Eutanasia: la Corte italiana la declaró no punible en ciertos casos y encendió el debate

Elisabetta Piqué
(0)
26 de septiembre de 2019  • 12:12

ROMA.- Una sentencia de la Corte Suprema de Italia, que consideró en ciertos casos no punible el suicidio asistido, volvió a encender hoy el debate sobre la eutanasia.

En un veredicto muy esperado y considerado "histórico" por los defensores de esta práctica, aquí ilegal, la llamada Corte Constitucional definió "no punible" a quien ayuda en la ejecución de un suicidio de un paciente "mantenido en vida por tratamientos de sostén vital" que padece una patología irreversible que es fuente de sufrimientos físicos y psicológicos "intolerables", pero "plenamente capaz de tomar decisiones libres y conscientes".

La sentencia, que significó una primera luz verde a la eutanasia y que fue rechazada por sectores de derecha y católicos, llegó después del caso del suicidio asistido de Fabiano Antoniani, un conocido DJ que quedó tetraplégico y ciego después de un terrible accidente de auto en junio de 2014. En un caso que conmovió a Italia, después de haber realizado diversos tratamientos experimentales para paliar su condición, DJ Fabo le pidió a su novia y a su madre que lo ayudaran a poner fin a su sufrimiento. Como en Italia es ilegal el suicidio asistido, después de suplicar que lo dejaran realizarlo en su país, DJ Fabo viajó a Suiza donde en una "clínica de la muerte", el 27 de febrero de 2017, después de morder un botón que le inyectó una sustancia letal en el cuerpo, logró su objetivo.

Lo ayudó en la empresa Marco Cappato, dirigente del Partido Radical y miembro de una asociación que lucha para que se abra una vía legal a la "muerte digna", que terminó procesado. Cappato fue acusado ante un tribunal de Milán por instigación o ayuda al suicidio (artículo 580 del Código Penal), pero su caso, que puso sobre el tapete la cuestión de la punibilidad, llegó a la Corte Suprema.

El veredicto

Ayer, después de idas y vueltas en los últimos años y dos días de deliberaciones, los quince jueces del máximo tribunal dieron su veredicto, que llenó un vacío legal que podría ahora terminar. De hecho, la también llamada "Consulta", al margen de considerar que no es punible en determinados casos el suicidio asistido, reclamó que el Parlamento promulgue lo antes posible una ley sobre este delicadísimo tema ético. Además, indicó que el suicidio asistido debe realizarse en una estructura del servicio de salud pública nacional, después de que una comisión competente exprese su visto bueno.

Los partidarios de la eutanasia consideraron el fallo una victoria. "Desde ahora en Italia somos todos más libres, también los que no están de acuerdo [con la eutanasia]", exultó Cappato, el disparador de la sentencia, que corría el riesgo de ser condenado a 12 años de cárcel. "Yo ayudé a Fabiano porque consideré que era mi deber hacerlo. La Corte Constitucional ha aclarado que también era su derecho constitucional no tener que padecer sufrimientos atroces. Es una victoria de Fabo y de la desobediencia civil, obtenida mientras el mundo político miraba para otro lado", afirmó.

Rechazo de la Iglesia

Como era de esperar en un país como Italia, de fuerte mayoría y tradición católica, los obispos italianos reaccionaron mal: expresaron "desconcierto" y "distancia" del fallo. "La preocupación mayor tiene que ver con el aliento cultural implícito a sujetos que sufren, para que sientan que pedir ponerle fin a su propia existencia es una decisión digna", indicaron. Y advirtieron que reclamarán que se les garantice a los médicos libertad de oponerse a través de la objeción de conciencia.

"Gracias a Cappato, ha sido un pionero", celebró Beppino Englaro, el papá de Eluana, una chica que quedó en coma irreversible después de un accidente y que en 2009, después de 17 años en estado vegetativo, murió cuando le suspendieron la idratación artificial, después de una extenuante batalla legal emprendida por sus familiares, que dividió al país.

"Sufrió, pero su muerte no fue en vano", comentó por su parte Valeria Imbrogno, la novia de Dj Fabo, que acompañó hasta el final y que en los últimos años se sumó a quienes reclaman que sea legal la "muerte digna".

Según el diario La Stampa, ahora más de 761 personas que piden la "muerte dulce", podrán ejercitar su derecho. No por nada la decisión de la Corte constitucional creó gran revuelo político y renovó un debate siempre latente.

Matteo Salvini, exministro del Interior y líder de la ultraderechista Liga, que en los actos políticos suele revolerar el rosario, se manifestó en contra de esta virtual apertura al suicidio asistido. "Estoy y seguiré estando en contra del suicidio de Estado impuesto por ley. Hablamos con los médicos, hablamos con las familias, pero la vida es sagrada y de este principio nunca volveré atrás", dijo Salvini, líder de la oposición al recién nacido gobierno de centroizquierda, fruto de una coalición entre el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y el Partido Democrático (PD).

"Se trata de una decisión histórica: el caso de Cappato, que con valentía ayudó a DJ Fabo, se cierra con la no punibilidad. A este punto el Parlamento deberá moverse y actuar", opinó Monica Cirinná, senadora del PD que presentó un proyecto de ley para reglamentar justamente el llamado "fin de vida". Una asignatura aún pendiente y un tema en discusión desde hace tiempo, que seguramente abrirá una batalla en el Congreso y en el país.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.