Las joyas más increíbles con las que príncipes y reyes sellaron sus romances

Regalos de amor reales. En la foto, Máxima de Holanda luce su anillo con un diamante naranja que le regaló el rey Guillermo Alejandro para honrar sus raíces como heredero de la casa de los Orange.
Regalos de amor reales. En la foto, Máxima de Holanda luce su anillo con un diamante naranja que le regaló el rey Guillermo Alejandro para honrar sus raíces como heredero de la casa de los Orange.
(0)
5 de abril de 2019  • 17:03

Piedras soleadas

La reina con otra de las piezas que le obsequió el rey Guillermo Alejandro de Holanda con citrinos naranjas y topacios
La reina con otra de las piezas que le obsequió el rey Guillermo Alejandro de Holanda con citrinos naranjas y topacios

Cuando Guillermo Alejandro de Holanda le pidió la mano a la carismática economista argentina, lo planeó todo a la perfección, desde hacerlo mientras patinaban sobre hielo en un lago congelado, hasta el anillo, hecho con extraño diamante naranja para honrar sus raíces como heredero de la casa de los Orange. Desde entonces le regaló a la actual reina varias piezas con citrinos naranjas y topacios, tal como el anillo que le dio cuando nació una de sus tres hijas.

Duquesas deslumbrantes

Los duques de Sussex minutos después de haberse convertido en marido y mujer. Meghan saluda a todos los presentes con un anillo elaborado en oro galés
Los duques de Sussex minutos después de haberse convertido en marido y mujer. Meghan saluda a todos los presentes con un anillo elaborado en oro galés

Kate Middleton luciendo el anillo que le regaló el príncipe William para el nacimiento del príncipe Louis
Kate Middleton luciendo el anillo que le regaló el príncipe William para el nacimiento del príncipe Louis Fuente: AFP

Si hablamos de romance, el príncipe Harry y Meghan son la pareja "de póster". Y desde su boda real, el joyero de la ex estrella de televisión se completó con varias piezas de Cartier -Meghan tiene dos pares de aros y un brazalete que forman parte de su "trousseau"-. De los regalos que recibió de Harry con motivo de su casamiento, su preferido es el anillo de aguamarina con corte de esmeralda diseñado por Asprey, que tiene un valor incalculable, ya que perteneció a su adorada madre, Diana. Por supuesto, la joya más preciada e icónica de Diana es su anillo de compromiso, que hoy luce en manos de su otra nuera, Kate. Como complemento, el príncipe William le regaló a la duquesa de Cambridge un reloj Cartier Ballon Bleu, con agujas azules. Según se dice, para el nacimiento del príncipe Louis, el heredero de la corona británica le obsequió a su mujer un anillo con un citrino, una piedra que, dicen, representa la nueva vida.

Belleza oceánica

El príncipe Alberto le regaló a su mujer la maravillosa suite Océano creada especialmente para ella.
El príncipe Alberto le regaló a su mujer la maravillosa suite Océano creada especialmente para ella. Crédito: getty

Cuando el príncipe Alberto de Mónaco se casó con la nadadora olímpica Charlene Wittstock, su novia deslumbró con tres impresionantes piezas de joyería que él había creado especialmente para ella inspirándose en su carrera y en el mar que la rodea. El set de diamante y zafiro Ocean fue creado por Van Cleef y Arpels, joyeros de la corte desde los días de la madre de Alberto, la princesa Grace. Formado para que se asemeje a la cresta de las olas, cuenta con un collar que se puede usar como una tiara a juego con un par de aros. La víspera de su casamiento, Charlene llevó un collar de oro rosa con 1,237 diamantes engastados y seis perlas grandes (abajo a la derecha), hechas a mano por Nagib Tabbah de Tabbah Jewellery. Y durante la recepción de la noche, sus trenzas rubias brillaban con la tiara Baumer Aigrette de Lorenz Baumer, con once tallos largos y finos de diamantes, combinados con oro blanco, que terminan cada uno con un diamante con forma de pera para imitar la espuma de mar.

Perlas perfectas

Rainiero eligió a Van Cleef and Arpels para diseñar la suite de perlas que le regaló a Grace con motivo de su boda
Rainiero eligió a Van Cleef and Arpels para diseñar la suite de perlas que le regaló a Grace con motivo de su boda Crédito: getty

Grace con el collar de diamantes curvo estilo festón de Cartier
Grace con el collar de diamantes curvo estilo festón de Cartier Crédito: getty

Como corresponde a una mujer que fue una princesa y una estrella de cine a la vez, la glamorosa suegra de Charlene, Grace Kelly, recibió exquisitos regalos de parte del padre de Alberto, Rainiero de Mónaco. Para su boda le entregó una suite de perla y diamante de Van Cleef y Arpels que comprende collar, aros y anillo, y con la que añadió un toque elegante a los trajes que lució a lo largo de su matrimonio. "Elijo las perlas tanto en la pantalla como en mi vida privada", dijo alguna vez el ícono de estilo.

