srcset

Amores sin ficción

Ellen DeGeneres y Portia De Rossi: un amor que brilla frente a cámara

Malen Lesser
(0)
8 de mayo de 2019  • 00:21

La comediante, productora, actriz y conductora Ellen DeGeneres revolucionó la televisión estadounidense cuando salió del closet e hizo que el personaje que interpretaba en una sitcom de éxito, Ellen, la acompañara desde la ficción. Ese fue un gran paso para ella, pero también para muchos otros hombres y mujeres que no se atrevían a salir de las sombras por miedo al rechazo.

Así, la locuaz y ocurrente DeGeneres, mundialmente famosa por su chispa, rapidez y por la inmediata empatía que genera en sus entrevistas, comenzó a escribir frente a cámaras su propia historia de amor.

Episodio 1

Todo comenzó en abril de 1997, cuando Ellen decidió que su personaje en la serie que arrasaba con las audiencias confesaría que era gay. La cadena ABC no estuvo de acuerdo con su idea, e intentaron disuadirla diciéndole "que se compre un cachorro". Pero la rubia ya estaba completamente convencida: ella iba a salir del closet públicamente, y su personaje también lo haría.

La tapa de la revista Time de abril de 1997
La tapa de la revista Time de abril de 1997 Fuente: Archivo

Dirigida, producida, escrita y protagonizada por ella misma, su voz y voto tenía un peso inequívoco en Ellen, y con un episodio llamado "El cachorro", su personaje se sinceró. A su vez, ella salió en la portada de la revista Time, con una entrevista cuyo titular anunciaba: "Yep, I'm gay". Pronto, se sumaron sus declaraciones en el programa de Oprah Winfrey, donde se encargó de dar a conocer sus ganas de ser quién era también en alfombras rojas y entrevistas. DeGeneres ya no quería ocultarse nunca más.

El público se reencontraba así con una Ellen renovada y sonriente, dispuesta a vivir en plenitud una vida personal que tenía mucho de vida pública por su status de celebridad. Aunque, por supuesto, su salida del closet causó gran revuelo: no hubo medio de comunicación que se no se hiciera eco de sus dichos.

Episodio 2

Si bien todo el mundo habló de ella, después de su sinceramiento le costó un poco volver a encontrarse con un público que la aceptara, pero ella, firme, siguió su camino buscando los trabajos que la representarán. Y en esa senda se volvió la anfitriona más querida de la televisión con The Ellen DeGeneres Show. Su carisma, talento y calidez consolidaron el ADN del envío, que hizo un poco de lado a la actriz. Pero hasta ese momento, su vida amorosa aún tambaleaba.

Anne Heche junto a Ellen y su madre, Betty, durante la ceremonia de los premios Emmy 1997
Anne Heche junto a Ellen y su madre, Betty, durante la ceremonia de los premios Emmy 1997 Fuente: Archivo

DeGeneres mantuvo una relación de casi tres años con la actriz Anne Heche, quien le rompió el corazón. Luego de muchos momentos felices y de haberse convertido en una de las parejas más solicitadas en las alfombras rojas de Hollywood, el vínculo se disolvió sin mayores explicaciones.

Heche se casó meses después con el camarógrafo Coley Laffoon -a quien, justamente, conoció a través de DeGeneres-, al tiempo que Ellen inició una relación con la actriz y fotógrafa Alexandra Hedison. Sin embargo, ese romance tampoco llegaría a buen puerto.

El flechazo

La vida debía continuar para Ellen, que no se detenía en su ascenso al estrellato y era, ya para entonces, una de las figuras más queridas del ambiente. Pero el amor estaba a la vuelta de la esquina, el día que su camino se cruzó con el de Portia De Rossi, durante una entrega de premios. Fue en el auditorio Shrine, en Los Angeles, el 1 de diciembre de 2004, y sus vidas ya nunca serían las mismas.

Portia estaba en una relación con la escritora y cineasta Francesca Gregorini cuando conoció a Ellen. En realidad, la había visto antes, en el 2000, en un evento social. "Realmente nunca dejé de pensar en ella, porque simplemente no he sentido ese tipo de energía con nadie en la vida", contó DeGeneres sobre ese primer flechazo.

Se volvieron a cruzar en una sesión de fotos, donde Ellen consiguió dejar a Portia "sin aliento", según confirmaría De Rossi tiempo después. Por eso, en el encuentro definitivo que tuvo al Shrine como escenario, no pudieron ni quisieron escaparle a su destino: tan sólo un año después, ya estaban conviviendo.

