Miranda! celebra sin restricciones en el Gran Rex

El dúo tocará sus dos primeros discos, Es mentira y Sin restricciones, esta noche en la sala de la avenida Corrientes
El dúo tocará sus dos primeros discos, Es mentira y Sin restricciones, esta noche en la sala de la avenida Corrientes Fuente: RollingStone - Crédito: Manuel Cascallar
Juan Barberis
(0)
17 de mayo de 2019  • 11:29

"A ver, Ale, vení que te coso ese botón", dice Juliana Gattas, aguja en mano, mientras Ale Sergi termina de ponerse un saco blanco impecable en el camarín del Teatro Sala Ópera de La Plata. En unos minutos, Miranda! va a ofrecer un show enfocado en Es mentira y Sin restricciones, sus dos primeros discos, y la onda retrospectiva los tiene felices y sensibilizados. "Este repertorio nos traslada a principios de 2000", dice Juli. "No teníamos retorno, ni equipo técnico, ¡y no había gente de Rolling Stone en el backstage!"

La idea de repasar a fondo esos álbumes que los despegaron del pelotón de bandas del indie-pop argentino de la época hasta posicionarlos como un nombre fuerte de la escena a nivel continental le está dando al matrimonio artístico de Ale y Juli una nueva primavera. Después de dos Niceto y un Luna Park agotados en noviembre pasado con esta misma propuesta, Miranda! repetirá el show esta noche en el Gran Rex, antes de seguir por Chile y México. "Claro que en todo esto opera la nostalgia, pero también está la celebración", dice Ale. "Algunas de estas canciones se colaron en el repertorio popular de la música argentina, y eso para nosotros es un montón."

¿Cómo creen que envejecieron esas primeras canciones de la banda?

Juliana: No diría que envejecieron porque lo comprobamos. Fue un proceso muy interesante el de volver a ensayar canciones que no tocábamos hace un montón, hace más de diez años. Hay cosas en el léxico que por ahí quedan graciosas... Pero siempre la intención de Miranda! fue perseguir una canción pegadiza y que contagie esa sensación de querer moverse, de querer contarse una historia de amor, ese contraste entre discoteca y desamor; eso estuvo siempre en la banda y me parece que está en casi todas las canciones. Nos sorprendió mucho, más allá de la respuesta y estos Niceto que se agotaron tan rápido, el pogo espontáneo ante canciones tan de amor, de salir de chicas, más inocentes. En el Luna se armó un pogo pop increíble que nos sorprendió mucho a nosotros, en canciones que no tocábamos hace un montón, canciones impensadas para poguear.

Miranda! cambió bastante desde aquellos discos hasta hoy. ¿Qué características le aporta la formación actual a esas canciones?

Ale: Tratamos en el sonido de que suene lo más parecido al disco, no era tampoco la idea de agiornarlas al sonido nuevo ni hacerles arreglos distintos, sino simplemente tocar las canciones tal cual han sido grabadas, un poco para sacarnos las ganas nosotros y otro poco también como un gesto de amor para el público que sigue y nos apoya desde hace tantísimos años. Ellos querían escucharlo entonces, ¿por qué no hacerlo?

J: Son 20 años del primer disco y nos encanta la formación que tenemos ahora, los looks que pegamos, los dos tomamos clases de canto toda la vida, sentimos que cantamos mejor... Entonces es como que meterse con esas canciones, que en ese momento teníamos más pasión desbordada y cantábamos a los gritos.

¿Celebrar sus primeros discos es aceptar el mote de clásico?

J: A mí me gusta el concepto de clásico. Demuestra que por algo duró y merece mi respeto. Se sostuvo, se laburó. El oficio de artista tiene un valor agregado para mí.

A: En verdad lo que me gusta es ver que mantuvimos el proyecto fiel a nuestros deseos por un montón de tiempo y que siempre logramos captar la atención de la gente, a veces más a veces menos, pero siempre alguien hubo interesado en nosotros. Ahora, últimamente sentimos que el proyecto se potenció. Nunca hicimos un Luna Park con tanta gente como el que hicimos con estos dos discos la otra vez; nunca había habido tanta gente en un concierto propio. Lo mismo está pasando en México, que estamos tocando en lugares más grandes que cuando éramos un grupo de moda allá, en 2006, 2007. Que pase eso a mí me da mucho orgullo porque es algo que construimos desde nuestro propio deseo, hacer un grupo que a nosotros nos gustara.

¿Cómo están viendo el crecimiento de la última generación del pop argentino?

J: Los grupos nuevos ahora son mejores que los grupos nuevos de antes, me parece, por las herramientas tecnológicas en parte, y también porque se fueron animando. Nosotros para animarnos era tipo, ¡fraaaah! Salir desaforados a hacer cualquiera. Romper un hielo que ahora ya no está tanto.

A: En el 2000 era la actitud, eso es lo que yo veo. Y la generación nueva a eso le sumó aprender a tocar, y esto está buenísimo. Nosotros cuando salimos a tocar.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.