Lo que dejó Lollapalooza 2016: saber leer el signo de los tiempos