Mauricio Macri, Donald Trump y el negocio que nunca cerraron