EE.UU. vive una pandemia a dos velocidades: Nueva York dobla la curva, y Texas se prepara para lo peor

El relajamiento de las medidas restrictivas tuvo graves consecuencias en Texas
El relajamiento de las medidas restrictivas tuvo graves consecuencias en Texas Fuente: LA NACION
Rafael Mathus Ruiz
(0)
25 de junio de 2020  • 18:56

WASHINGTON.- Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York , anunció el nuevo hito apenas tuvo el dato: la cantidad de pacientes con Covid-19 internados cayó abajo de 1000 por primera vez desde mediados de marzo , cuando la pandemia del nuevo coronavirus comenzó a azotar con más fuerza a Estados Unidos . "Juntos doblamos la curva. Y no nos detendremos ahora" , dijo Cuomo en Twitter. Al sur del país, en Texas, el gobernador Greg Abbot, uno de los que más resistió y demoró el cierre de negocios para frenar al virus, tuvo que poner en pausa su plan de reapertura debido al fuerte aumento en los contagios.

Estados Unidos comenzó a moverse a dos velocidades . Nueva York y otros estados del nordeste y el medio oeste del país avanzan en una trayectoria similar a la de los países europeos, con una paulatina y firme caída en los contagios. Pero junto a Arizona, Florida , Texas y California -los tres estados más poblados- lideran un crudo rebrote que forzó a varios gobernadores a revisar sus estrategias, aunque, por ahora, nadie quiere dar marcha atrás.

"Lo último que queremos hacer como estado es retroceder y cerrar negocios", dijo Abbott, al anunciar, en un comunicado de prensa, un punto muerto en la reapertura de los negocios. "Esta pausa temporal ayudará a nuestro estado a acorralar la propagación hasta que podamos ingresar de manera segura en la siguiente fase de apertura", agregó.

Estados Unidos ya superó los 2,4 millones de casos confirmados de Covid-19 y al menos ya más de 120.000 personas murieron por la pandemia del nuevo coronavirus que comenzó en Wuhan, China . El país volvió a registrar más de 35.000 casos nuevos por día , como en los peores días al inicio de la pandemia. Robert Redfield, director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, según sus siglas en inglés) dijo que por cada caso confirmado de coronavirus hay posiblemente 10 más aún sin diagnosticar. Otro dato inquietante: Redfield dijo que son los jóvenes -más propensos a salir- quienes están impulsando el aumento reciente en casos en el sur y el oeste.

"Nuestra mejor estimación es que por cada caso confirmado, en realidad hay otras diez infecciones", indicó Redfield.

Esta semana, Texas, California y Florida cruzaron por primera vez los 5000 casos nuevos por día, un salto que despertó una fuerte alarma. En una medida extraordinaria para enfrentar el rebrote, y ante el aumento de las internaciones -que marcan un récord día a día-, Abbot tuvo que suspender por decreto las cirugías en los hospitales de condados de Bexar, Dallas, Harris -donde está Houston- y Travis para asegurar la disponibilidad de camas para los pacientes de Covid-19.

A fines de abril, Abbot había sido uno de los primeros gobernadores del país en anunciar su plan reapertura, pese a que la cantidad de contagios nuevos seguía en aumento. En ese momento, Texas registraba menos de 1000 casos diarios. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, y el gobernador de California, Gavin Newsom, también anunciaron a fines de abril el inicio de la transición hacia la "nueva normalidad". Al igual que Abbot, DeSantis y Newsom por ahora se resisten a ordenar un regreso a la llamada "fase 1".

Ashis Jha, director del Instituto de Salud Global de Harvard, dijo en una entrevista con el programa televisivo Today Show que la tendencia que muestran los estados del sur es "alarmante" y "preocupante".

"Esperábamos poder mantener controlado al virus por un tiempo, pero estamos viendo estos rebrotes en gran parte porque abrimos demasiado rápido, y abrimos sin las salvaguardas adecuadas", afirmó. "Y me preocupa que vamos a ver un aumento continuo en el número de casos en los próximos días y semanas a menos que realmente tomemos medidas mucho más significativas", concluyó.

Pese al recrudecimiento, el presidente Donald Trump y la Casa Blanca parecen decididos a dar vuelta la página de la pandemia. Trump viajará este fin de semana a su resort en Bedminster, Nueva Jersey, y tiene previsto eludir la cuarentena de 14 días que ordenaron Nueva York, Nueva Jerey y Connecticut para las personas que hayan viajado a los estados donde los contagio aumentan. Esta semana, Trump viajó Arizona, y antes había hecho su primer acto de campaña en meses en Tulsa, Oklahoma.

"Cualquier persona que esté muy cerca de él, incluido el personal, los invitados y la prensa, se somete a pruebas de Covid-19 y se confirma que son negativas", dijo uno de los voceros de la Casa Blanca, Judd Deere, en un comunicado.

Varios miembros de la campaña de Trump, incluido el director de campaña, Brad Parscale, y agentes del Servicio Secreto del presidente decidieron entrar en cuarentena por precaución luego de que se detectaron nuevos casos de la enfermedad entre el personal que trabajo en el mitin de Tulsa, Oklahoma.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.