Líbano: elige nuevo premier y gana peso la idea de crear un Estado laico

El presidente francés Emmanuele Macron en su primera visita al Líbano, tras la explosión del 4 de agosto pasado que dejó por lo menos 190 muertos
El presidente francés Emmanuele Macron en su primera visita al Líbano, tras la explosión del 4 de agosto pasado que dejó por lo menos 190 muertos Fuente: AFP
(0)
31 de agosto de 2020  • 15:45

BEIRUT.- Mientras el Líbano designó hoy un nuevo primer ministro, Mustapha Adib, que prometió reformas y un acuerdo con el FMI, avanzan las gestiones para cambiar el sistema político y crear un estado laico como pidió ayer el presidente del país Michel Aoun.

Este plan es apoyado por el presidente francés, Emmanuel Macron, que hoy visitará el país por segunda vez, tras la explosión del 4 de agosto pasado que dejó por lo menos 190 muertos y destrozó gran parte de Beirut.

El nuevo primer ministro del Líbano, Mustapha Adib, de 48 años
El nuevo primer ministro del Líbano, Mustapha Adib, de 48 años Fuente: AFP

El Líbano vivió una guerra civil que duró de 1975 a 1990 y que terminó con un acuerdo de reparto de poder en el gobierno entre las 18 comunidades religiosas presentes en el país. Desde entonces, esta repartición de asientos en el Parlamento ha dificultado la formación de gobiernos y la toma de decisión a la hora de llegar a acuerdos.

"El sistema sectario que se basa en los derechos de las comunidades y las cuotas entre ellas han sido válidos por un tiempo, pero hoy se ha convertido en un obstáculo para cualquier desarrollo en el país, un obstáculo para cualquier reforma y la lucha contra la corrupción, así como un generador de conflicto y división para todo el mundo que quiere golpear al país", aseveró ayer el presidente.

Ayer, el poderoso jefe del Hezbollah, Hasán Nasralá, dijo estar dispuesto a negociar un nuevo "pacto político" en Líbano, donde las comunidades religiosas se reparten el poder.

Un carguero destrozado por las explosiones del 4 de agosto, en el medio de los escombros del puerto de Beirut, el 31 de agosto
Un carguero destrozado por las explosiones del 4 de agosto, en el medio de los escombros del puerto de Beirut, el 31 de agosto Fuente: AFP

En el mismo sentido, Nabih Berri, presidente del Parlamento y jefe del movimiento chiita libanés Amal, pidió "cambiar el sistema confesional" que rige la política en Líbano, "fuente de todos los males" según él.

El viernes pasado Macron habló de las "limitaciones de un sistema confesional" en un país poblado por cristianos, musulmanes sunitas y chiítas. Pero dijo que a esto se añadía "lo que puede ser descrito ligeramente como intereses creados" y que había llevado a "una situación en la que apenas hay renovación (política) y donde hay casi una imposibilidad de llevar a cabo reformas". A su vez, el jefe de Estado insistió en que Francia seguiría una política de "exigir sin interferir"

Nuevo primer ministro

Mustapha Adib, de 48 años, fue designado hoy por la mayoría de los diputados tras consultas parlamentarias en el palacio presidencial. Tras su designación, visitó un barrio destruido por la explosión mortífera en el puerto de Beirut del 4 de agosto, donde dijo "querer la confianza" de la población.

"Es la hora de la acción", afirmó y prometió formar rápidamente un equipo de expertos y de personas competentes que llevarían a cabo reformas "inmediatamente".

"La tarea que acepté se basa en el hecho de que todas las fuerzas políticas (...) son conscientes de la necesidad de formar un gobierno en un tiempo récord y empezar a poner en marcha reformas, con el punto de partida de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional", dijo Adib en un discurso en televisión.

El primer ministro del Líbano, Mustapha Adib (derecha), habla con los propietarios de una tienda dañada durante un recorrido por el barrio de Gemmayzeh, en Beirut
El primer ministro del Líbano, Mustapha Adib (derecha), habla con los propietarios de una tienda dañada durante un recorrido por el barrio de Gemmayzeh, en Beirut Fuente: AFP

En un comunicado, el FMI saludó con moderación su designación y volvió a reiterar su deseo de que las autoridades libanesas respondan a la emergencia de la crisis del país.

Por su parte, el Banco Mundial (BM) destacó que la explosión causó pérdidas y daños por un monto de entre 6.700 millones y 8.100 millones de dólares (entre 5.600 millones y 6.700 millones de euros). El país necesitaba urgentemente entre 605 millones y 760 millones de dólares para salir del paso, agregó la institución.

El Líbano enfrenta una de sus peores crisis de la historia, una situación que se ha agravado tras la explosión el pasado 4 de agosto de casi 3000 toneladas de nitrato de amonio almacenados seis años sin custodiar en el puerto de Beirut, que mató a 190 personas, hirió a más de 6.500, dejó sin hogar a unas 300.000 y asoló gran parte de la capital mediterránea.

Agencias Reuters y AFP

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.