La Ciudad, la provincia, Córdoba y Santa Fe no autorizan las salidas recreativas

Nadie quiere ser responsable de un eventual rebrote de casos
Nadie quiere ser responsable de un eventual rebrote de casos
Jaime Rosemberg
(0)
27 de abril de 2020  • 00:00

En una inédita decisión conjunta, los gobernadores de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof ; de Santa Fe, Omar Perotti ; de Córdoba, Juan Schiaretti, y el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta rechazaron ayer la decisión del gobierno de Alberto Fernández que autoriza, por medio de un decreto de necesidad y urgencia, "salidas recreativas" de hasta una hora en un radio de 500 metros alrededor del domicilio.

En un comunicado conjunto, los cuatro mandatarios dijeron que en "aquellos grandes aglomerados urbanos con circulación viral no se habilitarán las salidas".

El texto se difundió minutos después que la Casa Rosada delegara en los mandatarios provinciales la implementación de las medidas.

Así, el gobierno nacional había intentado distender el malestar que se había esparcido entre las provincias por las dificultades para controlar las salidas recreativas.

La decisión de la Ciudad, la provincia, Córdoba y Santa Fe llegó después de una intensa jornada de llamadas. Se evaluó postergar la decisión o supeditarla a la reunión de hoy del Comando Operativo de Emergencia (COE).

Rodríguez Larreta, Kicillof, Schiaretti y Perotti apoyaron la continuidad de la cuarentena hasta el 10 de mayo y dejaron en claro que no podían distenderse las restricciones en las grandes ciudades. Los mandatarios aclararon que la decisión fue tomada "en consulta con el Gobierno" y no descartaron "la habilitación de algún tipo de salidas de esparcimiento con modalidades restringidas", en el futuro y en consenso con sus intendentes.

Nadie quiso, ni aquí ni en otros distritos, responsabilizarse por un eventual rebrote de casos si se autorizaba la masiva salida a la calle de todos los sectores, incluidos niños y adultos mayores, en momentos en los que la cuarentena parece relajarse en distintos puntos del país.

Las idas y venidas entre el anuncio presidencial del sábado y la definición de ayer en los principales distritos generó desconcierto en sectores de la población y se manifestó en las redes sociales.

También quedaron atrás las quejas en voz baja de varios gobernadores por "no haber sido consultados" antes de que Fernández anunciara las salidas programadas, en la noche del sábado. "Hay que mostrarse unidos y firmes en cómo debe seguir la cuarentena en la Argentina", afirmaron cerca de uno de ellos. El gobernador mendocino, Rodolfo Suárez, se diferenció: aceptó la disposición y la implementará de forma inmediata.

"Me parece que las grandes ciudades deben desarrollar sus protocolos de manera diferente", aceptó ayer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. El decreto que prorroga la cuarentena establece que todos quienes estén cumpliendo la cuarentena "podrán realizar una breve salida de esparcimiento, en beneficio de la salud y el bienestar psicofísico, sin alejarse más de quinientos metros de su residencia, con una duración máxima de sesenta minutos, en horario diurno y antes de las 20 horas". La medida, al final, no se aplicará las grandes ciudades de los cuatro distritos principales. El DNU especifica además que "no se podrá usar transporte público o vehicular" para esas salidas y se deberán cumplir las normas del caso, como uso de barbijo y la distancia social. Los gobernadores también quedaron facultados para decidir más excepciones a la cuarentena, siempre que en sus distritos el virus esté controlado.

Sorprendido por la decisión de la Casa Rosada, Larreta analizó con su gabinete la estrategia porteña con relación a la medida, y su administración solo rompió el silencio una vez que el acuerdo con los demás gobernadores quedó sellado. En idéntica situación se hallaba Kicillof , quien hizo pública la autorización para flexibilizar la cuarentena en 28 distritos, pero que se resistía a ir más allá, por las consecuencias que acarrearía el incumplimiento de la cuarentena en el conurbano.

La secretaria de Gobierno bonaerense, Teresa García, pasó la jornada del domingo en consultas telefónicas con los intendentes, con resultados dispares. "Le dijimos que pensamos que no es el momento oportuno", contó a la nacion uno de los intendentes macristas del conurbano que hablaron con la funcionaria. "Confunde mucho a la gente, y es muy difícil frenar al comerciante que quiere volver a trabajar", comentó el jefe comunal. En las antípodas, y antes de conocer el acuerdo, el intendente de Escobar, el peronista Ariel Sujarchuk, afirmó a la nacion que pondría en práctica las salidas, "que tienen que ver con el autocontrol social, para que empiecen a convivir la prevención en la calle, la logística familiar y las actividades laborales autorizadas". Por el contrario, Jorge Macri, de Vicente López, dijo que acompañaba "la decisión del gobierno provincial de mantener el aislamiento preventivo y de no permitir salidas recreativas".

Gobernadores peronistas del interior también oscilaron entre la cautela y el rechazo. "Vamos a ser muy cautos", afirmó el catamarqueño Raúl Jalil, y sostuvo que la decisión de promover salidas será "parte de una estrategia regional". El gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, se tomará una semana para avanzar, y su par de Tucumán, Juan Manzur, afirmó que "no están dadas las condiciones" para autorizar los paseos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.