Dos crudos relatos de femicidio que podrían haberse evitado