El falso estigma de un género que produjo grandes novelas argentinas