Los 18 mejores libros del año

La vigencia de la gran novelista americana, la fuga de 38 tupamaras, el regreso magnético de Busqued y la reconstrucción del abuso en primera persona
La vigencia de la gran novelista americana, la fuga de 38 tupamaras, el regreso magnético de Busqued y la reconstrucción del abuso en primera persona
(0)
26 de diciembre de 2018  • 10:48

1. Un libro de mártires americanos

Joyce Carol Oates -Alfaguara

Es difícil imaginar qué encrucijadas culturales de la sociedad contemporánea no están reflejadas en esta novela: convencido de su relación íntima con Dios, un albañil evangelista asesina a un médico que ayuda a interrumpir embarazos no deseados, admirado como héroe feminista. El religioso es sentenciado a muerte, lo que su víctima a su vez hubiera condenado en tanto opositor a semejante pena. Las respectivas huérfanas de ambos terminan encontrándose en su vida adulta. Urgente y necesario, este libro, que entre sus cientos de páginas incluye un listado certero de los porqués del aborto, sin eludir sus complejidades, es un eslabón insoslayable de la imponente trayectoria de Oates en la escena literaria estadounidense. Mezcla de saga familiar, novela de suspenso y alegato ideológico para los tiempos de Donald Trump, la autora de Éramos los Mulvaney llega a sus 80 años sin tomarse vacaciones y en pleno uso de sus facultades creativas, profundizando en los temas sobre los que edificó su vasta obra: la violencia, las relaciones de poder, las discusiones de género y la política norteamericana.

2. La ilusión de los mamíferos

Julián López - Literatura Random House

La segunda novela de Julián López es la historia de un encuentro volcánico entre dos hombres contada cuando todo ya terminó; desde la melancolía, un río que nos lleva atrás para avanzar. Como toda verdadera historia de amor, transforma y desfigura a los que se suben a vivirla. Pero ¿hay acaso posibilidad de no subirse?

3. Trance

Alan Pauls - Ampersand

Alan Pauls reflexiona sobre su experiencia como lector, que milita a fondo. Para él la lectura es casi más que el mundo –no hay un fuera del texto– y habla del acontecimiento de leer como un enamorado irrecuperable: "La lectura es exclusiva o no es... esa es su perversión, su anacronismo y, naturalmente, su potencia: el secreto de su intensidad incomparable".

4. Sopor

Chris Kraus - Eterna Cadencia

El cierre de la trilogía iniciada con Amo a Dick, novela clave de este siglo, también tiene como protagonista a una pareja con un desgastado vínculo. Intentan levantar la relación con un viaje a la ex URSS para adoptar un huérfano. Corrosiva y por momentos autodespreciativa, Kraus se reafirma como una de las mejores y más despiadadas narradoras vivas.

5. El ferrocarril subterráneo

Colson Whitehead - Literatura Random House

El viaje desesperado de Cora, una esclava que huye de una plantación, le sirve a Whitehead para explorar el sistema esclavista en Estados Unidos del siglo XIX. Una red imaginaria de complicidades entre activistas y túneles secretos alimenta esta novela ganadora de un Pulitzer, que combina tensión y escritura reflexiva.

6. Magnetizado

Carlos Busqued - Anagrama

A diez años de Bajo este sol tremendo, Busqued volvió en un registro diferente, riguroso. Retoma los crímenes de un asesino serial de taxistas olvidado en una celda. No se deja seducir ni lo hace víctima del sarcasmo. Sirve como médium de este homicida. ¿Qué otra cosa es un escritor si no un médium?

7. 38 estrellas

Josefina Licitra - Seix Barral

La olvidada fuga de 38 mujeres tupamaras de una cárcel de Montevideo en 1971 narrada por una de las mejores cronistas argentinas. Licitra ama el material con el que trabaja: jamás antepone el lucimiento personal a su historia. Hay aventura, novela de evasión, pasión revolucionaria, crónica precisa y feminismo.

8. Apegos feroces

Vivian Gornick - Sexto Piso

Publicado originalmente en 1987 pero inédito en español hasta hace poco, Apegos feroces es el relato descarnado de la relación de la autora con su madre. Al leerlo, uno tiene la sensación de asistir a una revelación. Como si la relación madre-hija nunca hubiera sido explorada hasta que llegó este libro.

9. Veteranos de la guerra del día

Pablo Ottonello - Entropía

Pocas primeras novelas tienen esta espesura, multiplicidad de puntos de vista y empuje. El protagonista es un cineasta que acompaña a su familia política a una escapada en un spa termal de Uruguay. Lejos del tedio, su meticulosidad por el registro lo hace un narrador lúcido e intrigante.

