Bienvenidos a bordo: un taxista demostró cómo Guido Kaczka de chico se aprovechaba de su fama

Crédito: Gentileza eltrece
(0)
14 de julio de 2020  • 01:01

Ya se ha dicho en numerosas ocasiones que Bienvenidos a bordo es un programa "sin red". A la improvisación que aporta Guido Kaczka en la conducción se suma un plantel de famosos cada vez menos rotativo. Personajes recurrentes, como es el caso de Hernán Drago, generan en las sucesivas entregas una complicidad con el público que lleva el entretenimiento a otro nivel.

El mismo fenómeno comenzó a verse en los taxistas que participan por algunos de los premios. Al ofrecerles Guido una posibilidad de lucirse, más allá de lo más o menos exitosa que sean sus performances en cada desafío, los concursantes se animan cada noche a más. Y, como es de esperarse, tienen a Kaczka como blanco.

Bienvenidos a bordo: un taxista demostró cómo Guido Kaczka de chico se aprovechaba de su fama - Fuente: El Trece

02:16
Video

Alexander Maximiliano llegó de la calle desafiante: "Soy de Villa Luro, ¿te suena?", le dijo al conductor, sabiendo que este había vivido ahí. Inmediatamente después le entregó de regalo una camiseta de Amigos de Villa Luro, que le mandaba Claudio "El Negro" Scalise. Pero faltaba una sorpresa más, la más comprometedora: "Un audio del Negro que cuenta una anécdota con vos", le dijo el participante.

Dudas, miedo, incertidumbre, distintas emociones que pasaron por la cara del conductor en una fracción de segundo. Finalmente se animó y dijo: "A ver.". El taxista puso play y se pudo escuchar: "¿Te acordás cuando existían los videojuegos, los flippers a los que tanto vos como yo íbamos siempre a jugar unos pesos? Bueno, una vez estaba jugando mi amigo Marcelo y vos le dijiste casi imperativamente: 'Dejame jugar'. Marcelo te contestó: '¿Quién sos?'. Y vos con una sonrisa muy canchera le dijiste: 'Soy Quique, de Clave de sol'. Y yo para adentro pensé: ¿Este a quién se comió?".

Las risas de todos los invitados al programa cerró el momento, mientras Guido se empeñaba en repetir una y otra vez que eso no había pasado. Pero nadie le creyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.