La Spice Girl Mel B reveló que intentó suicidarse en dos oportunidades

Fuente: Archivo
(0)
19 de noviembre de 2018  • 18:31

La fama, el dinero y la popularidad no siempre son suficientes para alcanzar la felicidad, y las trágicas historias de muchas celebridades lo demuestran. En esta oportunidad, la Spice Girl Mel B reconoció que a lo largo de su vida la ha pasado muy mal, y que incluso intentó suicidarse en dos oportunidades.

"Me sentía fea y detestada por el mismo hombre que una vez prometió amarme y protegerme, mi esposo y manager Stephen Bellafonte. Un hombre que después de 10 años de matrimonio tenía videos sexuales que podrían, y los dos sabíamos muy bien, destruir mi carrera y mi familia", cuenta en Brutally Honest, su autobiografía que saldrá a la venta a fin de mes y a la cuál el periódico The Sun tuvo acceso. "Mi vida era un desastre y quería salir".

Para escapar a esta tortura, la cantante decidió quitarse la vida. Encerrada en el baño de su casa, comenzó a tomar aspirinas. "A medida que cada pastilla entraba en mi boca, me preguntaba: '¿Estás segura?' Y tomaba otra. 10, 20, 50, 100. '¿Estás segura?' 120, 150. ¿Estás segura?", relata.

Mientras tomaba las pastillas, empezó a escribirle notas a su hija Phoenix y eso hizo que se detuviese. "Sabía que no quería ir a ningún lado. El suicidio no era la respuesta. Tuve que llegar a un hospital. Tenía que sacarme esas pastillas del estómago antes de que sucediera algo", cuenta. Al querer salir del baño, se encontró con que la puerta se había trabado, por lo que tuvo que luchar para abrirla provocando lastimaduras en su cara y en el hombro, las cuales se vieron en televisión a los pocos días. "Esas heridas en mi cara y hombro las vio todo mundo en la final de The X Factor, tres días después".

"Todavía puedo recordar el miedo, el pánico y la confusión absoluta en mi cabeza. Entonces todo comenzó a volverse negro y caí de rodillas. Podía sentir que la vida en mí comenzaba a agotarse". Horas después de desvanecerse, despertó en un hospital con su hija al lado, que le preguntaba por qué lo había hecho. "Fue el momento más triste de mi vida. Mirar a mi hija, angustiada, devastada, enojada, fue el momento en que supe que la lucha tenía que comenzar".

Fue su ex marido, Belafonte quién la encontró en el baño y accionó para salvarle la vida. El matrimonio entre ambos era conflictivo , años después de separarse, la cantante lo acusó de golpearla en diferentes ocasiones, de obligarla a mantener relaciones sexuales con otras mujeres y de amenazarla y chantajearla con hacer públicos los videos de esos encuentros íntimos.

Este no fue el primer intento de suicidio de la estrella pop, quién a los 14 años intentó quitarse la vida de la misma manera, ingiriendo pastillas. Hoy, Mel B lucha para recuperarse por completo. En el mes de agosto se internó en una clínica para tratar sus adicciones al alcohol y al sexo y el trastorno de estrés postraumático que sufre por la violencia que vivió en su matrimonio.

"Los últimos seis meses han sido increíblemente difíciles para mí. He estado trabajando junto a un escritor en mi libro y ha sido increíblemente traumático revivir una relación sentimental con tantos abusos y enfrentarme a tantos asuntos dolorosos de mi vida. Estoy siendo muy honesta sobre el hecho de beber para paliar mi dolor, pero esa es solo una manera con la que mucha gente enmascara lo que realmente ocurre", contó en una entrevista antes de su internación.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.