Coronavirus: de Bolsonaro a Trudeau, los gestos de los líderes mundiales que más dieron que hablar

Foto publicada por la presidencia brasileña de Jair Bolsonaro y el embajador de Estados Unidos en Brasil, Todd C. Chapman, dando su visto bueno durante la conmemoración del 244 aniversario de la independencia de Estados Unidos, en Brasilia, el 4 de julio de 2020
Foto publicada por la presidencia brasileña de Jair Bolsonaro y el embajador de Estados Unidos en Brasil, Todd C. Chapman, dando su visto bueno durante la conmemoración del 244 aniversario de la independencia de Estados Unidos, en Brasilia, el 4 de julio de 2020 Fuente: AFP
(0)
8 de julio de 2020  • 11:51

SANTIAGO, Chile.- La emergencia sanitaria mundial provocada por el coronavirus ha calado hondo en todos los gobiernos del planeta. No hay autoridad que no se haya visto complicada por el Covid-19, que tantas muertes ha dejado a su paso. Muchos mandatarios debieron reaccionar sobre la marcha, sin todavía tener certezas del verdadero alcance de esta enfermedad. Una cosa tenían clara: debían actuar.

Es sabido que cada acción pública que haga un gobernante es vista con detención por la ciudadanía y la opinión pública. Un error, por muy minúsculo que sea, lo puede sepultar, por lo que es necesario realizar gestos de forma premeditada y consciente de las consecuencias que puede tener. Y eso durante la pandemia se multiplica por un millón.

Es lo que ha pasado con autoridades de distintas partes del planeta cuyas acciones han levantado una gran polvareda. El último escándalo lo protagonizó el presidente brasileño Jair Bolsonaro, al sacarse el barbijo en una conferencia de prensa ayer luego de dar positivo por coronavirus.

Como respuesta, la Asociación Brasileña de Prensa informó que presentará un informe ante la Corte Suprema Federal contra el mandatario, a quien acusa de cometer un delito. "El presidente continúa actuando de manera criminal y poniendo en peligro la vida de otras personas. Este martes rompió con el aislamiento recomendado por los médicos, recibió periodistas que considera de acuerdo con sus políticas para informar personalmente que está contaminado, se mostró cerca de ellos e incluso se quitó la máscara", dice el grupo en un comunicado.

En Chile , la salida a una tienda de vinos el fin de semana pasado del presidente Sebastián Piñera en medio de la cuarentena que vive la Región Metropolitana no fue vista con buenos ojos por parte de la ciudadanía.

Este hecho hizo recordar otros episodios, como la foto del mandatario en Plaza Baquedano o el cuestionado funeral de su tío Bernardino Piñera, que no habría cumplido con los requisitos sanitarios según sus críticos.

Y así como Bolsonaro y Piñera, son varios los jefes de Estado y de gobierno que han dado que hablar por sus acciones durante esta pandemia. Algunos han sido aplaudidos por su respeto de las normas sanitarias o su mensaje de esperanza a los ciudadanos, mientras que otros han sido cuestionados y acusados de no tomar en serio la emergencia.

Los aplaudidos

Tras la polémica por la última salida de Piñera, varios usuarios de redes sociales lo compararon con el aplaudido gesto del primer ministro holandés, Mark Rutte, quien hace un mes y medio decidió respetar las restricciones impuestas en su país por el Covid-19 y no acompañó a su madre en los últimos días de su vida.

El primer ministro holandés Mark Rutte
El primer ministro holandés Mark Rutte Fuente: AFP

Mieke Rutte-Dilling falleció a los 96 años el pasado 13 de mayo en un hogar de ancianos, donde llevaba varias semanas aislada, en línea con las precauciones tomadas por el coronavirus. Nadie podía visitarla, ni siquiera la máxima autoridad del país. Incluso, el día de la muerte de su progenitora, el mandatario siguió con sus funciones normales: tuvo una reunión para analizar las medidas de desescalada y luego visitó una empresa de transporte.

En esa misma línea, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau , decidió someterse a una cuarentena voluntaria luego de que su esposa, Sophie Trudeau, diera positivo por Covid-19 . Y si bien el gobernante posteriormente dio negativo en el examen, se mantuvo en aislamiento, siguiendo sus actividades gubernamentales desde su casa. Eran los primeros días de pandemia en esta parte del mundo.

Pero un hecho que sin duda dio mucho que hablar fue el sentido discurso de la canciller alemana, Angela Merkel . En un hecho inusual, se dirigió a la población el pasado 18 de marzo en una cadena televisiva, instancia en la que hizo un sincero llamado a los ciudadanos a unir fuerzas y ser responsables , por lo que era clave cumplir con el aislamiento impuesto por las autoridades en ese momento.

La canciller alemana Angela Merkel
La canciller alemana Angela Merkel Fuente: AFP

"Desde la Segunda Guerra Mundial no se había planteado a nuestro país ningún otro desafío en el que todo dependiera tanto de nuestra actuación solidaria mancomunada", aseguró.

Otro personaje que sorprendió con su discurso fue la reina Isabel II, quien también de forma extraordinaria se dirigió a los ciudadanos de su país: "Estamos luchando juntos contra esta enfermedad, y quiero garantizarles que si continuamos unidos y decididos lo superaremos", afirmó la monarca británica, que también durante la emergencia ha llamado la atención por sus reuniones por videollamada, como una forma de respetar la cuarentena.

