Violencia de género: el detalle de los últimos 10 casos en el fútbol argentino

El abogado y un argumento insólito
El abogado y un argumento insólito Fuente: AFP
(0)
29 de abril de 2020  • 00:01

El presente no hace más que revivir el triste pasado. La denuncia por violencia de género de Daniela Cortés contra Sebastián Villa es un nuevo capítulo de una serie de episodios que salpican y dejan en evidencia una oscura constante en el fútbol argentino, botón de muestra de la sociedad. Durante los últimos años, diversos jugadores han sido denunciados en la Justicia o acusados en redes sociales por golpear, maltratar o dañar psicológicamente a sus parejas.

Aquí, un repaso de los últimos casos protagonizados por futbolistas argentinos.

  • Alexis Zárate. Quizás uno de los casos más emblemáticos es el de Alexis Zárate, quien en 2014 abusó sexualmente de Giuliana Peralta, por entonces la pareja de su compañero Martín Benítez. En 2017 fue condenado a seis años y medio de prisión por abuso sexual agravado y en diciembre pasado se ratificó la condena, pero no está preso: únicamente no puede salir del país ya que el fiscal no pidió su detención y todavía le queda el recurso de la Corte Suprema.
  • Agustín Rossi. En 2016, quien era arquero de Defensa y Justicia antes de llegar a Boca en 2017, fue acusado por Barbi Segovia en las redes sociales: la mujer contó que recibió golpes y amenazas y mostró fotos con lesiones en su brazo y rostro. "Tengo miedo de la Justicia que tiene este país, porque al haber hecho la denuncia en la comisaría de City Bell (La Plata), me respondieron: 'Vos sabés que esto es difícil porque es jugador de acá'", contó Segovia. Por esta denuncia, se frustró un préstamo en 2019 a Minnesota United de la MLS.
  • Renzo Saravia. Ese mismo año también fue denunciado Renzo Saravia, por entonces defensor de Belgrano, en redes sociales por Camila Guevara, su exnovia y mamá de su hijo, por violencia física y verbal y por abandonarla tras el parto para irse con otra joven a México de vacaciones. El jugador lo desmintió e inició acciones legales.
  • Ricardo Centurión. Antes de irse de Boca, fue denunciado en 2017 en la Justicia por su exnovia Melisa Tozzi por agresiones físicas y verbales. A la mujer le concedieron un botón antipánico. Al jugador, que luego se iría del club tras una serie de escándalos, y a su madre, acusada de haber amenazado de muerte a Tozzi, les dictaron una restricción perimetral.

Crédito: Boca Juniors

  • Lucho González. También en 2017 se dio una de las denuncias más impactantes. Andreia da Silva Marques González, esposa de Lucho González, contó que el jugador de Athletico Paranaense intentó matarla. "Discutimos e intentó asfixiarme y cortar mis muñecas. Me colgó en una baranda y llamó a mis hijos para que me vean caer del balcón", contó, y se abrió una investigación en la Justicia brasilera. Al jugador argentino se le aplicó una perimetral y se le suspendieron las visitas a sus hijos por 90 días.
  • Edwin Cardona, Frank Fabra y Wilmar Barrios. En el inicio de 2018 fueron denunciados los tres colombianos mientras jugaban en Boca: tres mujeres los acusaron de abuso sexual, lesiones leves y amenazas durante una fiesta en Puerto Madero. Fueron separados del plantel durante unos días y la Justicia los sobreseyó un año después.
  • Rafael Borré. Ese mismo año también surgió una denuncia sobre del delantero de River: Romina Elizabet Ré lo acusó de violencia física en abril, pero la información se conoció en septiembre y la causa ya había sido archivada, porque la mujer no se presentó a declarar ni presentó pruebas.
  • Jonatan Cristaldo. Uno de los casos más resonantes en los últimos tiempos. El delantero de Racing denunciado por su novia Morella De Las Heras: lo acusó con un video en las redes sociales de golpearla y arrastrarla por su casa, además de hacer la denuncia en la Justicia, que dictó una perimetral y le concedió un botón antipánico. El club lo licenció cinco días, pero luego volvió al plantel.
  • Lucas Mancinelli. En el último año, fue denunciado en Paraná por su pareja por lesiones: al jugador se le aplicó una restricción para no poder acercarse a la víctima, Patronato lo licenció y luego le rescindió el contrato.

Cristaldo fue denunciado por su pareja. Racing apenas lo licenció por una semana
Cristaldo fue denunciado por su pareja. Racing apenas lo licenció por una semana Fuente: Archivo

  • Acosta. En tanto, Ludmila Isabella denunció por violencia de género a Lautaro Acosta, jugador de Lanús y padre de su hijo Benicio. "Tengo pesadillas por todos los hechos violentos que padecí", escribió la mujer en redes sociales tras contar una serie de maltratos físicos y psicológicos con constantes agresiones verbales y amenazas que derivaron en una denuncia a la Policía. "Decidí hacer el descargo porque vi que con la Justicia no tenía respuesta, es muy lenta".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.