Hacinadas y empobrecidas: el cruel desamparo de las villas ante el coronavirus