Seis monumentos históricos devorados por las llamas

Las violentas llamas devoraron a un emblema de Brasil
Las violentas llamas devoraron a un emblema de Brasil Fuente: Reuters
Ivanna Zanella
(0)
15 de abril de 2019  • 17:59

Las llamas que invadieron hoy la icónica catedral de Notre Dame de París arrasaron su majestuosa aguja de 96 metros ante los ojos de todo el mundo. La pérdida de este patrimonio de la humanidad, que conserva nueve siglos de historia, es invaluable.

Este incendio devastador rememora los vestigios de otros siniestros que afectaron también a monumentos emblemáticos, museos y reliquias de todo el mundo. Representa una tristeza más al historial de edificaciones que fueron dañadas por el imparable paso del fuego.

En el presente más reciente, el recuerdo del bicentenario Museo Nacional de Brasil, en Río de Janeiro que ardió en llamas el 2 de septiembre de 2018, aún esta latente. Esta institución científico-cultural, que era la más antigua del país, albergaba invaluables colecciones de paleontología, antropología y arqueología, compuestas por cerca de 20 millones de piezas.

Los bomberos trabajan en el fuerte incendio en el Museo Nacional de Río.

00:17
Video

Gracias a la tecnología moderna, el Ministerio de Educación de Brasil ideó pasados apenas 100 días del trágico episodio una posible reconstrucción de gran parte de las colecciones para revivirlas online en todo el mundo.

Sin embargo, esa no es la suerte que tuvieron otros monumentos, que perdieron sus distintivos rasgos e irrepetibles contenidos antes de la era digital. Tal es el caso de la Antigua Catedral de San Pablo en Londres , Inglaterra, que fue destruida durante el gran incendio de esa ciudad en 1666. La catedral de estilo gótico construida entre 1087 y 1314 contaba con una de las agujas más altas de Europa, con 140 metros. Luego de su incineración, en su sitio original se erigió la actual catedral anglicana londinense de estilo barroco, que conserva su nombre.

La fachada de la actual Catedral San Pablo en Londres que se construyó luego de que la anterior fuera arrasada por el fuego
La fachada de la actual Catedral San Pablo en Londres que se construyó luego de que la anterior fuera arrasada por el fuego Crédito: Google Maps

En 1734, otro incendio de incierto origen destruyó el palacio Real Alcázar de Madrid , en España , que pertenecía a la monarquía hispánica y había sido ampliado en varias ocasiones antes de arder. Imponente por su arquitectura irregular, la residencia de la familia real española atesoraba además unas 500 obras artísticas y cuadros como como Las Meninas de Velázquez. En su lugar hoy se preserva el actual Palacio Real de Madrid.

Otro de los siniestros más devastadores de construcciones religiosas fue el incendio de la Iglesia de la Compañía de Jesús en Santiago de Chile . En pleno atardecer del día de la inmaculada Concepción -el 8 de diciembre de 1863- las llamaradas de gran magnitud afectaron al tempo jesuita, que databa de 1595.

La Biblioteca de Alejandría-la más grande del mundo en torno al siglo III a.C.- también fue víctima de las llamas. El recinto fundado sobre la ciudad que Alejandro Magno, que llegó a acumular hasta 900.000 manuscritos, resultó afectada en el incendio provocado por las tropas de Julio César en 48 a.C., aunque no está comprobado que este sea el verdadero motivo de sus destrozos.

En tanto, la Biblioteca Nacional de Sarajevo, de la capital de Bosnia y Herzegovina inaugurada en 1896, fue quemada en 1992 por las milicias serbias. Allí perecieron dos millones de libros y miles de documentos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.