Pero además del cumplimiento de las normas, hay dirigentes que han realizado otros gestos que han tenido buena acogida. Es lo que pasó con la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, aplaudida en todo el mundo por su gestión en medio de la pandemia. En abril, a unos días de Semana Santa, la mandataria envió un mensaje tranquilizador a los niños de su país: "el Conejo de Pascua sí acudirá a sus casas porque es un trabajador esencial" que presta un "servicio esencial".

Ver esta publicación en Instagram

You may have seen that today we announced a range of major steps to further protect the health of New Zealanders and reduce the transmission of COVID-19. Below is a quick summary: 1. We have increased New Zealand's border restrictions. This now means that anyone entering New Zealand from any country aside from the Pacific Islands is required to self-isolate for 14 days on arrival. This decision will mean New Zealand will have some of the widest ranging and toughest border restrictions in the world. 2. We also announced a temporary ban on all cruise ships coming into New Zealand. This will be in place from midnight tonight until at least 30 June 2020. 3. New border restrictions apply to people, not products. We will be working to ensure we keep freight routes open for imports and exports - so there's no need to rush out and stock up at the supermarket. 4. Protecting New Zealanders health is our number one focus and we're taking strong actions to respond to the changing global situation, however, all New Zealanders have a role to play in stopping further spread of the virus. Stay home if you're unwell and keep up simple things like washing your hands and sneezing or coughing into your elbow. 5. We are also encouraging New Zealanders to avoid all non-essential travel overseas. This helps reduce the risk of a New Zealander bringing COVID-19 back with them. If you're on Facebook, you can see more details on my page. As always though, if you have any questions, do post them below and I'll try my best to cover them in another update. Till then, stay tuned for details of our business continuity and support plan, which will be announced on Tuesday.

Una publicación compartida por Jacinda Ardern (@jacindaardern) el

Los cuestionados

A fines de marzo, el Covid-19 ya se había expandido por casi todo el mundo. A esas alturas, países europeos como Italia, España o Francia presentaban preocupantes cifras de contagiados y fallecidos, mientras que, por el otro lado, en América Latina el virus ya se hacía sentir.

México era uno de los países donde los casos de coronavirus aumentaban y surgían muchas voces urgiendo a las autoridades a tomar medidas inmediatas para frenar su propagación antes de que fuera tarde. Pero el presidente Andrés Manuel López Obrador se rehusaba a decretar algún cierre de ciudades o cuarentenas y seguía participando en actividades públicas junto a muchos seguidores.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador
El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador Fuente: AFP

Tanto así que el 22 de marzo, y cuando el país ya sumaba más de 300 casos, el mandatario visitó un restaurante en el que hizo un particular llamado a los mexicanos: "No dejen de salir, estamos en la primera fase, yo les voy a decir cuando no salgan. Sigan llevando a las familias a comer, a los restaurantes. Vamos a seguir haciendo la vida normal". No obstante, actualmente AMLO cambió y endureció las medidas, a diferencia de meses atrás.

Pero el jefe de Estado mexicano no es el único que ha recibido críticas por sus acciones contra la pandemia. El primer ministro británico, Boris Johnson , en un principio minimizó los efectos del coronavirus e incluso se jactaba de haber visitado un hospital sin mascarilla y saludando de mano a todos los presentes . Resultado: días después, el líder conservador confirmó haberse contagiado del virus.

El premier la pasó mal. Estuvo hospitalizado y se dudó sobre su real estado de salud. Tras este episodio, Johnson tomó una postura más dura y un discurso más acorde con las medidas sugeridas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), mientras ahora su país avanza en su plan de desescalada, no sin tener complicaciones.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump
El presidente de Estados Unidos Donald Trump Fuente: AFP

Pero uno de los más cuestionados por sus gestos es sin dudas el presidente Donald Trump. Sus actitudes han acaparado las portadas de los medios de todo el mundo, mientras Estados Unidos se consolida como el lugar con más casos de coronavirus (casi 3 millones) y más muertos (131.486) en el planeta.

Desde el inicio de la pandemia, el mandatario se ha mostrado contrario a medidas más extremas como las cuarentenas y también ha desestimado el distanciamiento social, al punto de que ha encabezado actos de campaña y oficiales con miles de personas. Ejemplo claro de ello fue la celebración del Día de la Independencia en el monte Rushmore, pese a las sugerencias de los especialistas.

Esta línea es la que también ha tomado Bolsonaro, quien debe ser sin dudas el líder que más ha minimizado la pandemia, al punto de que la trató de "gripecita". El jefe de Estado brasileño se ha mostrado desde siempre contrario a las normas de cuarentena y distanciamiento social impulsadas por los gobernadores e incluso ha llamado a manifestaciones en contra de estas medidas.

Y es ahí donde se ha reunido con miles de manifestantes, sin tener consideración alguna con el distanciamiento social.

Gestos más gestos menos, aún queda mucho de pandemia, al menos en América. Aún queda tiempo para concluir si estas acciones incidieron en los resultados finales.

Diario El Mercurio/GDA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.