Para los investigadores, los asesinos sabían que el mago tenía dinero en su vivienda

Leonardo Fernández y Jessica Alberti Cigola
Leonardo Fernández y Jessica Alberti Cigola
Los detectives sospechan que el ilusionista se dedicaba a la venta minorista de drogas, aunque siguen en paralelo una pista vinculada con la venta de una propiedad
Gabriel Di Nicola
(0)
31 de octubre de 2019  

Para los detectives policiales y judiciales que investigan el doble homicidio del prestidigitador que se hacía llamar Alex Ilusionista y su joven novia no hay dudas: el móvil de los asesinatos de Leonardo Fernández y Jessica Alberti Cigola fue económico. Los asesinos querían plata que Fernández tenía en su casa de Parque Patricios. Dinero de la venta de un departamento o, quizá, proveniente de la venta de drogas al menudeo, según afirmaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales al tanto de la pesquisa.

Mientras los homicidas revolvían la casa en busca de su botín, la pareja era mantenida cautiva en un departamento de San Fernando donde, finalmente, y después de estar casi un día retenidos, fueron ejecutados a golpes y puñaladas. "El móvil primario fue económico; dinero, básicamente. El móvil secundario se determinará después de verificar de dónde salió esa plata. Eso se verá en una segunda fase de la investigación", sostuvo el fiscal de San Fernando Alejandro Musso, a cargo de la causa, al hablar con la prensa en la puerta de su oficina del Ministerio Público.

Se sospecha que el mago vendía cocaína al menudeo. Anteayer, en un operativo hecho por orden del fiscal Musso y el juez subrogante porteño Gustavo Pierretti en la casa de Fernández, en La Rioja al 1700, en Parque Patricios, se encontraron 115 gramos de cocaína, una balanza de precisión y elementos de corte y estiramiento de estupefacientes, típicos del narcomenudeo. También se encontró en el lugar una libreta que contenía "anotaciones con cifras de dinero, gramos de droga y apodos". Los investigadores sospechan que se trata de una contabilidad casera de la venta minorista de drogas.

La causa tiene tres detenidos: Rubén Grasso; su hermano por parte de madre, Roberto Alegre, y un hombre identificado por fuentes policiales y judiciales como Alexis Miguel Bonnet, que fue arrestado en el garaje de la casa del mago al volante de la camioneta Ford EcoSport de la víctima. Ese fue el paso previo al hallazgo de los cadáveres de Fernández y de su novia en el departamento que arrendaba Grasso en un edificio de San Fernando.

Sobre el origen del dinero que habría sido elegido como codiciado botín para los acusados del doble crimen, una testigo declaró ante el fiscal Musso que Fernández había vendido recientemente un departamento. "Fernández era muy verborrágico y hablaba de todo con cualquiera. Seguramente contó delante de personas ante las cuales no tendría que haberlo hecho lo que ganaba por la venta de drogas y también del dinero que había obtenido por la venta de un inmueble", dijo una fuente judicial.

Las armas utilizadas en el doble crimen: un caño metálico y un cuchillo
Las armas utilizadas en el doble crimen: un caño metálico y un cuchillo

Un día cautivos

Las autopsias confirmaron un dato crucial del doble crimen que fue adelantado por LA NACION anteayer a la tarde: según explicó Musso, los forenses determinaron que Fernández, de 53 años, y Alberti Cigola, de 25, fueron asesinados a las 23.30 del jueves pasado, casi 24 horas después de haber llegado al departamento de San Fernando donde vivía Grasso. El mago Alex Ilusionista sufrió una doble fractura de cráneo, herida mortal. El médico legista que hizo la necropsia y que también estuvo en la escena del crimen -el 2º A de 25 de Mayo 1147, San Fernando- determinó que a Fernández lo habían asesinado a golpes en el living del departamento y luego lo arrastraron hasta el baño, donde la policía encontró el cadáver. El arma homicida, en este caso, fue un caño metálico de tipo industrial con un bulón colocado en la punta. Ese objeto contundente fue hallado en la cama de la habitación donde apareció el cadáver de Jessica Alberti, junto a la cuchilla de cocina ensangrentada que había sido utilizada para asesinar a la chica.

"Las dos armas homicidas estaban sobre el colchón de la cama, una al lado de la otra. El mago tiene en la cabeza dos lesiones figuradas idénticas que coinciden con la punta de ese caño, es decir que le aplicaron dos golpes y le quedó la forma de ese bulón en los dos puntos donde le fracturaron la cabeza", explicó a la agencia de noticias Télam una fuente judicial con acceso a la autopsia.

La joven, en cambio, fue asesinada a puñaladas. Según explicaron fuentes judiciales a Télam, los forenses establecieron como causa de muerte de Alberti Cigola un "shock hipovolémico secundario a lesión vascular cervical por herida de arma blanca en su cuello, así como otras lesiones de gravedad circundantes a la mencionada". La joven recibió tres cuchilladas en el cuello, pero solo una de ellas, la que le seccionó la aorta -lo que provocó que sus pulmones se llenaran de sangre-, fue la herida mortal.

Alberti Cigola tenía varios golpes en el rostro, uno de los cuales le provocó el estallido del globo ocular izquierdo, según precisaron las fuentes. Su cadáver fue hallado en el umbral de la puerta de la habitación, junto a la cama donde fueron secuestradas las armas homicidas. Se cree que fue asesinada allí. Los forenses no encontraron ningún tipo de lesión o signo de abuso sexual.

Fernández y su novia habían llegado al edificio de 25 de Mayo al 1100, donde vivía Grasso en San Fernando, a las 0.47 del jueves pasado, según consta en el registro de una cámara de seguridad que filmó su arribo al lugar. Detrás de ellos llegaron Grasso y su medio hermano, Alegre. Los investigadores aún no pudieron reconstruir adónde habían estado antes, juntos o por separado.

El ilusionista y los medios hermanos ahora detenidos y acusados del robo seguido de doble homicidio agravado se habrían conocido a principios de año "en la noche". Fernández, según fuentes judiciales, hacía muchas presentaciones artísticas en countries de la zona norte del conurbano.

Grasso fue detenido en un hotel de Quilmes el sábado pasado: tenía en su poder cocaína, dinero (aparentemente, parte de lo robado al mago) y un documento de identidad de Fernández. Se negó a declarar en su indagatoria ante el fiscal Musso. Lo mismo hizo Alegre ayer, un día después de haber sido arrestado en Quilmes, ocasión en la que, tras un ilusorio intento de huida, el sospechoso levantó las manos y dijo "Ya perdí... me hago cargo del robo", pero no de lo demás. Bonnet, en tanto, había sido detenido el viernes pasado a la madrugada en el garaje del mago asesinado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.