Para Francisco, una confesión cada 15 días

Afirmó que "es un pecador" y destacó la figura del cura confesor
(0)
21 de noviembre de 2013  

CIUDAD DEL VATICANO.- "Los sacerdotes deben confesar, incluso los obispos. Todos somos pecadores. Incluso el Papa se confiesa cada dos semanas, porque el Papa es también un pecador", dijo Francisco a los cerca de 50.000 fieles que ayer abarrotaban la Plaza San Pedro, durante la audiencia general de los miércoles.

El Santo Padre, aparentemente recuperado de la gripe que lo obligó a anular compromisos el viernes pasado, dedicó su catequesis al perdón y al sacramento de la confesión, y contó que, cada 15 días, se sienta frente a su confesor.

"Él escucha las cosas que le cuento, me aconseja y me perdona. Yo necesito ese perdón", dijo.

En una audiencia en la que Francisco volvió a dar muestras de su sentido del humor, al reclamarles a los fieles argentinos, en tono de broma, que le acercaran un mate, el ex arzobispo de Buenos Aires insistió en que la confesión no debe ser vivida de una forma traumática.

El Papa dijo que, aunque los fieles católicos "a veces se confiesan directamente con Dios", es necesario hacerlo con un confesor, y destacó que es quien "da la seguridad del perdón".

"Es un poco difícil entender cómo un hombre puede perdonar los pecados. Jesús nos da el poder. La Iglesia es depositaria del poder de las llaves para abrir o cerrar, de perdonar", dijo el Papa.

Francisco subrayó que el sacramento de la confesión "es muy delicado" para el sacerdote y que "exige que su corazón esté en paz".

Sin embargo, advirtió: "El sacerdote que no tenga esta disposición espiritual es mejor que no dé el sacramento de la penitencia hasta que no se corrija".

El Papa reprendió con dureza a los curas que "maltratan" a quienes acuden a ellos por el sacramento y les pidió abstenerse de confesar.

El perdón de Dios

"Los fieles penitentes tienen el derecho de encontrar en los curas a unos servidores del perdón de Dios", dijo, y pidió a los sacerdotes que sean "amigos fieles y misericordiosos" de todos los católicos.

"No hay que olvidar que Dios nunca se cansa de perdonarnos. Mediante el ministerio del sacerdote nos da un abrazo que nos regenera y nos permite levantarnos y retomar de nuevo el camino", agregó Francisco. Durante la audiencia, el Papa también pidió rezar por las por lo menos 18 víctimas mortales de las inundaciones en la isla italiana de Cerdeña, para las que pidió guardar un momento de silencio.

Agencias EFE, AFP y ANSA

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.