La emoción de María Julia Oliván durante el primer día de clase de su hijo: "Ser distinto puede ser muy poético e inspirador"

La periodista María Julia Oliván
La periodista María Julia Oliván Crédito: Instagram
(0)
7 de marzo de 2019  • 20:04

Hoy fue un día especial en la vida de María Julia Oliván . Como cualquier madre que asiste al primer día de clase de su hijo, filmó los momentos de la bienvenida al jardín del pequeño Antonio, de 3 años, y los compartió feliz a través de sus redes sociales. Pero la emoción que la invadió en este día no fue por el comienzo de una nueva etapa, sino por una inesperada reacción que el niño tuvo en frente al público y sería un buen signo de recuperación.

Según relató hace poco la periodista, el hijo que tiene con su marido Ariel Straccia presenta "un trastorno en el lenguaje que lo involucraría dentro de la condición del espectro de autista". La expanelista de Intratables se encuentra abocada de lleno al cuidado del niño, por lo que dejó el programa de América en noviembre del año pasado. Pero la crianza de Antonio también depende de una acompañante directa que lo asista en las clases.

La reacción de su hijo que emocionó a María Julia Olivan

01:00
Video

"Hoy Antonio arrancó sala de tres con acompañante. Cuando el colegio me dijo que la necesitaba no fue fácil.. me dolió entenderlo pero ahora sé que es lo mejor para su continuo avance", escribió Oliván en Instagram. "Hoy, por el inicio de clases hubo un show. La que habla de fondo es Pili, la bella amiga de Tony que ama sus rulos. '¿Por qué Antonio riega las plantas, por qué no está sentado?', preguntó con lucidez. Yo, nerviosa, lo miraba y lo grababa.. 'Es largo de explicar', le dije a Pili", continuó el texto.

Y luego reflexionó: "Mi nene no le estaba prestando atención a la historia de la música que planteaban los payasos, mi hijo no permanecía como los demás toda la hora sentado siguiendo las consignas. Pero, ¿saben qué? Además de payasos y música, en el fondo del telón había unas plantitas que él supuso que eran de verdad. Y a las plantas se las riega para que crezcan fuertes y hermosas. Como a los hijos, ¿no?".

María Julia Oliván compartió el progreso de su hijo
María Julia Oliván compartió el progreso de su hijo

La periodistam, entonces, concluyó: "Así que mientras los amiguitos disfrutaban, él se quedó en el frente viendo dónde sentirse cómodo en la búsqueda constante de su espacio y de su tiempo. Que es diferente al de los demás. Vio la planta y la regó. En medio del cansancio y el abatimiento de las terapias y de explicar mil veces cómo es mi hijo, Antonio me tapó la boca. Alimentó mi esperanza como a la planta rosa, ésa que estaba debajo del teatro de títeres. Y me recordó que ser distinto puede ser muy poético e inspirador".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.