Nelson Castro: "El kirchnerato dio el empujón final que faltaba para la destrucción de las radios"

Tras despedirse de Bella tarde, el periodista volverá en marzo a TN con El corresponsal, un ciclo de coberturas periodísticas; a la radio vuelve en febrero con su ciclo La mirada despierta
Tras despedirse de Bella tarde, el periodista volverá en marzo a TN con El corresponsal, un ciclo de coberturas periodísticas; a la radio vuelve en febrero con su ciclo La mirada despierta Crédito: Captura de TV
Pablo Montagna
(0)
2 de enero de 2019  • 16:24

En su breve paso por la costa atlántica, donde condujo El Teatro Colón en Mar del Plata, un espectáculo que brindó la orquesta y el coro estable de la emblemática sala, el periodista Nelson Castro diálogó con LA NACION sobre el final de su programa en TN, Bella tarde, y sus futuros proyectos, pero además no evitó dar su opinión sobre temas polémicos como la crisis de los medios, sus duras palabras a Marcelo Tinelli por el "mea culpa tardío" y el caso Juan Darthés .

-¿Qué balance hacés del final de Bella tarde, tras cinco años de programa?

-Muy positivo. Bella tarde me permitió hacer cosas que estaban dentro de mi inquietud periodística, mostrar otra faceta. El Juego limpio era un programa mucho más estructurado, la gente me veía como un analista político, pero en Bella tarde pude encarar más la temática de un periodista y mostrar la faceta del humor. La gente no creía que se reiría con lo de Nelson K (imitación interpretada por Ariel Tarico) , pero sí y así pudimos incorporar el humor a la señal, que no lo había tenido nunca en un noticiero y eso marcó un rumbo.

-¿Te referís a que desacartonaron el noticiero y eso obligó a la competencia a cambiar?

-Sí, eso nos pone muy contentos porque demuestra que fundamentalmente el camino es el del trabajo, el de no creérsela, ser humilde... Si uno llega haciendo lo mismo que hace siempre y da resultado, uno se la cree, pero uno tiene que cambiar. La dinámica de la vida y de los medios es enorme y permanente y si uno se la cree se equivoca.

"Para un periodista los viajes son una cosa que recrea enormemente y a mí me gustan mucho", cuenta Castro sobre su nuevo ciclo en TN
"Para un periodista los viajes son una cosa que recrea enormemente y a mí me gustan mucho", cuenta Castro sobre su nuevo ciclo en TN Fuente: Archivo

-¿Por qué terminó entonces Bella tarde?

-Terminó porque estaba cumplido el ciclo. Primero, porque el grupo original se había dispersado porque el canal los necesitaba en otros lados, la salida de Paula (García), de Roxy (Vazquez), la entrada de Carolina (Amoroso)... Los que vinieron son muy buenos, pero el núcleo central faltaba. Segundo, porque la dinámica de la realidad llevó a que el programa fuera más noticiero que programa. Al principio había más entrevistas, más cosas fuera de coyuntura, más magazine y hoy la realidad te exige un noticiero más duro y, en ese contexto, te exige una presencia mía de más opinión y eso todos los días desgasta. Entonces entendimos todos, de común acuerdo con el canal, que era el momento de terminar.

-Y ahora se viene tu nuevo ciclo, El Corresponsal...

-Estamos muy felices con eso, fue una idea además que tuvo el canal. "Mirá Nelson, pensamos en una etapa distinta para vos, con un programa de coberturas", me dijeron y después me propusieron un programa los viernes a la noche, donde además de lo que fuera la cobertura mía mostremos la trastienda de las coberturas en general, materiales que se preparan para el canal y a veces no van. La verdad, la propuesta me gustó muchísimo.

-Entonces podemos confirmar que volvés en marzo, los viernes, a las 22...

-Totalmente, desde marzo, porque me van a tener viajando... Para un periodista los viajes son una cosa que recrea enormemente y a mí me gustan mucho. Me van a tener en otro rol y va a venir muy bien sobre todo porque habíamos pensado en un programa político, pero lo político para las diez de la noche está ya muy bien cubierto por todos los programas, yo ya no quería volver a repetir El Juego Limpio, porque pienso que ya es una etapa pasada.

–TN había sacado de los viernes esa temática de programas periodísticos.

–Sí, porque era una cosa muy agobiante y yo le decía a la gente del canal que además de que lo político es tan agobiante y que lo hago en la radio todos los días, que me interesaba la posibilidad de hacer otras cosas periodísticas. Y habíamos hecho el documental de la orquesta de Venezuela que funcionó muy bien y además, por suerte, al canal le gusto, así que podíamos hacer cosas con otro rol mío, no en el estudio sino saliendo a la calle.

–En la radio tuviste un gran año. Le sumaron una hora a tu programa y en febrero volvés con La mirada despierta, de 6 a 10, por Continental.

–Así es, se armó un lindo equipo y además en Continental trabajamos con absoluta libertad, como también en el canal. Por otro lado, se hablaba de tener un recreo cultural en la radio de CNN, pero todavía no se puede decir mucho.

Hacer televisión todos los días es un elemento realmente apasionante pero absorbente

–¿En qué anda eso?

–Mirá, estuve con la gente de CNN AM 950 , que nos vino a buscar para hacer un programa de música clásica y lo estamos analizando. Digamos que hay dos o tres propuestas que las vamos a ver recién en febrero o marzo. Hay un tema contractual con Continental. Por contrato, en principio, nosotros tenemos posibilidad de hacer un programa de música en FM, no en AM.

–Como los que ya hiciste en Amadeus y en FM Clásica.

