A 14 años del crimen de Nora Dalmasso, el juicio a su viudo llegará en 2021

El cuerpo de Nora Dalmasso fue encontrado por un vecino el domingo 26 de noviembre de 2006 en su casa.
El cuerpo de Nora Dalmasso fue encontrado por un vecino el domingo 26 de noviembre de 2006 en su casa. Fuente: Archivo
Gabriela Origlia
(0)
24 de noviembre de 2020  • 21:13

CÓRDOBA. Este miércoles 25 se cumplirán 14 años del crimen de Nora Dalmasso. El caso volvió a ventilarse en las últimas semanas, después del femicidio de Silvia Saravia en el country Martindale de Pilar y del estreno en Netflix del documental "Carmel, ¿Quién mató a María Marta?", sobre el asesinato de María Marta García Belsunce. El de Dalmasso también fue un homicidio en un barrio cerrado, en este caso, en Río Cuarto; la mujer, casada, fue encontrada ahorcada en su casa, en la cama de su hija. Todos crímenes en lugares con vigilancia propia, donde precisamente se espera que no sucedan ese tipo de hechos.

Por la pandemia, sigue sin fecha conocida el inicio del juicio al que llegará como único acusado el viudo, Marcelo Macarrón. Fue imputado por primera vez por el homicidio en 2016 por un fiscal; otro ratificó la acusación en 2018, pero en lugar de considerar que él la había matado, sostuvo que había contratado sicarios para que ejecutaran a su esposa en su ausencia.

El proceso debería comenzar en los primeros meses de 2021. Serán jurados populares los que tendrán que definir si Macarrón es o no es culpable. Por la causa pasaron cinco fiscales, hubo intrigas políticas, cayó un fiscal general de la provincia, se ventilaron infidelidades y se cruzaron sospechas. Hasta ahora sigue sin saberse qué pasó entre la noche del viernes 24, cuando Nora regresó de una salida con amigas, y el domingo 26 de noviembre de 2006 cuando un vecino encontró su cadáver. Por la escena del crimen pasaron 23 personas, incluido un cura que tapó el cadáver con una sábana, por "pudor".

Aquel fin de semana Macarrón estaba en Punta del Este jugando un campeonato de golf; al regreso -después del entierro- en conferencia de prensa con su abogado y amigo, Daniel Lacasse, mencionó las infidelidades de su esposa. Hace dos años, el fiscal Luis Pizarro lo acusó de "homicidio calificado por promesa remunerativa, agravado por el vínculo". El fiscal entiende que el traumatólogo mandó a matar a su mujer; si prueba que actuó como instigador del crimen, la pena sería la máxima, prisión perpetua.

Antes de Macarrón la causa tuvo otros tres imputados que, en distintos grados, alimentaron los corrillos de chismes y versiones en Río Cuarto y en todo el país, donde a poco del crimen circularon remeras con la leyenda "yo no estuve con Norita". Recién en 2016, una década después de su asesinato, su nombre fue incorporado a las marchas contra la violencia de género.

Para el fiscal Pizarro están acreditadas las infidelidades mutuas de la pareja.
Para el fiscal Pizarro están acreditadas las infidelidades mutuas de la pareja. Fuente: Archivo

El primer imputado fue Rafael Magnasco, exasesor del gobierno de Córdoba, a quien se lo vinculó sentimentalmente con Dalmasso. Le siguió Gastón Zárate, que estaba pintando la casa de la mujer. Estuvo detenido un día y pasó a la memoria popular como "el perejil", un chivo expiatorio con el cual darle una rápida resolución a la causa. Facundo Macarrón, el hijo de la víctima, fue el tercer acusado (incluso él y Zárate quedaron acusados del crimen en paralelo). Estuvo imputado por "abuso sexual gravemente ultrajante y homicidio calificado por el vínculo" contra su madre. Los tres fueron absueltos.

Para el fiscal Pizarro, el crimen tuvo un móvil económico, originado en un eventual pedido de divorcio por parte de Dalmasso. En ese contexto, Macarrón habría planeado el asesinato y habría contratado a uno o dos sicarios para que matar a su mujer. Su coartada era el campeonato de golf en el este uruguayo, a 1100 kilómetros de su casa.

Cuando pidió la elevación a juicio del caso, el Fiscal dijo: ""En una fecha que no se puede determinar con exactitud, presumiblemente unos meses antes del día del homicidio, Marcelo Macarrón, en un acuerdo delictivo con personas aún no identificadas, por desavenencias matrimoniales y con la intención de sus adláteres de obtener una ventaja, probablemente política y/o económica, del estrépito de la eventual muerte, planificó dar muerte a su esposa, Nora Dalmasso".

La única querellante en la causa es la madre de la víctima, Nené Grassi, que no tiene abogado desde 2016; aunque prometieron constituirse como tales, los hijos Facundo y Valentina nunca lo hicieron. Grassi, en declaraciones al diario Puntal, dijo que a su hija la había matado una "mafia" y habló de algunos que estaban "en la cumbre del gobierno" provincial; también admitió entonces que después del crimen su yerno tenía contacto frecuente con ella para "aparentar una buena relación", pero afirmó que después hubo "una agarrada" porque él creía que ella lo apuntaba como homicida.

Macarrón será juzgado por jurados populares en 2021.
Macarrón será juzgado por jurados populares en 2021. Fuente: Archivo - Crédito: Irma Montiel

Macarrón espera el juicio en libertad, sin cambiar su rutina cotidiana; sigue viviendo en la casa de Villa Golf. Su abogado de Macarrón, Marcelo Brito -exfiscal general provincial- insiste: la acusación no tiene fundamentos. En 2016, el fiscal Daniel Miralles señaló directamente al viudo como autor material del homicidio, basado en los restos de ADN encontrados en el cuerpo de Dalmasso. Planteó que el médico traumatólogo se había tomado un vuelo desde Uruguay, había tenido relaciones sexuales con su esposa y la había ahorcado con el lazo de la bata y con sus manos. Miralles renunció 15 meses después de hacer esa imputación.

Pizarro, en su acusación, sostiene ahora que Macarrón "contrató a una persona para dar muerte a su esposa, por precio o promesa remunerativa" y que "para lograr este objetivo el acusado le suministró información y, presumiblemente, le entregó el juego de llaves de la casa". No identifica a los autores materiales del crimen ni tampoco explica cómo ni con qué les habría pagado Macarrón.

El representante del Ministerio Público considera acreditada las infidelidades de los dos integrantes de la pareja, lo que probaría "una relación disfuncional muy diferente a la imagen que el viudo dio en la conferencia de prensa cuando se refirió a Nora como su 'amada esposa'". Y, en función de la autopsia psicológica, señala que el viudo es "un avaro de aquellos", mientras que la víctima, de personalidad aguerrida y fuerte, era "de pelear por sus intereses" y solo habría tenido riesgo de "heteroagresividad" con su esposo, con quien llevaba "un matrimonio de apariencia".

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.