10. Me acuerdo y otros autorretratos

Joe Brainard - Eterna Cadencia

Brainard (1942-1994) inventó un género indestructible que puede ser replicado por cualquiera. La estructura es ingeniosa, pero lo más destacable es que cada recuerdo transmite verdad. Es la memoria pasada por el tamiz de la sorpresa, la inteligencia y una extraña ternura. Me acuerdo es pionero y cumbre de la escritura memoralística fragmentaria: esas frases dispersas componen una fabulosa autobiografía de juventud.

11. Evasión

César Aira - Penguin Random House

Los que llevan la cuenta dicen que es el libro 101 de Aira (cuando esto se publique, la cuenta rondará los 105). El Aira ensayista es imbatible. Cada uno de estos ensayos es una miniatura perfecta. Las ideas fluyen, novedosas y sorpresivas; se encadenan de forma milagrosa y tersa. Lo que parecen digresiones, interrupciones al hilo de la argumentación, conduce inexorablemente hacia otra dimensión. Nadie maneja el factor sorpresa como Aira. Cada tema tratado (la literatura de evasión, el genio, el género ensayístico, el proceso creativo o Raymond Roussel) adquiere una luz nueva después de estas páginas. De eso se trata: de un libro luminoso.

12. Por qué volvías cada verano

Belén López Peiró - Madreselva

A partir de su voz y de las voces de su círculo cercano, esta periodista de 26 años compone una polifonía compacta y trepidante alrededor de una experiencia personal traumática. Este es un libro de no ficción sobre una chica que sufrió abusos entre sus 13 y 16 años por parte de su tío, el comisario de un pueblo bonaerense –Santa Lucía– al que ella iba a pasar los veranos. Cuando se cierra el libro, tanto la autora como los lectores ya no son los mismos.

13. El reino del lenguaje

Tom Wolfe - Anagrama

Este libro del padre del Nuevo Periodismo (fallecido en mayo) llegó póstumo al mercado local, y es su regreso al ensayo después de 16 años. Menos de 200 páginas le sobran para abordar el misterio de la evolución del lenguaje, en una parábola que va de Darwin a Chomsky. Es una historia de robos de ideas cronicada con maestría. Wolfe parece haber tipeado El reino del lenguaje a toda velocidad, dejando algunas ideas perderse en puntos suspensivos, como alguien que tiene mucho para decir y un deadline que no puede posponer.

14. Pornosonetos

Pedro Mairal - Emecé

Hace unos años, uno podía entrar a una lectura de poesía y encontrarse con Ramón Paz, un personaje misterioso que recitaba, enmascarado, unos sonetos en lenguaje procaz. Casi todos sabían que detrás de esa máscara estaba el argentino Pedro Mairal. Los pornosonetos son un género en sí mismo: una mezcla disonante de una forma poética canónica con un contenido bajo, la declamación sin pruritos de los apetitos sexuales de un hombre heteronormado. A mitad de camino entre la anarquía del deseo y la atadura de la forma, genera un feliz extrañamiento.

15. Los oficios

Sara Gallardo - Excursiones

Treinta años después de la muerte de Sara Gallardo, Los oficios continúa el proceso de revalorización de la autora de Eisejuaz, reponiendo felizmente su perfil menos transitado: su trayectoria periodística. Desde notas autobiográficas sobre la gestación de sus libros hasta picantes ensayos con perspectiva de género, pasando por un retrato de Herzog y su "malhumor alemán", la edición incluye también dos ficciones y homenajes tras su fallecimiento.

16. Siete cuentos morales

J.M. Coetzee - Penguin/El Hilo de Ariadna

En los últimos cuatro de estos siete cuentos, una anciana vive en una aldea cuidando gatos y al idiota del pueblo. La anciana no es otra que Elizabeth Costello, la protagonista de la novela homónima de Coetzee, escritora y famosa por su tenaz defensa de los animales. El último libro del Nobel 2003 se completa con tres relatos en los que, como dice Costello, tampoco interesa el amor sino la justicia.

17. República luminosa

Andrés Barba - Anagrama

El narrador de esta novela, funcionario de Asuntos Sociales de una pequeña ciudad, reelabora la sorpresiva aparición de una comunidad de 32 niños solos. Comparados con distintas especies del reino animal, estos niños deconstruyen el "almibarado estereotipo de la infancia" del pueblo. Ganador del Herralde 2017, Barba propone esta fábula que roza los grandes temas sociales en vigencia.

1988. El fin de la ilusión

Martín Zariello - Sudamericana

En su tercer libro, el escritor detrás del blog Il Corvino encara 1988, ese año gris, desde múltiples ángulos. Charly, Spinetta, Amnesty, Alfonsín, los Redondos, Asís, Páez. Es un viaje arbitrario por 365 días difíciles que marcaron el comienzo de la caída. Un festival de ideas, enfoques novedosos, digresiones afiladas. Zariello escucha los mismos discos, ve las mismas películas y lee los mismos libros que muchos, pero lo cuenta distinto.

Textos de Lucía Mondino, Damián Tullio, Silvina Giaganti, Matías Bauso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.