Los separatistas catalanes siguen en pie de guerra y crece la violencia

El centro de Barcelona volvió ayer a ser escenario de violentas protestas
El centro de Barcelona volvió ayer a ser escenario de violentas protestas Fuente: Reuters - Crédito: Albert Gea
En Barcelona y otras ciudades, los manifestantes chocaron con la policía por segundo día consecutivo; el gobierno de Sánchez denunció la acción de "grupos coordinados"
Silvia Pisani
(0)
16 de octubre de 2019  

MADRID.- Entre bastonazos, refriegas y cargas policiales, el principio de autoridad derivó en una delgada línea en Cataluña, donde varios puntos de su capital, Barcelona, ardieron por segundo día consecutivo de intensas protestas independentistas.

Tan dura fue la escalada que el gobierno socialista del presidente Pedro Sánchez emitió un comunicado en plena medianoche en el que denunció "intentos por imponer la violencia" y previno que eventualmente intervendrá para restablecer la calma. "Es evidente que no estamos ante un movimiento ciudadano pacífico, sino coordinado por grupos que utilizan la violencia en la calle para romper la convivencia en Cataluña [...], especialmente en Barcelona, Tarragona, Girona y Lleida", advirtió la nota. Un lenguaje que, hasta ahora, había evitado.

La autoridad se vuelve confusa cuando es el propio gobierno regional independentista el que alienta las protestas para luego ordenar a su policía -los Mossos d'Esquadra- que las reprima.

"Lo hacemos para protegerlos. Enviamos a la policía para protegerlos, no para reprimirlos", fue la curiosa explicación oficial. Así lo aseguró Meritxell Budó, vocera de la Generalitat catalana, que lidera el independentista Joaquín Torra.

Fue otra noche de furia. Las principales ciudades catalanas, con Barcelona a la cabeza, ardieron en nuevos choques entre la policía regional y miles de manifestantes. En su mayoría jóvenes y, muchos de ellos, encapuchados.

Esa es la reacción -oficial y, al mismo tiempo, popular- contra la sentencia del Tribunal Supremo, que condenó anteayer con penas de entre nueve y 13 años de prisión a 12 exfuncionarios que, hace dos años, propiciaron la fallida independencia de la región.

Entre ellos, el exvicepresidente y figura clave del independentismo, Oriol Junqueras, y exmiembros de su gobierno y del Parlamento. Todos, condenados en una inédita decisión judicial que enervó los ánimos de la militancia y de su nuevo gobierno.

Nada parece haber sido suficiente para encauzar las aguas. "Lo volveremos a hacer. Defendemos nuestro derecho a la autodeterminación y a votar por la independencia", desafió el propio Torra, en referencia al fallido proceso separatista que generó las condenas.

Ante el desorden constante que parece instalarse una vez más en la región, el gobierno nacional, del socialista Pedro Sánchez, hizo nuevos llamados a la calma. "Pedimos que haya serenidad y convivencia", dijo la vicepresidenta, Carmen Calvo.

Desde el Palacio de la Moncloa se insiste en que "se observa" la situación y se "intervendrá" si es necesario, según el propio Sánchez.

Los partidos nacionales de oposición claman ya por la aplicación de la ley de seguridad, que permite una vía rápida para que la autoridad nacional garantice la convivencia y la normalidad. "Pedimos al presidente que ese recurso legal se active ya", dijo Pablo Casado, líder del derechista Partido Popular (PP), un reclamo respaldado por los liberales de Ciudadanos (Cs).

La noche se volvió compleja en Barcelona, donde jóvenes encapuchados protagonizaron escenas de violencia. Sobre todo, frente a la sede regional del gobierno nacional.

Hubo una lluvia de botellas, bengalas encendidas y petardos contra los Mossos d'Esquadra, la policía regional catalana, que responde al propio Torra.

El mismo que anima las protestas, "empatiza" con ellas y "agradece" a los jóvenes que se movilicen y protagonicen acciones "contundentes". Las refriegas generaron ya más de un centenar de heridos.

Divisiones

La represión de las manifestaciones generó una indisimulable división dentro del universo independentista, donde algunas de sus corrientes criticaron a Torra y pidieron la renuncia del consejero de Interior, Miqel Buch.

Lo de la policía fue "desproporcionado, antirreglamentario e intolerable", dijo el diputado nacional Gabriel Rufián, de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), el partido de Junqueras.

"No se puede estar con la pancarta en una mano y con la porra en la otra", añadió.

En términos similares se expresó la alcaldesa de Barcelona. Ada Colau, de En Comú, la marca regional de la izquierda radical de Podemos.

La resaca de las movilizaciones generó malestar entre vecinos y visitantes, muchos de los cuales perdieron vuelos por la toma parcial del aeropuerto internacional de El Prat por parte de militantes del colectivo llamado Tsunami Democrático.

Junto con una declaración institucional de repudio por parte de Torra, la protesta y la movilización callejera han sido, hasta ahora, la única respuesta que el independentismo pudo dar ante la condena de los 12 dirigentes.

Las divisiones y desconfianzas entre las diferentes corrientes internas impidieron la redacción de una declaración conjunta para ser aprobada por el Parlamento local.

Se espera que Torra comparezca mañana ante el pleno para "informar" sobre la situación. Las fuerzas de seguridad, en tanto, no prevén que la tensión disminuya en los próximos días.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.