De Mataderos a la cima del rock nacional: viaje a los orígenes de La Renga

A 30 años de su debut, conocé cómo se gestó la banda que de tocar en las calles de su barrio pasó a ser una de las más convocantes del rock nacional
A 30 años de su debut, conocé cómo se gestó la banda que de tocar en las calles de su barrio pasó a ser una de las más convocantes del rock nacional Crédito: Gentileza Universal
Bruno Larocca
(0)
31 de diciembre de 2018  • 15:22

La noche del 31 de diciembre de 1988, cuando un grupo de amigos de Mataderos decidió celebrar año nuevo tocando para familiares y amigos en la puerta de la casa de la familia Nápoli, en el pasaje Viejobueno y Araujo, nadie se imaginaba que ese sería el comienzo de una de las bandas más convocantes de la historia del rock argentino. En un país agobiado por la inflación y el desempleo, el final de década le abría paso a una nueva generación de grupos que desde sus letras y una búsqueda estética se iba a interponer a la frivolidad que llegaría con el menemismo.

"El día anterior también habíamos tocado, pero esa noche de fin de año empezamos a llamarnos La Renga ", dice Gaby Goncalves, el histórico mánager del grupo, a 30 años de aquella anoche, mientras también recuerda que el primer nombre que barajaron fue La Vieja, pero desistieron cuando apareció por el barrio una serie de pintadas de otra banda nueva llamada Viejas Locas, que estaba surgiendo al mismo tiempo en Lugano. "No recuerdo exactamente qué canciones tocamos esa noche del 31 de diciembre, pero seguramente hicimos casi todos covers y algunos de nuestros temas."

En los primeros tiempos, La Renga contaba en su repertorio con canciones de Creedence, Vox Dei, Manal, Dulces 16, Color Humano; y unas pocas propias: "Oportunidad oportuna", "Un tiempo fuera de casa", "Cortala y olvidala", que Gustavo Chizzo Nápoli traía de proyectos anteriores, y una que había compuesto Raúl Locura Dilelio y tocaron muy pocas veces: "El rock de Mataderos".

Chizzo había empezado a tocar en 1987 con Dilelio, un guitarrista del barrio unos años mayor, en la banda Cólera. Pero el proyecto quedó abortado cuando fue convocado a hacer el servicio militar obligatorio en el Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín. Al volver de la colimba, comenzó a trabajar de plomero con su padre, Vito Nápoli, e insistió con la idea de armar un grupo de rock con los amigos del barrio que durante un tiempo se habían juntado en la esquina de Homero y Eugenio Garzón. "Era plomero porque tenía que ser plomero", dijo Chizzo sobre el comienzo de la banda en una entrevista de 1999. "¿Qué iba a hacer? ¡Tenía que ir a laburar! Entonces tocaba la guitarra como para desenchufarme un poco de eso."

Dilelio le presentó a Gabriel Tete Iglesias, que trabajaba en una fábrica de cables de bujías y tocaba la criolla, pero como era el que menos habilidades tenía con la viola se adueñó del bajo. Faltaba un baterista, y alguien pensó en su hermano, Jorge, dos años mayor, que tenía cierta experiencia y tocaba en el grupo heavy metal Nepal.

Chizzo en uno de los primeros shows de La Renga, que tras su debut en una esquina de Mataderos pasó a tocar en El Galpón del Sur en la zona de Balvanera
Chizzo en uno de los primeros shows de La Renga, que tras su debut en una esquina de Mataderos pasó a tocar en El Galpón del Sur en la zona de Balvanera Crédito: LaRenga.com

La madrugada del 1º de enero de 1989, después de brindar con su familia, Chizzo le pidió prestado el Torino azul al padre y pasó a buscar los instrumentos y equipos por la casa de los hermanos Iglesias. Tanque recuerda siempre la escena: "Vino el Chizzo re loco y me dijo: «Me prestas la batería». Le dije que no, pero a los 10 minutos le dije que sí y estaba tocando con ellos. Ahí se formó La Renga."

