El TC busca su campeón en un desenlace apasionante, en La Plata

Facundo Ardusso y Agustín Canapino, los principales candidatos al título, coincidirán en la segunda serie; la final será a las 13.20
Alberto Cantore
(0)
10 de diciembre de 2017  

LA PLATA.– Al calor de las masas, los dos principales candidatos a la corona cerraron la tarde en el autódromo Roberto Mouras. La calle de boxes fue el espacio en donde los fanáticos de Torino y de Chevrolet le ofrecieron un último envión anímico a Facundo Ardusso, el puntero de la Copa de Oro, y a Agustín Canapino, el escolta, a 8 puntos de diferencia. Envueltos en banderas, al ritmo de los bombos y redoblantes, con el colorido que aportaron las bengalas, los hinchas saltaron y cantaron junto a sus ídolos, que durante más de media hora se sacaron fotos y firmaron cientos de autógrafos. Fue el último acto de la jornada, antes del capítulo que cerrará la temporada.

El desafío quedó planteado después de la primera clasificación, en la que Ardusso marcó el 8º registro y en donde a Canapino le quitaron el mejor tiempo, después de exceder el límite de la pista, en el Sector 3 del dibujo platense. La temperatura, como previeron los pilotos, impediría mejoras en los cronómetros, aunque ese era el reto que debía afrontar el arrecifeño para imponerle presión al líder. Lo hizo a medias: lejos de sus expectativas, le alcanzó para despegarse del 40º puesto y trepar hasta el 17º. Así, quedaron emparejados en la misma serie, la segunda: Ardusso largará desde el tercer cajón de la grilla, emparejado con Omar Martínez (Ford), el campeón 2015 que se despedirá del TC; Canapino partirá 6º, junto a Sergio Alaux, usuario de Chevrolet.

“Me gusta que compartamos la serie, porque es una manera de controlar las aspiraciones de que me recorte la diferencia. Igualmente, Agustín demostró durante tres de las cuatro salidas a pista que tiene un auto con un mejor ritmo. Falló por un exceso en la clasificación del viernes y ese error es el que termina penando para la serie. A nosotros nos está costando mucho, mientras que él se muestra siempre rápido. No es una casualidad que en las peores condiciones haya sido el que marcó el mejor tiempo de hoy [por ayer]. Además, demostró en Comodoro Rivadavia, que es un circuito complejo para los sobrepasos, al igual que este, que tiene auto para avanzar”, admitió Ardusso, sobre las virtudes de Canapino y su Chevrolet N°6, que alista su padre Alberto y motoriza Fernando García.

A un par de metros, Canapino penaba por la equivocación del día anterior, el trompo más que la sanción que lo retrasó al último escalón del día viernes y que lo empujó a remontar. Los desafíos no lo amedrentan, parecen fortalecer su espíritu. “Tengo auto para ir para adelante, eso me tranquiliza. Sé que el automovilismo es así. Lo bueno es que aprendí de lo que me pasó. No tengo bronca, porque no es la primera vez ni la última que voy a cometer una equivocación en una carrera. Lo importante es sacar un aprendizaje y remediar el error, aunque si pierdo el título seguramente será por la equivocación del viernes”, reflejaba quien siete años atrás se coronó y se convirtió en el campeón más joven de la historia del TC. Ayer entregó al museo del autódromo platense el auto con el que logró aquel título.

La advertencia del presidente de la ACTC, Hugo Mazzacane, respecto a la sanción que le podría caer a los pilotos de repetirse el caótico desenlace que tuvo el TC el año pasado –Mariano Werner embistió en una maniobra temeraria a Matías Rossi, lo que derivó en el séptuple campeonato de Guillermo Ortelli–, no asoma en la batalla entre Ardusso y Canapino. “Será suspendido de todas las categorías del automovilismo nacional y se elevará a la FIA”, comentó Mazzacane, como para congelar los arrebatos. Lejos de la intemperancia, los candidatos enseñaron respeto. “Facundo es el mejor piloto de la actualidad, tiene un nivel superlativo. Por eso me gusta poder medirme con él”, señaló el arrecifeño. Del otro box, lanzaron: “Estoy primero en el campeonato, pero el mejor piloto es él. En los últimos años, te decía que era Rossi, pero ahora, por rendimientos y actualidad, es Agustín. Es como en el fútbol: el mejor es Messi, pero los últimos premios se los llevó Cristiano Ronaldo”, la comparación que hizo el parejense.

Con ocho puntos de diferencia encenderán los motores y también las ilusiones. Ardusso y el deseo de confirmar su gran año y el primer campeonato grande en el automovilismo nacional con un título de TC; Canapino y el sueño de repetir esa experiencia única que logró en 2010, extender el festejo que empezó hace una semana con el campeonato de Top Race V6 y, por qué no, alimentar la esperanza de revalidar la corona en Súper TC2000, el próximo domingo, un certamen que también tiene a Ardusso como líder.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.