con el balón, tomó la pelota y se preparó para hacerse cargo del remate.

Sin embargo, hubo algo que se lo impidió. O mejor dicho, alguien. Porque Iván Perisic lo encaró y le pidió la pelota. El volante croata (enemistado con el delantero rosarino como consecuencia de unas declaraciones críticas que había hecho Wanda Nara en el programa de la TV italiana donde es columnista) se encargó de establecer el 2 a 0 parcial (Inter ganó 3 a 1).

Perisic no le dejó patear un penal a Icardi

00:12
Video

De todas maneras, ni antes ni después Icardi exhibió algún gesto de contrariedad. Le cedió el balón de inmediato y fue el primero en saludarlo tras el gol.

En la conferencia de prensa posterior al partido, el técnico interista Luciano Spalletti, opinó sobre esa acción y consideró que "el hecho que Icardi le haya cedido el penal a Perisic es una muestra de profesionalidad".

El diario Gazzetta dello Sport se refirió a la situación así: "Es difícil decir si fue una negociación privada (entre los jugadores) o si el croata respondió a las nuevas jerarquías definidas por el técnico de Spalletti".

Un conflicto sin final

Hace dos meses que Icardi atraviesa su peor momento desde que llegó a Inter, y existen versiones que aseguran que esta semana quedará definido su traspaso a Real Madrid. Incluso, se afirma que el rosarino aceptaría bajar su salario si eso fuese un impedimento para convertirse en la nueva estrella blanca.

La crisis comenzó el 13 de febrero, cuando el delantero perdió la cinta de capitán (lo sucedió el arquero esloveno Samir Handanovic, que juega en el club lombardo desde 2012). El hecho sucedió semanas después de recibir una multa por llegar tarde a un entrenamiento. Un día después, Icardi tomó la decisión de no viajar a Austria para jugar ante Rapid Viena por los 32vos de final de la UEFa Europa League. Entonces, los medios apuntaron a Wanda Nara, su esposa y representante, como una de las causas del caos en el vestuario.

Ese conflicto tocó su punto máximo cuando Spalletti confirmó que fue el propio jugador quien no quiso viajar, cuando en un primer momento circuló la versión de que no había sido convocado: "Icardi estaba convocado, fue él quien no quiso venir. Lo siento mucho, para nosotros fue difícil comunicarle la situación. Con todo lo que pasó, está claro que algunas cosas que rodean a Mauro había que arreglarlas y su reacción de no viajar con el equipo lo demuestra. Hay cosas que incomodan al equipo del que era capitán y también al club. Para mí, el tema se termina acá". "Nadie es más importante que el equipo", resumió Javier Zanetti, emblema y vicepresidente del club interista.

El rosarino acusó una lesión en su rodilla derecha, pero los resultados de la resonancia magnética a la que fue sometido contradijeron el diagnóstico inicial del futbolista. Según el parte médico, el delantero no presentaba ninguna lesión. En el medio, Perisic le pidió a Icardi que su mujer no volviera a hablar de él por televisión (después de una floja actuación del carrilero croata, ella había dicho en el programa Ti-ki-Taka, donde es columnista, que no era la primera vez que tenía un mal desempeño).

Pero hubo más. Porque a Nara le tiraron piedras en el auto cuando viajaba con sus hijos, y tuvo un fuerte intercambio vía Twitter con una hermana de su marido.

En medio de todo eso, Icardi volvió a ser titular hace 12 días, en el 4-0 como visitante sobre Genoa. Entonces marcó un gol de penal y asistió justamente a Perisic. aunque los hinchas lo abuchearon y el jefe de la barra brava pidió que no celebren la conquista del rosarino.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.