Toque personal

La reina Isabel con el broche de oro, rubí y diamante tallado que le regaló el duque de Edimburgo
La reina Isabel con el broche de oro, rubí y diamante tallado que le regaló el duque de Edimburgo Crédito: cover

No es fácil dar un regalo a alguien que tiene las joyas de la Corona de un reino a su disposición, por eso el marido de la reina Isabel , el príncipe Felipe, optó por piezas sentimentales llenas de significado familiar. En su compromiso, usó piedras de la tiara de su madre para crear un anillo con un solitario de tres quilates con cinco diamantes más pequeños a cada lado y un brazalete de diamantes (a la izquierda, en la muñeca derecha de la Reina), ambos diseñados con la ayuda del joyero Philip Antrobus. A Kate le permitieron usar el brazalete en un banquete en el Palacio de Buckingham en 2015. Otro regalo muy querido del duque de Edimburgo es un broche de oro, rubí y diamante tallado que le entregó a la monarca en 1966, y que lo usó en el retrato del 70o aniversario de la pareja.

Mujer de diamante

Su Alteza Aga Khan IV con su mujer Sally Croker-Poole
Su Alteza Aga Khan IV con su mujer Sally Croker-Poole

Cuando su Alteza Karim Aga Khan IV se casó con la modelo británico Sally Croker-Poole, le otorgó el título Begum Salimah Aga Khan y fabulosas joyas también. Como el líder espiritual de 15 millones de musulmanes ismailíes y con una fortuna estimada de 800 millones de dólares podía permitírselo. Cuando el matrimonio se rompió después de 25 años en 1995, Salimah vendió su colección de joyas en una subasta por alrededor de 8 millones, incluido el "Begum Blue", un diamante azul en forma de corazón de 13,78 quilates que forma la pieza central de un impresionante collar de 41 diamantes más pequeños en forma de corazón.

En 1995 Begum Salimah vendió sus joyas en una subasta por 8 millones.
En 1995 Begum Salimah vendió sus joyas en una subasta por 8 millones.

El lenguaje del amor

Camilla con el collar de diamantes de la serpiente, compuesto por un topacio rosa y un collar de perlas
Camilla con el collar de diamantes de la serpiente, compuesto por un topacio rosa y un collar de perlas Crédito: cover

Para explicar cuánto ama a su mujer, el príncipe Carlos lo dice con diamantes... y perlas y topacios. Fuentes reales revelan que está "siempre" comprando joyas para Camilla: las piezas más destacadas son el Collar de Diamantes de la Serpiente, un topacio rosa y un collar de perlas, cuyo cierre central supuestamente perteneció a su bisabuela Alice Keppel, quien fuera amante del antepasado de Carlos, el rey Eduardo VII. No es de extrañar, entonces, la afirmación del fotógrafo real Alex Lubomirski: "Sentís que son una joven pareja enamorada".

Reina de su corazón

Eduado VIII y su mujer Wallis Simpson
Eduado VIII y su mujer Wallis Simpson Fuente: AP

Incapaz de otorgar una corona a la mujer que amaba, Eduardo VIII pasó el resto de su vida tratando de compensarla con joyas que llamaran su atención. A lo largo de su matrimonio con Wallis Simpson -la estadounidense divorciada dos veces por quien abdicó el trono británico-, el duque de Windsor demostró su amor con un conjunto de joyas de Cartier, Harry Winston y Van Cleef & Arpels. Para mostrar sus pulseras, Wallis insistió en llevar las mangas de los vestidos más cortas. E hizo todo un statement cuando llevó un opulento collar "babero" de amatista de Cartier, con una gran piedra en forma de corazón, a una gala en Versalles, en 1953. Tenía, además, un collar de diamantes y esmeraldas hecho por Cartier en 1960 con cinco esmeraldas en forma de pera, que van desde 5,8 a 14,6 quilates, rodeado de diamantes. Eduardo le dio más piezas personales, como una pulsera con nueve pequeñas cruces enjoyadas representando momentos significativos en su relación, que llevaba en el día de su boda. La elegante Wallis también marcaba tendencia con joyas de animales extravagantes: los grandes felinos eran sus favoritos, pero también tenía un llamativo broche de diamantes de flamencos, con rubíes, zafiros y esmeraldas.

Un collar babero de amatista de Cartier, con una gran piedra en forma de corazón, que Wallis llevó a una gala en Versalles, en 1953
Un collar babero de amatista de Cartier, con una gran piedra en forma de corazón, que Wallis llevó a una gala en Versalles, en 1953

Distintas piezas que encargó Walls a Cartier: anteojos haciendo juego con la pulsera de pantera, un broche con forma de flamenco y una pulsera con cruces que conmemoran momentos importantes de la pareja.
Distintas piezas que encargó Walls a Cartier: anteojos haciendo juego con la pulsera de pantera, un broche con forma de flamenco y una pulsera con cruces que conmemoran momentos importantes de la pareja.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.