Córdoba: buscarán a chica desaparecida con un georradar

El conmovedor pedido de los padres de Delia Polijo

03:35
Video
Gabriela Origlia
(0)
13 de noviembre de 2018  • 11:40

CÓRDOBA.- A poco de cumplirse dos meses de la de la desaparición de Delia Gerónimo Polijo, de 14 años, la angustia de la familia, de sus compañeros de colegio y de La Paz (el pueblo de Traslasierra donde vive) crece. No pueden dejar de pensar en las otras tres mujeres de la zona que, desde 2014, también están ausentes y su paradero es desconocido. Desde esta semana, la Gendarmería se sumó a la búsqueda y usará un georradar de última generación en la tarea.

El gobierno de Córdoba ofrece $200.000 de recompensa a quien aporte datos sobre el paradero de Delia; desde la Justicia afirmaron a LA NACIÓN que la búsqueda nunca cesó.

El 18 de setiembre fue la última vez que dos amigas vieron a Delia volver caminando desde la escuela hacia su casa. Eran cerca de las 17 y las cámaras de seguridad de una estación de servicio registraron su imagen, confirmando la versión de las chicas.

Es el último dato que se pudo comprobar. Hubo otros testimonios que también fueron chequeados, de gente que no conocía a Delia, pero que vio su foto de búsqueda y declaró. A unos 500 metros de la casa de los Polijo se encontraron una pulsera y unos aritos que la chica se había comprado para la Fiesta de la Primavera. Sus padres denunciaron la desaparición ese mismo día.

Los perros de la brigada de búsqueda de la policía provincial marcaron la presencia de la chica en dos lugares. Uno, el horno de ladrillos que está en el mismo paraje (La Guarida) donde vive la familia Polijo; el otro, un paraje 11 kilómetros al sur, casi en el límite con San Luis .

El abogado de la familia, Eduardo Cúneo, llegó a plantear la posibilidad de que Delia hubiera sido asesinada e incinerada en aquel horno; para el fiscal de Villa Dolores Raúl Castro eso era un "disparate". De todos modos, el equipo de Antropología Forense de Córdoba analizó las cenizas y el lugar.

Fuentes de la Gendarmería Nacional confirmaron a LA NACIÓN que están colaborando con el caso y que buscan achicar el área de búsqueda, que es de 40 hectáreas. Están trabajando con el fiscal para después dar el segundo paso, que es el uso del georradar. El objetivo es centrarse en las zonas donde se hubieran detectado movimientos de tierra.

A los pocos días de la desaparición de Delia, sus padres grabaron un video con un mensaje conmovedor en el que decían que la esperaban; como podía entenderse que la chica se había ido por su propia voluntad, luego salieron a aclarar que ellos descartaban esa posibilidad. El cónsul de Bolivia –la familia proviene de ese país- sigue de cerca el caso.

Las marchas en la zona se suceden por Delia y, además, por los otros casos irresueltos que involucran a tres mujeres que están desaparecidas desde hace más de cuatro años: Silvia Gallardo y Marisol Reartes con su hija, Luz Oliva (también en este caso podría usarse el georradar de la Gendarmería, se informó).

Desesperación

Esta semana concluye en San Luis el juicio a Juan José Murúa, que está acusado de asesinar a Brenda Arias en 2009. El hombre varias veces fue apuntado, incluso en este proceso, de haber matado a Marisola Reartes y a su hija. Los familiares de la chica cordobesa están asistiendo a las audiencias acompañadas por integrantes de la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos en Traslasierra.

"Queremos saber qué pasó y dónde están", coinciden las familias de Reartes y de Gallardo, quienes también se sumaron a los pedidos por la aparición de Delia. Mario Gerónimo y Adela Polijo llegaron de Bolivia a la Argentina hace 21 años; sus seis hijos nacieron en el país; él trabaja en la fabricación de ladrillos.

"No sabemos hasta ahorita dónde está mi hija, qué pasó. Les pido con una mano en el corazón que me ayuden", dijo el papá hace unos días en una charla abierta sobre los casos en el Museo de Antropología.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.