Del SAG al Oscar: una temporada de premios tan confusa como imprevisible