George Michael y su amarga canción de protesta que se volvió himno