Ellen y Portia comparten su amor por los animales y son reconocidas activistas del colectivo LGBT
Ellen y Portia comparten su amor por los animales y son reconocidas activistas del colectivo LGBT Fuente: Archivo

La australiana De Rossi había estado casada antes con el documentalista y cineasta Mel Metcalfe, desde 1996 hasta 1999. Luego tuvo varias relaciones con mujeres, hasta que conoció a su gran amor. Según contó ella misma, no le fue fácil atravesar el proceso de aceptación de su sexualidad.

Además de amarse profundamente, Ellen y Portia comparten su activismo: es de público conocimiento que tienen tres gatos rescatados, tres perros y también caballos, ya que Rossi es aficionada a la equitación. Ambas se saben referentes del colectivo LGBT, y por eso no dudan en ponerle el cuerpo a la lucha y los reclamos por mayores derechos cada vez que lo consideran necesario.

Por lo que han declarado en diversas oportunidades, ambas están de acuerdo en que no quieren tener hijos, aunque el rumor de que están dispuestas a ampliar su familia con un bebé suele rondarlas una y otra vez. Por el momento, esa no es una opción para ellas.

Hacia fines de 2005, DeGeneres le dijo a la revista People: "Es la primera vez que sé con cada parte de mi ser que estoy con alguien por el resto de mi vida".

Final feliz

La pareja contrajo matrimonio en agosto de 2008
La pareja contrajo matrimonio en agosto de 2008 Fuente: Archivo

Durante la gestión del presidente Barak Obama se legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo en Estados Unidos, y sin dudarlo, Ellen le pidió casamiento a Portia, obsequiándole un anillo de 3 quilates. Se casaron el 16 de agosto de 2008 en su finca de Beverly Hills. Los atuendos fueron en blanco y rosa, estuvieron acompañadas por la madre de la conductora, Betty, y por apenas 19 invitados. Poco después, se las vio al aire más que enamoradas, declarando ante las cámaras que había sido el día más feliz de sus vidas.

Cuando terminó la presidencia de Obama, la conductora le agradeció al aire por haberle cambiado la vida a ella y a muchas personas con esta modificación legal.

Tras diez años de feliz matrimonio la pareja es considerada una de las más estables en Hollywood: ambas actrices se apoyan en sus carreras y expresan su amor tanto en público como en redes sociales. Por supuesto, los rumores del ambiente siempre están a la orden del día, pero Ellen suele enfrentarlos frente a cámara hablando de lo mucho que ama a su compañera y bromeando a su estilo, como es costumbre. En 2014, por ejemplo, le dijo a People: "La verdad es que, y esto es cursi, me enamoro más de Portia todo el tiempo. Me sorprende todo el tiempo. Es lo que cualquier persona experimenta cuando encuentras a esa persona que te atiende, quiere cuidarte, quiere lo mejor para ti. Tenemos mucha suerte porque sabemos lo raro que es".

Ellen y Portia, en una de sus tantas apariciones públicas
Ellen y Portia, en una de sus tantas apariciones públicas Fuente: Archivo

En 2016, ante otra ola de rumores de separación y problemas entre ellas, DeGeneres aseguró: "No puedo imaginar no estar casada. Tengo a mi mejor amiga, la persona con la que quiero pasar más tiempo que nadie en el mundo ". Para su noveno aniversario, Ellen escribió en Instagram, junto a una de sus fotos de la boda: "Ser su esposa es lo mejor que soy". Toda una declaración de amor, de las muchísimas que se profesan una a la otra.

Portia también hace lo suyo: en el cumpleaños 60 de Ellen, la sorprendió al aire regalándole una fundación con santuario para la conservación de la vida salvaje. Las sonrisas abrieron así camino a las lágrimas, en un momento de profunda emoción.

De esta manera, DeGeneres se encuentra en un eterno romance con su pareja y continúa con sus éxitos laborales. Aunque sigue firme con su show, los rumores indican que podría dejarlo en 2020, aconsejada por su mujer, que dice que Ellen "no para" y que, lejos de la televisión, se abrirían otros caminos creativos para ella.

Los proyectos comerciales que tiene la afamada conductora incluyen a EllenShop con líneas de indumentaria para hombres, mujeres y niños, su fundación The Ellen Fund para la conservación de especies, una plataforma de contenidos audiovisuales digitales y hasta un par de apps y juegos con su sello. Todo indica que, para esta dupla, el cielo es el límite.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.