Ana Rosenfeld dijo que se sintió "usada" por Juan Darthés y que se sentaría a tomar un café con Thelma Fardin

La abogada Ana Rosenfeld
La abogada Ana Rosenfeld Fuente: Archivo
(0)
1 de diciembre de 2019  • 02:36

En los últimos días, la carrera profesional de Ana Rosenfeld sufrió un duro revés: le suspendieron su matrícula profesional, por considerar que había violado el secreto profesional luego de renunciar a la defensa de Juan Darthés. Ella trabajaba con el actor por las denuncias públicas realizadas por Calu Rivero sobre conductas impropias por parte de quien fue su compañero de elenco. En el ciclo Podemos Hablar, la abogada habló con Andy Kusnetzoff sobre su situación profesional, y lo que significó para ella defender a Darthés.

Al momento de pasar por el semáforo, la abogada recibió luz roja y entonces declaró: "Voy a apelar la medida y voy a llegar hasta las últimas consecuencias. Hay Rosenfeld para rato". Más adelante, y en el segmento El fuego sagrado, en el que los invitados simbólicamente eligen qué dejar atrás, Rosenfeld expresó: "Yo quiero dejar atrás el 10 de diciembre del año pasado, fecha en la que me enteré por el periodismo, que una persona a la que yo defendía con todo ahínco y cuya camiseta de alguna manera me había puesto, iba a ser denunciada por un terrible y gravísimo hecho como ser el abuso de una menor de edad. Con Juan Darthés tomé la decisión, y no me arrepiento, de haber dado un paso al costado, de haber renunciado a su defensa con toda la convicción de que mis principios éticos y morales estaban por encima de todo. Fui sancionada injustamente por un tribunal de disciplina que consideró que yo violé un secreto profesional, que no violé porque nunca conté para nada lo que el señor Darthés me dijo en ese momento. Pero fue un día muy triste, porque a partir de ahí fui una mujer juzgada, primero porque asumí su defensa y luego, por haberlo dejado".

Más adelante, y sentados en el living del programa, Andy volvió a consultarle a la abogada sobre el momento en el que renunció a defender a Darthés, y cómo reflexiona sobre esa situación a casi un año de distancia. Muy franco, Kusnetzoff le dijo la molestia que le significó ver a una profesional que siempre defendió a mujeres tomar a Darthés como cliente en el caso contra Calu. Sobre eso, Ana respondió: "Lo que decís es muy cierto y ocasionó un revuelo asumir la defensa de Juan. Cuando asumí su defensa, obviamente lo hice con una convicción absoluta, y con las pruebas que me había traído, de que a Juan lo habían puesto en un lugar bastante equivocado, y que él tenía que salir a defenderse. Vuelvo a decir lo que estoy diciendo últimamente, él era el que demandaba, por lo tanto una persona que va a hacer una demanda de semejante magnitud, obviamente tiene que estar muy convencido y muy seguro de que no tiene nada en el placard".

En ese momento, Andy la interrumpió y le preguntó de manera directa: "¿Te equivocaste?", y ella expresó: "Me hicieron equivocar. Me confundieron, y hasta incluso sigo sosteniendo que fui usada. Porque sabiendo que defiendo a las mujeres, ponerme en el lugar de defender a un hombre, implicaba que el 80% del público que me estaba escuchando, me iba a creer a mí. Entonces vuelvo a decir: yo siento que usaron mi persona porque sabían que Ana Rosenfeld mujer, defendiendo a un hombre, iba a ser creíble".

Thelma Fardin contó que el actor abusó sexualmente de ella en 2009, durante una gira teatral del programa televisivo Patito Feo Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Thelma Fardin contó que el actor abusó sexualmente de ella en 2009, durante una gira teatral del programa televisivo Patito Feo Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Al momento de hacer un balance sobre el caso de Thelma Fardin, Rosenfeld reconoció: "Yo creo que le debo una disculpa a determinadas mujeres que confiaron en mí, y a partir de lo que yo hice defendiendo al señor Darthés, pudieron haber pensado que yo había cambiado el eje de mi discurso. Mi discurso es uno y yo no lo voy a cambiar nunca. Yo sigo defendiendo a la mujer y entiendo hoy que a la víctima hay que creerle, más allá de que a veces no hay pruebas por el paso del tiempo. Estoy absolutamente dañada en mi fuero íntimo como mujer, por mis principios, por mi ética, por mi moral, por las cosas que toda mi vida defendí en que esta persona no me haya contado que podía existir una denuncia de semejante magnitud".

Por último, y cuando le preguntaron si se sentaría a tomar un café con Calu, ella dijo: "Creo que me sentaría con Thelma, porque en definitiva el desafío vino a partir de su situación".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.