Multas a beneficio: el curioso costado de las sanciones económicas en el Turismo Carretera

Matias Rossi, sancionado recientemente
Matias Rossi, sancionado recientemente Crédito: ACTC
Alberto Cantore
(0)
27 de diciembre de 2018  • 23:55

Las multas económicas que impone el Turismo Carretera tienen un costado benéfico. Las conductas antideportivas, al igual que los incumplimientos en el reglamento técnico, son informadas después de cada fin de semana de competencia y la Comisión Asesora y Fiscalizadora elabora el detalle de las penas. En el último comunicado, de anteayer, el ruido lo provocó la suspensión por dos carreras que recibió Matías Rossi , aunque el piloto de Ford también deberá desembolsar 200 mil pesos. No fue el único que recibió un castigo monetario después del Gran Premio Coronación, en San Nicolás: Laureano Campanera, titular del Donto Racing, tiene 30 días para ejecutar el pago de 100 mil pesos y Claudio Ernesto Urcera, padre y concurrente del piloto José Manuel Urcera, deberá pagar la misma cifra antes de cumplirse el mes y a partir de la publicación de la multa.

En total, y a lo largo de las 15 carreras que le dieron forma al calendario 2018, la ACTC donó 1.475.000 pesos, monto que se repartió entre seis entidades: la Fundación Favaloro, el Centro Comunitario Los Piletones (Margarita Barrientos), Hospital Gutiérrez, Hospital General de Niños Pedro Elizalde (ExCasa Cuna), Hospital Garraham y Fundación Garraham.

El año que termina no resultó el de mayor recaudación económica después de las sanciones que impuso la CAF: en 2017, la cifra ascendió a 1.592.000 pesos, mientras que en 2016 la suma alcanzó a $1.180.000. Dos años atrás, la CAF aplicó un castigo múltiple, aunque el valor era simbólico: $4.000. En la carrera de Toay, en La Pampa, fueron 25 los pilotos sancionados, entre ellos quien ganó dicha competencia, el paranaense Mariano Werner. ¿La razón? La no comparecencia al acto del sorteo de los neumáticos, del día jueves, que era obligatorio, según había dispuesto e informado la ACTC.

No solo los pilotos son pasibles de una multa: los concurrentes, como el caso del padre de Urcera –no puede asistir a los circuitos por medio año-, los titulares de equipo –Campanera- y también los motoristas. Después de la carrera de Olavarría, del 28 de octubre pasado, Alejandro Garófalo, que prepara los impulsores de Luciano Ventricelli, e Iván Bondaruk, debieron abonar 100 mil pesos cada uno, después de que se detectarán irregularidades, además de la prohibición para realizar actividades por el lapso de dos meses.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.