Mitos del fitness: ¿el estiramiento alivia el dolor muscular?

Además de aliviar el dolor, la elongación evita lesiones y predispone mejor al cuerpo para el siguiente entrenamiento
Además de aliviar el dolor, la elongación evita lesiones y predispone mejor al cuerpo para el siguiente entrenamiento Crédito: Shutterstock
Malú Pandolfo
(0)
1 de julio de 2019  • 16:03

Para algunos es el momento esperado de la clase; para otros es una pérdida de tiempo innecesaria y la oportunidad para irse. Sin embargo, el estiramiento final es una parte clave de la actividad física. Pero, ¿es su objetivo aliviar el dolor muscular provocado por el ejercicio previo?

Es verdad que, después de elongar, cede el dolor que genera el músculo tenso. "Alivia el famoso dolor bueno del entrenamiento, que es aquel que dura de 12 a 24 horas luego de entrenar", afirma Pablo Corinaldesi, médico deportólogo y director del equipo Wellness del Racquet Club. ¿Cómo actúa la actividad de estiramiento sobre el músculo? "Relaja las fibras de miosina y actina que sufrieron contracciones repetidas durante el entrenamiento", añade. Ambas fibras son fundamentales para que se produzca la contracción del músculo.

Respecto al dolor en sí, el deportólogo destaca que "si te entrenaron por encima de la carga que tus músculos estaban preparados para soportar, el dolor no se contrarresta con estiramiento".

Pero el médico aclara que aliviar el dolor o la molestia no es el único ni el principal objetivo del momento de la elongación. "El estiramiento luego de entrenar tiene muchos objetivos: relaja el músculo que fue sometido a un proceso de contracción repetido; evita lesiones; es parte del proceso regenerativo de la fibra muscular; alivia el dolor bueno; y predispone mejor a la fibra para la siguiente sesión de trabajo", enumera Corinaldesi.

Crédito: Shutterstock

Fundamental para el proceso de recuperación muscular, el estiramiento es una parte que no puede faltar. Son también imprescindibles otras conductas. "El proceso regenerativo es múltiple y depende de un buen estiramiento posterior al esfuerzo; de una buena reposición de la energía, por medio de la ingesta de carbohidratos y proteínas, y de los líquidos minerales perdidos; de un adecuado tratamiento del ácido láctico que se consigue cuando, luego de un entrenamiento, se somete a la fibra a un ejercicio aeróbico de baja intensidad de diez a doce minutos; y de un buen descanso", afirma el médico deportólogo.

El médico advierte la inconveniencia de saltear esta etapa de la clase. "Es una costumbre muy habitual. Sin embargo, es una capacidad física muy importante a la hora de prevenir lesiones y de darle paso a la fase de relajación del músculo", señala.

El rendimiento físico disminuye si la fibra muscular no se estira cada vez que se entrena. "Una fibra muscular que no se estira adecuadamente al finalizar un entrenamiento es una fibra que tiene más posibilidades de permanecer sobrecargada y contraída. Esta condición la vuelve menos eficaz", agrega Corinaldesi.

Una correcta sesión de estiramiento debe durar entre un 5 y un 10 por ciento de la clase. ¿Las consecuencias de evitarla? "A largo plazo, la falta de estiramiento y el acortamiento muscular puede dar lugar a lumbalgias, ciatalgias y distensiones musculares", destaca.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.