Jimmy Page: "Tengo un plan"

Las reediciones de Led Zeppelin, sus orígenes en el coro de la iglesia y sus intenciones de volver a tocar
(0)
26 de diciembre de 2014  • 15:31

"No tengo intenciones de revisar los archivos durante un buen tiempo", dice Jimmy Page con una sonrisa en la opulenta biblioteca de un hotel victoriano en Londres. El ex guitarrista de Led Zeppelin, que tiene 70 años, ha pasado la mayor parte de la última década envuelto en un frenesí retrospectivo: reunió las imágenes para su memoria gráfica titulada Jimmy Page y supervisó las reediciones de los LPs históricos de su banda. Las ediciones repletas de rarezas de Led Zeppelin IV, de 1971, y de Houses of the Holy, de 1973, salieron el 28 de octubre, y Page acaba de terminar de preparar el resto del catálogo para su lanzamiento. La nueva versión de Presence, revela Page, incluye "dos cosas extra" que encontró en una cinta con una mezcla temprana del disco.

"Como no iba a haber más shows, me pude concentrar en estas ideas más excéntricas", dice sobre su libro y las reediciones, en referencia a la negativa de Robert Plant, el cantante de Zeppelin, a salir de gira luego de la reunión de la banda en Londres, en 2007. El día antes de esta entrevista, en una conferencia de prensa, Page esquivó con amabilidad una pregunta sobre ese tema. Ahora hace lo mismo, pero es directo y locuaz cuando habla del ascenso maníaco de Zeppelin, de la potencia de los discos originales y de las historias desenterradas en los bonus tracks. "La gente dijo que ese disco había sido un hito", dice Page en un momento sobre IV. "Bueno, la verdad es que lo fue".

Les hiciste más promoción a estas reediciones que a cualquier otra cosa mientras duró la banda. ¿Nunca te cansás de hablar de Led Zeppelin?

El tema es que yo creé la banda. En julio de 1968 toco mi última fecha con los Yardbirds. Para fines de ese año, Led Zeppelin ya tiene disco y estamos tocando en Estados Unidos. Estaba comprometido con esto. Yo componía todo el material, les daba forma a los riffs de guitarra y a todo el resto. Como fui el productor, el que estaba adentro del estudio más que nadie, tenía más referencias sobre el trabajo que se hacía. Yo fui el que tuvo el conocimiento suficiente como para lograr estas reediciones. No había nadie más que pudiera hacerlo.

En tu libro, contás que el día antes del show con los Yardbirds en Los Angeles fuiste a una adivina, a que te leyera la mano. ¿Qué te dijo?

Fue un tipo [se ríe], pero parecía una chica. Richard Cole [el futuro manager de las giras de Led Zeppelin] estaba conmigo, así que tengo un testigo. La frase clave fue: "Vas a tomar una decisión dentro de muy poco que te va a cambiar la vida". A las 48 horas, los demás Yardbirds dijeron que no querían seguir con la banda. Estaba desilusionado. Pero podía ver cuál era la trayectoria. La radio FM estaba en ascenso. Yo sabía lo que significaba para las bandas del under. Yo quería una banda under, pero una que se destacara y marcara una diferencia.

El libro abre con una foto tuya a los 13, cuando eras corista. ¿Sabés cantar?

Ahora no. Tengo una de esas voces ásperas, sin rango. Pero en los discos de Led Zeppelin cantaba. En el primer disco, hago los coros. En "Thank You" [de Led Zeppelin II], canto una parte. No soy un buen cantante [sonríe]. Para eso estaba Robert en la banda.

El director del coro era el señor Coffin. Me pareció divertido para un coro de iglesia ["Coffin" significa "ataúd" en inglés]. Contactamos a su yerno para poder incluir la foto, y nos dijo: "Sí, el señor Coffin se acuerda de Jimmy. Llevaba la guitarra a los ensayos y la afinaba con el órgano" [sonríe]. Un montón de artistas negros dicen que empezaron en la iglesia. Modestamente, puedo decir que yo también.

Las mezclas alternativas en estas reediciones destacan detalles dramáticos de los discos originales. ¿Pensás que el éxito de Led Zeppelin opacó el gran trabajo que había en los álbumes?

Los detalles acarician a un nivel inconsciente. Los efectos no están arrojados burdamente. Están acá [levanta la mano detrás de su cabeza]. La profundidad y las capas… eso fue intencional. El cuarto disco fue más comprometido. Vivíamos en una casa con un camión para grabar, comíamos y dormíamos con la música, todos juntos. Pudimos ir hasta los extremos, como con "When the Levee Breaks". Es tan densa y oscura… no hay color para describirla [se ríe].

Cuando la banda se separó, luego de la muerte de John Bonham, se perdieron la oportunidad de reinventarse y seguir adelante, como hizo The Who después de la muerte de Keith Moon. ¿Por qué no se tomaron un tiempo para hacer el duelo?

Led Zeppelin no era una corporación. Era un asunto del corazón. Me gustaría creer que si hubiera muerto yo, los demás habrían tomado la misma decisión. ¿Y qué vas a hacer? ¿Crear un rol para alguien, decir: "Vos hacé esto, de esta manera"? Eso no habría sido honesto. Hubo intentos [de reunión] que no funcionaron; tratamos de volver a armarla a las apuradas. Por eso había que estar bien decididos para el show [de 2007], para que Jason [el hijo de John] sintiera que era parte de la banda, no una mera novedad.

En la conferencia de prensa esquivaste hábilmente la pregunta sobre una reunión. ¿Se les salieron de control los intercambios en la prensa entre Robert Plant y vos?

Las declaraciones jugosas son parte de esto. Pero no quiero que me molesten más. No me parece divertido. Así que no digo nada.

También contestaste una pregunta sobre la composición de música nueva. Y dijiste: "El año que viene".

Tengo serias intenciones de que me vean tocar. Tengo un plan. Pero no voy a decirle nada a nadie [sonríe]. Prefiero saltarle a la gente a la yugular... cuando esté listo.

Por David Fricke

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.