Correr en pasto vs. correr en asfalto

Crédito: Shutterstock
Silvina Vitale
(0)
24 de junio de 2019  • 17:32

El running es una de las actividades físicas más populares y más recomendadas por sus múltiples beneficios. Pero a la hora de calzarse las zapatillas y salir a correr, ¿pasto o asfalto? ¿Cuáles son los beneficios de una u otra superficie?

"Primero hay que decir que particularmente en la Ciudad de Buenos Aires es complicado entrenar en pasto, no hay muchos circuitos", explica Alejandro Britos, profesor de educación física, atleta y entrenador ( www.alejandrobritos.com). "Uno de los pocos lugares es la Reserva Ecológica, pero hay que tener cuidado porque hay muchas piedras", explica. En cuanto a la preparación previa, no hay diferenciación, ya sea en pasto o en asfalto es necesario contar con un buen entrenamiento que dé a los músculos del tren inferior, medio y superior, la fuerza necesaria para evitar lesiones. Hay que trabajar piernas, pero también mucho los abdominales, brazos y espalda. " Las lesiones vienen por falta de fuerza, lo principal es fortalecer, entrenar con constancia. Aconsejo buscar un profesor que guíe que sea atleta, corredor, que tenga mucha experiencia", agrega. Para tener en cuenta:

PASTO

Pros

"En el pasto o tierra hay un menor rebote, son superficies que absorben el impacto, eso ayuda a fortalecer los cuádriceps y el tren inferior. Al ser más blanda ayuda a recuperar mejor las piernas y a evitar lesiones", aclara Britos.

Contras

"Es una superficie más inestable en comparación con el asfalto. Es común al pisar encontrar algún desnivel o inclusive un pozo, una raíz, lo que hace más frecuente un esguince o una caída", explica Britos. Además, muchos corredores se quejan porque su ritmo se hace más lento.

Fuente: LA NACION - Crédito: Archivo

ASFALTO

Pros

El asfalto es una superficie estable, es más clara la visión y es más difícil encontrar un pozo o desnivel. "Es una superficie que resulta más rápida para los corredores", dice Britos.

Contras

"Al ser una superficie más dura el impacto es mayor y se incrementan las posibilidades de sufrir lesiones en las articulaciones, en los tendones, además de que produce una fatiga muscular mucho mayor que el pasto", señala Adriana Irene Calvo, profesora de educación física y entrenadora nacional de atletismo. Estas posibilidades se incrementan en las personas con algo de sobrepeso, por lo general, las que se inician en el running y que pueden tener problemas en rodillas y tobillos.

"Siempre recomiendo entrenar mayormente en pasto o tierra, y en menor medida en asfalto. Por ejemplo, para el que sale a correr unas tres veces por semana, le recomiendo que dos de esos días lo haga en pasto o tierra y solo una es asfalto", explica Calvo. De esa manera, además de cuidarse de las lesiones, aumentará la fuerza en sus piernas.

Previamente a elegir una superficie con pasto hay que asegurarse que sea lo más estable posible, que esté libre de piedras, pozos, ramas y raíces. Es preferible evitar los días de mucho rocío o de lluvia porque se vuelve resbaladizo.

Otro ítem para apuntar en uno u otro caso tiene que ver con el calzado que debe ser "especial para correr", dice Britos. "Hoy la tecnología es muy buena, conviene elegir zapatillas con una buena amortiguación, suela flexible, confeccionada en tela dry fit". Un buen calzado ayudará a mejorar el rendimiento y a evitar lesiones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.