Gaby dice que esa noche la idea no fue armar el primer show de La Renga, sino salir a tocar en la vereda para divertirse del mismo modo que muchos vecinos los 31 de diciembre sacaban un equipo de música y se juntaban a bailar. "Recién estábamos empezando", aclara el mánager. "Y Tanque nos había dicho que nos daba una mano con la batería e iba a tocar con nosotros en las fechas que no tocara con Nepal. Dos semanas después tocamos por segunda vez en el Club Larrazábal."

En un principio, formados como cuarteto y sin su actual y característico vozarrón, Chizzo tocaba las bases y cantaba, mientras que Locura se hacía cargo de los solos de guitarra de una banda que, con el paso del tiempo y la partida del guitarrista, dejaría su lado más festivo -expuesto en canciones como "Blues de Bolivia"- para endurecer su sonido.

"Cuando se formó La Renga, no pensamos en hacer un género especifico", contó Tete en una entrevista con el diario Los Andes de 1998. "Pensábamos mucho en la amistad, la unión, sentir algo y defenderlo, defender los derechos humanos. Esas son nuestras banderas."

Continuando el camino que había trazado Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota, el grupo al que habían ido a ver al Teatro Bambalinas y La Esquina del Sol, La Renga estableció desde las primeras presentaciones sus reglas a la hora de armar un show. Bastaron 4 o 5 recitales en pubs para renunciar a tocar en todo tipo de lugares que los obligaran a vender anticipadas. "Nos propusimos que, si teníamos que salir a vender entradas, lo íbamos a hacer para nosotros mismos", dice Gaby. Y buscando lugares alternativos para organizar fechas, encontraron El Galpón del Sur, en Humberto 1º y la avenida Entre Ríos, en el que hicieron base debido a su ubicación cercana al centro de la Ciudad y comenzaron a armar una serie de shows. "En aquella época no había tanta oferta de lugares para tocar y no teníamos la trascendencia para poder llegar a Cemento porque los que venían a vernos eran nuestros amigos que querían divertirse. El que podía pagar una entrada lo hacía y el que no podía, no."

En sus comienzos, La Renga era un cuarteto, con Raúl Locura Dilelio (el primero desde la derecha) como guitarrista
En sus comienzos, La Renga era un cuarteto, con Raúl Locura Dilelio (el primero desde la derecha) como guitarrista Crédito: LaRenga.com

Antes de conseguir el logotipo que sería estampado en miles de remeras, con la idea de hacer conocido el nombre de la banda hicieron un sello de goma que en letra imprenta decía "LA RENGA ROCANROL" y pegaron etiquetas autoadhesivas en el techo de todos los colectivos que pasaban por el barrio. Después vendría la parte de la historia más conocida: el primer casete grabado y fabricado con un bajo presupuesto, Esquivando Charcos; el primer hit, "Voy a bailar a la nave del olvido"; Los Mismos de Siempre multiplicándose por los barrios, el barrio llegando a Obras; un contrato con Polygram que cambiaría las reglas de la industria discográfica; un paso por Stadium; Obras y las canchas de fútbol: Atlanta, Ferro, Huracán, Vélez, Newells y River.

"Casi al mismo tiempo que La Renga aparecieron Bersuit, Los Piojos, Caballeros de la Quema, Todos Tus Muertos, El Otro Yo, Viejas Locas", dice el mánager. "Fue un movimiento de grupos que sucedió también a nivel mundial con bandas como Guns N´ Roses, Nirvana y Parl Jam. El mundo estaba necesitando ese cambio. Fue como un resurgir del rock que, en aquel momento, a mediados de los 80, se había puesto medio pop."

Desde el primer momento hasta hoy, la sala de ensayo se convirtió en el refugio en el que músicos, mánager, encargado de prensa, sonidista, asistentes y todo el staff técnico de amigos –más de 20- que también forman parte de la banda se reúnen a comer asados, zapar y escapar de la rutina. "La esencia en estos 30 años de la banda ha sido siempre la misma", dice Gaby. "Lo que varía es quizás la forma en la que preferís caminar ese lugar. Para nosotros, lo primero son las canciones: la música fue lo que nos trajo y nos llevó a pasear por todos estos lugares."

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.