Copa Argentina: goleado por un equipo del Federal A, Rosario Central agiganta su desconcierto y las internas

La formación de Rosario Central que empezó el partido con Boca Unidos, de Corrientes: la derrota por 3-0 expone el descontrol que impera entre los canallas.
La formación de Rosario Central que empezó el partido con Boca Unidos, de Corrientes: la derrota por 3-0 expone el descontrol que impera entre los canallas.
Alberto Cantore
(0)
21 de enero de 2021  • 00:02

Hay triunfos que alimentan sueños y derrotas que provocan temblores. La Copa Argentina empareja a equipos de distintas categorías del fútbol argentino y posibilita los golpes de escena, resultados que generan ruido. Boca Unidos, que participa en el torneo Federal A, goleó por 3-0 a Rosario Central en un encuentro de los 32os de final que se jugó en San Nicolás, y alimentó el clima de incertidumbre y el malestar que impera en el club rosarino. Un éxito inobjetable construyó el conjunto correntino, que demoró apenas 20 segundos para destrabar el marcador y luego, desde la ventaja, dominó al rival a partir de la inteligencia táctica.

Un penal por infracción del arquero Marcelo Miño contra Gonzalo Ríos y la definición de Antonio Medina, capitán con pasado canalla, rompió el partido; una desatención de Jonathan Bottinelli al dejarse ganar la posición por Medina, que habilitó a Ríos -el socio ofensivo-, y el Nº 9 estiró la ventaja, antes de cumplirse la media hora de juego. Impensado para Boca Unidos, que regresaba de las vacaciones y se medía con un ex campeón y un plantel que el sábado pasado, en San Juan, cayó contra Vélez en el desenlace de la Zona Complementación de la Copa Diego Maradona.

Compacto de la derrota de Central frente a Boca Unidos

Esa caída dejó ver las heridas internas de Rosario Central, las que los resultados disimulaban para afuera. Ese traspié expuso el malestar que reinaba entre el capitán Emiliano Vecchio y el preparador físico Ernesto Colman, que el día anterior al partido con Boca Unidos dejó el equipo. Esa derrota desalentó la posibilidad del regreso de Marco Ruben, que desde fuera observa la inexistencia de un proyecto futbolístico y la desnudez institucional. Ese golpe manifiesta la falta de conducción de los dirigentes, encabezados por el presidente Rodolfo Di Pollina y el vicepresidente Ricardo Carloni.

La nueva frustración -el 3-0 llegó por un penal que concedió Bottinelli y que Gabriel Ramírez se encargó de convertir- declaró la inexperiencia de Kily González al frente del equipo rosarino. Un referente que muchas veces fue mirado de reojo y que después de esperar con ansiedad la oportunidad de comandar el plantel deja traslucir falencias, apuestas que echan por tierra los discursos. Porque la designación del entrenador, tras la salida de Diego Cocca, tenía como objetivo apuntalar a los juveniles, a los que Kily conocía de la reserva. Pero las repeticiones en la alineación de apellidos que fueron ganando resistencia en los simpatizantes -Bottinelli y Laso lideran la lista- en lugar de darle rodaje al juvenil Facundo Almada, y la posición de Lucas Gamba como delantero centro, cuando el ex atacante de Unión se destaca como segunda punta -Ignacio Russo y Martínez Dupuy ofrecen las características del Nº 9- deslucieron aciertos del DT, como la presencia del volante Rodrigo Villagra, el delantero Alan Marinelli y el habilidoso Pupi Ferreyra.

Kily González está cumpliendo el sueño de dirigir a Rosario Central, pero los resultados y algunas decisiones exponen su inexperiencia.
Kily González está cumpliendo el sueño de dirigir a Rosario Central, pero los resultados y algunas decisiones exponen su inexperiencia. Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

"Para mí es un proyecto basado en juveniles. Lo que pasa es que la gente en general no analiza esta situación y lo único que la interesa es ganar. Es normal. Hemos hecho cosas muy buenas, pero desgraciadamente cerramos el semestre de esta forma que deja muchas incógnitas y bronca", apuntó Cristian González tras la derrota frente a Boca Unidos. Y no eludió la responsabilidad por la espantosa actuación: "El primer responsable soy yo. Un partido nefasto, en el que se hizo todo mal. Lo único que tengo para decir es que le pido disculpas a toda la gente de Central por no estar a la altura de lo que representa nuestra historia. El único responsable soy yo".

Tercera derrota en cadena para Rosario Central y un momento crítico para el grupo y el club. Del otro lado, Boca Unidos armó su fiesta sin importarle el rival y sus desatinos.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.