El Palomar: los vecinos amenazan con iniciar más causas penales

Las restricciones a las operaciones en El Palomar abren un interrogante a las compañías aéreas de bajo costo
Las restricciones a las operaciones en El Palomar abren un interrogante a las compañías aéreas de bajo costo Fuente: Archivo
Diego Cabot
Gabriela Origlia
(0)
16 de septiembre de 2019  • 00:00

La revolución de los aviones, machucada por los efectos de la reciente devaluación del peso, podría sufrir otro golpe de gracia.

La decisión de la Justicia de cerrar la estación de El Palomar desde las 22 hasta las 7 convertiría al aeropuerto en uno de los pocos del mundo que convivirían con semejante restricción. Tan fuerte es el impacto de la medida que directamente podría ocasionar el cierre de la terminal para la aviación comercial.

La incertidumbre sobre la continuidad de las operaciones en el aeropuerto de El Palomar genera temores entre las low cost que tienen base ahí, como Flybondi y Jetsmart. Por una decisión de la jueza federal Martina Forns, no puede haber despegues y aterrizajes entre las 22 y las 7 desde el 26 de este mes.

Justamente el modelo de negocio de estas empresas tiene un requisito prácticamente imprescindible: tener todo el tiempo posible los aviones en el aire. Y, claro, con la mayor de cantidad de asientos vendidos. De hecho, Flybondi es la segunda empresa argentina con mayor porcentaje de ocupación, por encima de Aerolíneas y Austral y solo superada por Latam.

Solo de esta manera, que permite una enorme optimización de los recursos para este tipo de compañías, pueden ofrecer los vuelos a los precios que publican en sus páginas web.

Esta eficiencia se logra con aviones que salen muy temprano a la mañana y que muchas veces hacen recorridos circulares, al aterrizar nuevamente a última hora del día después de haber tocado varios destinos. Es lo contrario de lo que suelen hacer las tradicionales firmas, que van y vienen a un destino, y es, al mismo tiempo, el corazón del éxito o del fracaso de las operaciones low cost.

Por ejemplo, casi todas las mañanas, los aviones que salen hacia el norte luego tocan varios destinos en el interior del país -muchos de ellos uniendo ciudades sin pasar por Buenos Aires- y llegan a última hora del día a dormir en la base de El Palomar. Es por eso que la ventana de paralización complica a las empresas.

Todos estos cambios y las indefiniciones sobre una actividad que vende con anticipación sus tickets generaron inquietud entre los gobernadores de las provincias beneficiadas por la mayor conectividad y el impulso que esto tiene en el turismo. Incluso, hay responsables de turismo del interior que enviaron notas a la Justicia y plantearon la preocupación. "Rogamos tenga a bien rever la medida dispuesta de manera de revertirla o bien de adecuarla a términos razonables", señala el texto que enviaron desde la Cámara de Turismo de Bariloche .

Flybondi, la primera low cost en operar desde El Palomar
Flybondi, la primera low cost en operar desde El Palomar

El Ente Provincial de Turismo de Tucumán hizo lo propio. "Solicitamos a vuestra señoría tenga en cuenta las consecuencias que la medida generaría para el desarrollo del turismo de la provincia, y que se adecue de manera que no afecte la vida cotidiana de nuestros ciudadanos y de quienes deseen visitarla", dice una carta firmada por el presidente, Sebastián Giobellina.

Pero, lejos de calmarse, la cuestión amenaza con ponerse aún más litigiosa. Ante las cartas enviadas desde el interior, el abogado que lleva adelante el amparo ambiental contra el aeropuerto de El Palomar se presentó ante la jueza. Pidió copias certificadas de cada una de las cartas remitidas por varias provincias. ¿Para qué? Según sus palabras, para "promover las respectivas denuncias penales contra los funcionarios que han firmado y remitido tan improcedentes oficios a fin de que sean investigados en sede penal por la presunta comisión de delitos de acción pública".

La semana pasada, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, fue uno de los que hablaron del asunto. "Afecta a más de 6000 pasajeros por día, condiciona cualquier plan de inversión de las compañías y hay un riesgo concreto de que esa estación no pueda seguir operando", dijo.

La polémica está planteada por la emisión de ruidos al despegue y aterrizaje de los aviones. Quienes critican la medida de la jueza dicen que esa zona creció aledaña a un aeropuerto, es decir, que no vino una situación posterior que cambió la esencia del lugar. Del otro lado, el abogado que se arroga la representación de los vecinos critica la estación. Grandes aeropuertos del mundo lograron encontrar soluciones. Pero los consensos parecen lejanos en el país.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.