"Son unos negros", "son todos vagos": qué hay detrás de los insultos a la pobreza