Las vacaciones de Máxima y Guillermo: cómo es su residencia de verano en Grecia

Los reyes de Holanda descansan junto a sus hijas en una mansión paradisíaca, a orillas del mar Egeo
Los reyes de Holanda descansan junto a sus hijas en una mansión paradisíaca, a orillas del mar Egeo Fuente: EFE
(0)
11 de agosto de 2020  • 15:25

A más de 2000 kilómetros de Ámsterdam, los reyes de Holanda disfrutan de sus vacaciones en el extranjero. Lejos de Mozambique, donde debieron vender su finca, Guillermo y Máxima descansan junto a las princesas Amalia, Alexia y Ariadna en una mansión paradisíaca de Grecia.

Los destinos elegidos por la Casa Real Orange han sido objeto de críticas y polémica. Como ocurrió con el palacio de Mozambique, la compra de la propiedad sobre las aguas del mar Egeo tampoco estuvo exenta de cuestionamientos.

En medio de la crisis y cuando aún eran príncipes, Guillermo de Orange y Máxima concretaron en 2007 la adquisición de un terreno en Machangulo, Mozambique. Tras la compra de la finca, los entonces herederos al trono iniciaron obras que debió aprobar el gobierno holandés. Luego de desatada la polémica, tuvieron vender la propiedad a un precio menor al real.

Vista desde el mar de la residencia real de verano
Vista desde el mar de la residencia real de verano Fuente: EFE

Un año después, Guillermo y Máxima asistieron a la boda de Tatiana Blatnik y Nicolás de Grecia en la isla de Spetses. En esa visita, se enamoraron profundamente del destino griego en el que también veranean el presidente ruso Vladimir Putin y el actor escocés Sean Connery.

En 2012, los reyes compraron una finca en Doroufi, 160 kilómetros al sur de Atenas. La propiedad cuenta con 4000 metros cuadrados, costó US$ 4.700.000 y anteriormente perteneció al fotógrafo y publicista alemán Manfred Rieker.

Se enamoraron del destino tras visitarlo para la boda de Tatiana Blatnik y Nicolás de Grecia
Se enamoraron del destino tras visitarlo para la boda de Tatiana Blatnik y Nicolás de Grecia Crédito: ABC

Al igual que en Machangulo, Máxima se encargó de la decoración del palacio de verano. Como reproduce El Confidencial, Gonzalo Álvarez Guerrero y Soledad Ferrari dan cuenta en su libro Máxima, una historia real de cómo esos gastos esmerilaron la imagen de la reina. "Todas estas polémicas transacciones amenazaron con socavar la imagen de Máxima ante los ciudadanos holandeses. La argentina fue blanco de críticas por sus gastos, por su estilo cada vez más suntuoso y hasta por su costoso vestuario", señalan los autores.

La residencia de verano tiene tres casas en el mismo terreno sobre la costa del mar Egeo. En la planta principal se encuentra la habitación de matrimonio, que está equipada con jacuzzi y una sala de estar de 100 metros cuadrados. En la planta superior hay otros dos cuartos, cada uno con su baño, y una importante sala de juegos.

Para distenderse, la familia real cuenta con piscina, cancha de tenis, un muelle y puerto privados por el que fueron motivo de críticas de ambientalistas. Además, por temas de seguridad, los Orange cerraron una parte pública de acceso al mar, acción que debieron justificar ante el gobierno griego.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.