–Exactamente, asi que ese es el tema. Estaría por ahí la cosa. Mirá, hacer televisión todos los días es un elemento realmente apasionante pero absorbente. Te quita la vida, entonces había proyectos que estaban congelados, tuvimos que levantar un programa de música, en FM clásica. Tengo dos libros en proyecto. A partir de las 3 de la tarde mi día estaba complicado.

–Fue un año muy particular para las radios. Algunas cerraron, otras cambiaron su temática. ¿Cuál es tu opinión?

–A mí me preocupa mucho la realidad, porque lo que se vive en Radio América, en Radio del Plata, en Radio El Mundo, en Rivadavia. Es interminable. La gente que se queda sin trabajo son voces que ya no se escuchan. La radio en la Argentina tiene un verdadero drama que es la falta de empresarios de medios de radio. Es dramático, y sobre todo el kirchnerato le dio el empujón final que faltaba para la destrucción de las radios. Así que yo espero que esto pueda cambiar. Aprovecho para mandarle un saludo a la gente de las radios que lo están pasando realmente tan mal. Es muy importante que a la CNN le vaya muy bien en radio para que aparezcan empresas de ese nivel, esa magnitud, empresas de medios para que haya más y mejor trabajo. Las radios persisten y persistirán con recursos y programación.

–En las últimas dos semanas apareció tu nombre, tu testimonio en otras secciones, no en Política. Primero por la acalorada charla con Soledad Acuña y luego por el mea culpa de Marcelo Tinelli. ¿Tuviste algún llamado?

–Ninguno. Nadie. Con Marcelo (Tinelli) nos conocemos hace 37 años, hicimos periodismo deportivo los dos, así que éramos muy contemporáneos. Con él trabajé en Radio del Plata tres años inolvidables, y le reconozco a Marcelo la libertad absoluta que me dio para trabajar. Estábamos en ese momento con Jorge Lanata, que le generamos un enorme problema porque Néstor Kirchner no le quería dar la licencia de la radio si nosotros seguíamos y Marcelo nos banco, y Kirchner fue a la inauguración. Además estando yo en los programas de Marcelo desde Del Plata, jamás critiqué su ciclo que se hacía dos pisos más abajo, y en esa época salía al aire Patito Feo, hacíamos la propaganda nosotros. Y como un recuerdo anecdótico, cuando Marcelo sacó el anuario de Ideas del Sur, me acuerdo que me vinieron a ver, y les dije: Mirá, todo bien, con mucho gusto, pero mirá que yo quiero elogiar cosas y voy a criticar otras cosas de Marcelo, te lo digo para que lo consultes, seguramente te van a decir 'No lo pongas', entonces ningún problema. Marcelo me llamó y me dijo: 'Nelson quiero que estés en el anuario, poné lo que quieras si a vos te parece. Y si vos ves ese anuario vas a ver una crítica mía. Por eso yo esto lo destaco. Sé que cuando ve a alguien cercano a mí le dice que me mande saludos. Yo fui muy duro con Marcelo en muchas cosas.

En mi experiencia médica te digo que las cosas se cuentan cuando uno puede, cuando uno se anima a contarlo

–Fuiste duro en el comentario del otro día.

–Fui duro, de extrema dureza. Por eso sé que tuvo esa llegada. Creo que forma parte de lo que yo siento, y mi independencia es mi capital, y es innegociable. Pero ese pedido de disculpas llegó tarde.

–Con respecto a Juan Darthés, ¿creés que la denuncia por violación fue decisiva para que se le creyera a Calu Rivero?

–Mira, por supuesto, eso fue lo que pasó, y eso es lo que pasó sobre todo en el medio. Te confieso que lo artístico yo no lo había seguido, lo toqué mucho en la radio y en la televisión tuvo mucha presencia. La conferencia de prensa fue en el horario de Bella tarde. Es muy difícil que una persona como en el caso de Thelma Fardin cuente las cosas que contó si no son verdad. Imagínate que esta gente como Thelma un día va a tener hijos, va a tener nietos, que sea mentira es muy difícil, y en mi experiencia médica te digo que las cosas se cuentan cuando uno puede, cuando uno se anima a contarlo. Lo que está pasando con la escuela Ort, lo que pasó en su momento con el Padre Grassi. Los chicos contaron cosas que les había pasado hacía mucho tiempo, cuando eran chicos y ahora ya eran adolescentes. Yo por supuesto que le creo, son cosas judicialmente complejas para demostrar, exigen la prudencia nuestra para otros porque, por supuesto, después te encontrás con toda la oleada de denuncias.

Hay un cambio cultural bienvenido de respeto a la mujer

–¿Qué futuro ves?

–Yo no sé judicialmente que va a pasar, nadie lo sabe. Yo creo que judicialmente es complejo de llevar adelante el caso, no sé qué va a pasar en Nicaragua, y nuestra función como periodistas es que no se silencie. Muchas actrices hablaron y decían que lo toleraron. Imaginate que el tema actoral es un tema muy delicado, porque hay un contacto físico. Hace 50 años no pasaba, ni había escenas de sexo. Va a haber que poner pautas muy profesionales para marcarlas y seguramente a partir de esto va a haber que tener un cuidado mucho mayor y las cosas van a tener que cambiar. Recuerdo, no había aparecido este caso aún, cuando fue el aniversario del fallecimiento de Alberto Olmedo en marzo, le habíamos hecho una nota a Adriana Brodsky y ella sola, cuando pasamos un sketch, lo primero que dijo fue que piensa que estos sketches no podrían hacerse ahora. Y eso que Olmedo era el hombre más respetuoso del mundo, que jamás se sobrepasó en nada. Hay un cambio cultural bienvenido de respeto a la mujer. Creo que es una de las cosas buenas que va a dejar este año tan difícil que vivimos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.