El reencuentro más esperado: Aníbal Pachano y Graciela Alfano hicieron llorar a todos

Tras el duro enfrentamiento que vivieron en el marco del "Bailando por un sueño 2010", el coreógrafo y la actriz se cruzaron en el estudio de Los ángeles de la mañana
Tras el duro enfrentamiento que vivieron en el marco del "Bailando por un sueño 2010", el coreógrafo y la actriz se cruzaron en el estudio de Los ángeles de la mañana Fuente: Archivo - Crédito: Captura de TV
(0)
22 de mayo de 2019  • 14:22

Durante años, Graciela Alfano y Aníbal Pachano fueron grandes amigos. Pero en 2010, cuando ambos eran jurados de "Bailando por un sueño", tuvieron varios enfrentamientos violentos que los pararon en veredas opuestas, y que alcanzó su punto límite cuando, en medio de una discusión, ella lo golpeó y le arrojó un vaso de agua frente a cámaras. Hoy, casi una década después, llegó el momento de sentarse cara a cara -en un estudio de televisión- y limar algunas asperezas.

Fue Alfano quien hizo el primer acercamiento desde su flamante rol de panelista en Los ángeles de la mañana, cuando le dijo a la hija del actor, Sofía Pachano, que cada vez que la veía recordaba momentos felices de su niñez, cuando ambas familias eran íntimas.

Pero invitado al programa, fue el jurado del BAR el que quiso dedicarle unas palabras a su ex amiga. "No me merecía lo que me dijiste porque soy un hombre íntegro, un buen amigo y no me meto con el trabajo de nadie. Yo me cargo mis propias mochilas, llegué a este estadío de mi enfermedad para hacer este aprendizaje", expresó.

"Hay cosas que no perdono, puedo disculparla pero me parece que fue de una traición y yo soy un tipo muy derecho. Sí puedo ver los errores de cada uno y puedo aceptar, y cuando me veo en esas situaciones me detesto, no me gusta nada verme. Era un enojo enorme, que nunca terminaba y crecía, y tenia que defenderme. Empecé a frenar cuando volví de un viaje a Paraguay en el que conocí a una chamana que me dijo: 'Sacate eso, no podés besar, no podés abrazar y hasta que no despegues de la situación no vas a sanar'. Y me quedé con eso, porque yo soy muy de abrazar y lo estaba perdiendo", aseguró el coreógrafo visiblemente emocionado.

"¿Podés abrazarla a Graciela hoy?", quiso saber De Brito. El coreógrafo fue contundente: "La puedo saludar, he estado con ella en diferentes situaciones y la saludé. Evité cruzarme con ella en varios trabajos. Hoy nos saludamos. Ahora puedo compartir un set, un trabajo, porque no me afecta. Cuando la escucho contar que venía a mi casa, que tomaba sopa, o que entraba en pelotas envuelta con una bandera a un restaurante porque estaba re loca y era lo más divertido que hacia, me dolió, porque si hubierámos frenado se podría haber encontrado un juego más divertido para todos".

Dolido, Pachano reconoció que la actriz le fraguó la felicidad de su debut en la televisión. "Era la primera vez que entraba a la televisión y siento que me lo arruinó y ella sabía lo importante que era para mí. Hoy siento que para sanarme, la palabra es 'disculpas'. Me hubiera gustado que no sea en un contexto televisivo, existieron muchos años para llamar por teléfono. Y no lo hizo", disparó mientras la actriz se deshacía en lágrimas.

La respuesta de Alfano

"Sus palabras fueron perfectas. Yo siento que lo traicioné. Logré perdonarme a mi misma pero escuchando y viendo lo que hice. Mirarse a uno mismo es una obligación moral en esta vida, por eso le agradezco a Aníbal que no me lo haya perdonado. Si me lo hubieras perdonado, me hubiera pasado como siempre que por hacerme la graciosa me paso y lastimo amigos", se apuró en contestar Alfano y reveló qué es lo que más añora del vínculo que los unía. "Lo extraño como amigo, las charlas de arquitectura, de la vida. Los consejos de Ana Sans -la expareja de Pachano- para ser jurado, ella me coacheó cuando les conté que arrancaba en el programa. Eso extraño, a una familia, que es algo que no tuve nunca", señaló la actriz.

"Me reprocho haber sido dura, no haberlo visto. Si no te llamé fue porque no pude, no tuve madre ni padre que me puedan enseñar esto. Me emociona porque estoy viendo lo mejor de mi. No sirve matarme, sirve aprender que nunca más, y en diez años he aprendido, sobre todo a escuchar lo que le pasó a otro. Vos me hablabas de algo que te estaba pasando en tu vida -su diagnóstico de HIV positivo- y yo seguía parada en mi burbuja de vida", reconoció ella, atravesada por la emoción.

"Yo estoy en una reversión de mi enfermedad. Me estoy tomando el tiempo de que se disculpen y yo pueda pedir perdón. Que nos escuchemos", contó él sobre la fase que está atravesando en su doble lucha contra el HIV y el cáncer. "Pero el encuentro es privado, sino no funciona. No quiero hacer un show televisivo para que la gente se confunda y digan que ya perdoné. Está todo bien, yo también aprendo a perdonar, a decir esto estuvo bien o mal, pero hay dichos que no se pueden volver atrás. Hoy estoy en un estadio en el que quiero pasarla bien", finalizó el invitado.

Alfano fue por más: "Hoy me acerqué porque él llegó temprano y le dije que le agradecía que haya sido tan duro conmigo, porque él tuvo fe en que había algo más en esta persona. Lo mismo me hacías cuando eras coreógrafo, ¿te acordás? Que yo decía que no iba a poder pero él sabía que podía mas y me subía la vara. Y vos tuviste fe en que lo que estaba haciendo era patético y que en el fondo era una buena persona. Te dejo mi teléfono, cuando lo sientas llamame. No te llamo por vergüenza. Pero en el momento que vos quieras nos juntamos. Nada va a cambiar el amor y la admiración que siento por vos".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.