Divina Comida: qué se regalaron los cinco famosos en un original "amigo invisible"

A pesar de no pertenecer a "la generación que lee libros", Karina Jelinek se alegró con el regalo que le hizo Mariano Peluffo
A pesar de no pertenecer a "la generación que lee libros", Karina Jelinek se alegró con el regalo que le hizo Mariano Peluffo Crédito: Prensa Telefe
(0)
14 de febrero de 2020  • 01:22

Luego de la tensa cena del miércoles, en la que Karina Jelinek y Silvina Luna sacaron viejos trapitos al sol, llegó el momento en el que los cinco comensales se vieron nuevamente las caras. Esta vez, el anfitrión de Divina Comida fue Mariano Peluffo, quien debió esmerarse para competir con su antecesor, el periodista Fernando Carlos.

Como entrada, el conductor eligió "A pedir del conejo", un original budín de zanahoria con ajo, queso rallado y huevo. Lo acompañó con una ensalada de rúcula, peras, nueces y queso, con salsa de miel y aceite de oliva.El plato principal, llamado "Enderezá la torre", elegido por el conductor de Como todo fue original: una pizza sin salsa de tomate ni muzzarella. Y para el postre, panqueques de dulce de leche, frutos rojos y helado de crema americana.

Pero, además de degustar las distintas propuestas de Peluffo, los cinco comensales vivieron un momento especial, y original para lo que va del ciclo: recibieron los regalos del improvisado "amigo invisible" propuesto días antes por el conductor.

Justamente fue él el primero en abrir su presente, realizado por Carlos: unas pelotas de goma que lo llevaron directo a su infancia. El segundo fue Gabriel Schultz, quien recibió una planta de manos de Luna. "Me gusta sensibilizarlo a Gaby, por eso le traje una plantita para que cuide", expresó la actriz. Silvina, en tanto, recibió un adorno de la India, elegido pro Schultz mientras que Jelinek le obsequió al periodista deportivo una radio portátil vintage.

Para el final quedó el obsequio de Karina, realizado por el dueño de casa: un libro de coctelería. "Me encanta ese libro. Lo voy a leer todo, todo, todo entero", se entusiasmó la agasajada.

Sin embargo, minutos después, al hacer un repaso de las frases que se transformaron en un sello propio, terminó contradiciéndose: "Lo dejo a tu criterio", "Las chilenas son casi latinas" y "No soy de la generación que lee libros".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.