Expectante, África espera el ascenso de su propio papa

Hay 176 millones de católicos en ese continente; en Europa el número se redujo en los últimos años
Jon Gambrell
(0)
13 de febrero de 2013  

JOHANNESBURGO.– La feligresía católica y el clero de África, en donde la Iglesia experimentó un rápido crecimiento, recibieron anteayer la noticia de la renuncia del papa Benedicto XVI con gran sorpresa, respeto y una incógnita: ¿será el próximo pontífice un hombre que provenga de su continente?

En África hay unos 176 millones de católicos –alrededor de la tercera parte de todos los cristianos del continente–, según un estudio publicado en diciembre de 2011 por el Foro Pew sobre Religión y Vida Pública. Como contrapartida, en ese tradicional bastión de la Iglesia que siempre ha sido Europa el número de católicos se ha reducido en los últimos años.

Por esa razón, algunos se preguntan si el líder de la Iglesia no debería ser un hombre nacido en África o América latina.

"Pienso que esta vez tenemos mejores chances de que sea alguien que no proviene del hemisferio norte, porque realmente hay algunos cardenales muy prometedores de otras partes del mundo", señaló el cardenal sudafricano Wilfrid Napier.

"La pregunta es de dónde provienen los hombres con calidad de liderazgo en este momento: ¿De un entorno donde la Iglesia crece, o de un entorno donde resiste o se mantiene?", se preguntó.

La nación africana con mayor cantidad de población católica es Nigeria, donde habitan unos 20 millones de católicos practicantes. En Lagos, la mayor ciudad de Nigeria, el comerciante Chukwuma Awaegwu expresó su punto de vista sin rodeos: "Si me preguntan a mí, el próximo papa debería ser de Nigeria, o alguien de África".

"Es cierto que ellos nos trajeron la religión, pero nosotros ya alcanzamos la madurez –señaló–. En Estados Unidos, ahora hay un presidente negro. Imaginen entonces el impacto que tendría un papa negro."

Benedicto XVI dijo que su renuncia se haría efectiva el 28 de febrero a las 20 de Roma. El cardenal John Olorunfemi Onaiyekan, un nigeriano que recibió el purpurado del propio Santo Padre en noviembre pasado, señaló que según él los católicos aceptarían la decisión "de buena fe", y que "la Iglesia seguirá adelante".

Pese a la enorme expectativa, el presidente de la Conferencia de Obispos del Sur de África, Stephen Brislin, no cree que exista una posibilidad real de que el próximo papa sea africano. "Las posibilidades no son muy grandes, aunque tenemos cardenales grandiosos como Turkson", dijo en la radio sudafricana.

"Naturalmente sería maravilloso tener un papa africano", dijo, considerando que lo importante para él sería más bien que el próximo papa provenga de un país en vías de desarrollo.

Había sido el propio Papa quien hace ya diez años abrió las puertas a un posible primer pontífice africano. "Personalmente opino que sería un bonito gesto para toda la cristiandad", dijo en 2002 el entonces cardenal Joseph Ratzinger.

El alemán opinó, sin embargo, que en el mundo occidental sigue habiendo grandes reparos frente a África, pese a que se repiten una y otra vez consignas en contra del racismo.

El más prominente cardenal africano señalado como posible primer papa negro fue el nigeriano Francis Arinze. Pero se retiró en 2008 del cargo que ocupaba en el Vaticano como prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y tiene 80 años, lo que lo convierte en un candidato improbable.

Otro de los nombres que suenan es el del cardenal Peter Turkson, de Ghana, quien fue designado al mando del Consejo Pontificio de Justicia y Paz en 2009. Turkson tiene 64 años, sigue trabajando en el Vaticano y es el vocero de la Santa Sede en asuntos sociales.

El cardenal Theodore Adrien Sarr, de Senegal, dijo anteayer a los periodistas que hace tiempo que especula sobre la idea de un papa africano.

"Hace muchos años que me lo pregunto", dijo Sarr. "¿Pero la Iglesia estará lista para un papa de África? ¿El mundo entero estará listo para aceptar a un papa africano?", cuestionó.

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?