Gustavo Spinetta: "Es muy lindo que Luis todavía movilice todo ese amor en tanta gente"

Gustavo Spinetta: "Es muy lindo que Luis movilice el amor de tanta gente"
Gustavo Spinetta: "Es muy lindo que Luis movilice el amor de tanta gente" Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza Ana Mombello Camelino
Gabriel Plaza
(0)
23 de enero de 2019  • 10:48

Gustavo Spinetta todavía sigue viviendo en la casa de Arribeños en el Bajo Belgrano, donde su hermano creó sus legendarias bandas Almendra, Pescado Rabioso e Invisible. "Yo siento que está presente acá", dice Gustavo, que vive junto a su hermana Ana, (la de la canción "Ana no duerme") y donde todavía sigue funcionando una sala de ensayo llena de instrumentos donde zapa con su banda Amel. Hoy Luis Alberto Spinetta , cumpliría años. Como parte de esa celebración todos sus amigos músicos, los que tocaron en distintas etapas de su trayectoria, se juntarán para la tercera edición del tributo El Marcapiel, con la dirección musical de Javier Malosetti en el patio del Konex. El evento, a las 19, que en sus ediciones anteriores tuvo entradas agotadas, reunirá a músicos y cantantes como Liliana Herrero, Fabiana Cantilo, Graciela Cosceri, David Lebón y Ricardo Mollo.

"Los homenajes nacen naturalmente del rastro que dejó Luis en la gente. Este tiene un sabor especial porque participan los músicos que tocaron o grabaron con él. Hay una necesidad de los músicos y del público de volver a escuchar esa música. Me parece valioso y legítimo más allá que Luis no está. Es bárbaro todo lo que mueve. El dinero que se recauda va a parar a fundaciones. El año pasado fue para el Garrahan. De alguna manera todo esto trae aparejado un beneficio comunitario como a Luis le hubiera gustado", cuenta Gustavo, que también participará del tributo tocando la batería en "Bajan" y "Cementerio club", dos temas del emblemático disco Artaud, como cuando participó del show despedida de Spinetta y las bandas eternas en el estadio Velez Sarfield.

-¿Qué sensaciones conviven en este día donde volverás a tocar su música y se recuerda su cumpleaños?

-Para mí es un día tan especial que tocar su música me lo hace pasar un poco mejor. Poder estar rodeado de toda esta gente que lo ha querido tanto y haciendo sus canciones es como si estuviera visitando su casa y saludándolo. En los ensayos se vivió un clima de mucho amor y dedicación. Es muy lindo que Luis todavía movilice todo ese amor en tanta gente y de esta manera. Es como que de alguna manera lo defino a Luis como un corazón de una gran inteligencia, un corazón verdadero, que tenía sabiduría y apuntaba bien. Siempre daba en el blanco con todo lo que hacía y cómo se movía en la vida.

-¿Recordás qué atmósfera había cuando grabaste Artaud, uno de los discos claves de su obra?

-Eran las épocas en que vivíamos juntos en la casa de mis viejos. Compartíamos mucho. En parte viví todo el proceso de composición de ese disco. Luis tenía como una fiebre con la creación y estaba todo el tiempo investigando dentro de las músicas y las letras. No paraba, sólo tomaba respiro para comer sino estaba dibujando estaba escribiendo y sino estaba con una guitarra. Esa época es también un momento especial de Luis porque estaba en la primera época de relación con Patricia, la madre de sus hijos, y fruto de todo eso sale este disco. Lo asocio con esa fundación que él hace de su propio hogar. Era un clima de mucho amor y una cosa muy familiar.

-¿Qué imágenes tenés de esas sesiones de grabación?

-El estudio quedaba cerca de mi casa en Bajo Belgrano. Era como ir a grabar a la casa de un vecino. Me acuerdo mucho del momento de tocar y de estar con Emilio del Guercio y con Luis grabando las bases. Usaba el set de batería que usó Rodolfo García el resto del disco. Hicimos un par de tomas y no tuvo tanto ensayo porque con Luis ya habíamos pasado los temas en casa. Una cosa que me acuerdo es que el técnico tenía problemas con mi forma de tocar porque era inexperto. En "Cementerio Club" había algo que no le rendía técnicamente, pero al final quedó un sonido que garpa y tiene ese sabor especial. Yo digo que fue gracias a que yo no tocaba bien la batería.

-¿Cómo era su relación de hermanos, siendo que Luis era mayor?

-Estar con Luis era siempre muy lindo, siempre aparecía con novedades. Para mí era un imán. Estaba pegado a él disfrutando todo lo que hacía. Yo me la pasaba como perrito faldero detrás de lo que hacía. Era cuatro años menor y en cierta edades es una diferencia importante. Era muy pendejo, pero a él le gustaba que participara de sus cosas. Me acuerdo de unas sesiones de Luis en Pescado Rabioso. Yo iba con un amigo o una amiga y me metía detrás de la consola. Era un viaje escuchar el sonido de ese grupo.

Luis Alberto Spinetta y las Bandas Eternas
Luis Alberto Spinetta y las Bandas Eternas Fuente: Archivo - Crédito: Soledad Aznarez

-Fue Luis quien te regaló tu primero instrumento...

-Sí, me regaló un bajo Faim que compramos en una casa de música del centro. Me encantaba el sonido del bajo. Luis me tiraba las bases de "All my love" de Los Beatles o por ahí me hacía sonar en el oído los bajos cantados por él. Eso me duró un tiempo hasta que empecé a ver todos los instrumentos que tenía Luis en la sala de ensayo de Arribeños. Un día nos pusimos a zapar un blues juntos y ya no me quise bajar más de la batería.

-¿Seguís escuchando su música cotidianamente?

-Totalmente. De alguna manera en las redes sociales siempre aparece algo, siempre hay un motivo para escucharlo sino busco y lo pongo. Luis está siempre presente. Ayer estábamos charlando con Rodolfo García que tengo que investigar un tema de Luis inédito llamado tributo al Che Guevara. Queremos ponernos en campaña para conseguir la letra que debe estar escrita y guardada en algún arcón de la casa que tenía mi vieja. Un día lo vamos a revisar a ver si encontramos un rastro.

-¿Todavía hay mucho material del Flaco inédito?

-Hay de todo. Debe haber unas grabaciones increíbles. Por ejemplo, Mariano López el técnico que grabó todos sus últimos discos tiene unas maravillas grabadas. También grababa los shows. Ha sabido conservar todo eso tan importante de Luis. Mucha de esa data se grabó en cintas y Mariano se tomo el trabajo de limpiarlas y eso lo tiene todo guardadito esperando a ver si alguien quiere hacer algo con eso.

-Que sigas viviendo en Arribeños debe mantener todos los recuerdos muy frescos...

-Tengo los instrumentos y sigue siendo una sala ensayo, como cuando Luis empezó con Almendra y siguió acá hasta el primer disco de Invisible. Es el lugar oficial de mi banda Amel con la que estamos largando un tercer disco. En esta casa nos seguimos juntando a zapar. Es como que no ha cambiando la cosa. No está Luis, no está mi viejo, pero estoy con Ana mi hermana, así que de alguna manera estamos en familia. Luis esta vivo acá.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.