En Mendoza, refrescan a manguerazos al único oso polar del país